Le­ti­cia Bo­ni­faz

El Universal - - PORTADA - Por LE­TI­CIA BO­NI­FAZ Di­rec­to­ra de De­re­chos Hu­ma­nos de la SCJN. @le­ti­cia_­bo­ni­faz

“La dis­cri­mi­na­ción per­vi­ve y al­go que sue­na tan sen­ci­llo co­mo re­co­no­cer que to­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos la mis­ma dig­ni­dad no se asu­me en el día a día”.

El pró­xi­mo lu­nes se van a cum­plir 70 años de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de De­re­chos Hu­ma­nos. Des­pués del ho­rror de la gue­rra mun­dial y al ini­cio de la Gue­rra Fría, 48 paí­ses del mundo fir­ma­ron, ini­cial­men­te, es­te do­cu­men­to des­pués de un pro­ce­so de ca­si dos años de redacción.

Ha­bía que de­jar en un tex­to, cla­ra­men­te es­cri­to, aque­llos prin­ci­pios que iban a ser­vir co­mo ho­ja de ru­ta para ga­ran­ti­zar los de­re­chos de to­das las per­so­nas en cual­quier lu­gar y en to­do mo­men­to. El li­de­raz­go de Eleanor Roo­se­velt fue fun­da­men­tal para la sus­crip­ción de la De­cla­ra­ción. Ella, aun­que ha­bía desem­pe­ña­do el rol pro­to­co­la­rio de pri­me­ra da­ma en los Es­ta­dos Uni­dos, te­nía im­pul­so pro­pio. Bus­có que en la De­cla­ra­ción no se re­fle­ja­ra só­lo el pen­sa­mien­to oc­ci­den­tal. Los re­pre­sen­tan­tes de Chi­na y Lí­bano se en­car­ga­ron de dar­le una vi­sión plu­ral.

Dos mu­je­res pi­die­ron que se cui­da­ra el len­gua­je: Han­sa Meh­ta, de la re­cién in­de­pen­di­za­da In­dia, pro­pu­so el cam­bio de la fra­se “To­dos los hom­bres” que ve­nía en la pro­pues­ta ori­gi­nal, por “to­dos los se­res hu­ma­nos”. Y la da­ne­sa Bo­dil Be­grup so­li­ci­tó que en va­rios ar­tícu­los se di­je­ra “to­da per­so­na”, para evi­tar que, al ha­blar de “el hom­bre”, se rea­li­za­ran in­ter­pre­ta­cio­nes res­tric­ti­vas para las mu­je­res. Ade­lan­tán­do­se a su épo­ca, ella mis­ma pro­pu­so ha­cer una men­ción ex­plí­ci­ta a los de­re­chos de las mi­no­rías, apor­ta­ción que no pros­pe­ró.

El ar­tícu­lo pri­me­ro de la de­cla­ra­ción se­ña­la: “To­dos los se­res hu­ma­nos na­cen li­bres e igua­les en dig­ni­dad y de­re­chos y do­ta­dos co­mo es­tán de ra­zón y con­cien­cia, de­ben com­por­tar­se fra­ter­nal­men­te los unos con los otros”.

La fran­ce­sa Ma­rie He­le­ne Le­fau­cheux pi­dió que se plas­ma­ra ex­pre­sa­men­te la no dis­cri­mi­na­ción por ra­zón de se­xo. De es­ta ma­ne­ra, su­ma­das las apor­ta­cio­nes, el ar­tícu­lo 2º que­dó de la si­guien­te ma­ne­ra: “To­da per­so­na tie­ne los de­re­chos y li­ber­ta­des… sin dis­tin­ción al­gu­na de ra­za, co­lor, se­xo, idio­ma, re­li­gión, opi­nión po­lí­ti­ca o de cual­quier otra ín­do­le, ori­gen nacional o so­cial, po­si­ción eco­nó­mi­ca, na­ci­mien­to o cual­quier otra con­di­ción”.

Hu­bo tam­bién apor­ta­cio­nes de cua­tro mu­je­res la­ti­noa­me­ri­ca­nas: Mi­ner­va Ber­nar­dino, lí­der fe­mi­nis­ta y di­plo­má­ti­ca de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na; Bertha Lutz de Bra­sil e Isa­bel de Vidal de Uru­guay. Es­ta úl­ti­ma ha­bía de­fen­di­do la no dis­cri­mi­na­ción se­xual en la Car­ta de las Na­cio­nes Uni­das.

A Be­gum Shais­ta Ikra­mu­llah, de Pa­kis­tán, le de­be­mos la in­clu­sión en el ar­tícu­lo 16, de la igual­dad de de­re­chos en el ma­tri­mo­nio, pues con­si­de­ra­ba que era una ma­ne­ra de com­ba­tir el ma­tri­mo­nio in­fan­til y for­za­do tan co­mún en su re­gión.

Que se ha­ya con­si­de­ra­do la igual­dad sa­la­rial en el ar­tícu­lo 23 es una con­tri­bu­ción de la bie­lo­rru­sa Ev­do­kia Ura­lo­va. El nu­me­ral di­ce: “To­da per­so­na tie­ne de­re­cho, sin dis­cri­mi­na­ción al­gu­na a igual sa­la­rio por tra­ba­jo igual”. La lu­cha por ha­cer realidad es­te prin­ci­pio con­ti­núa 70 años des­pués.

La apor­ta­ción de Laksh­mi Me­non, con­sis­tió en la de­fen­sa de la uni­ver­sa­li­dad de los de­re­chos hu­ma­nos en opo­si­ción a una pro­pues­ta que ne­ga­ba de­re­chos a las per­so­nas que vi­vían en paí­ses so­me­ti­dos a do­mi­na­ción co­lo­nial.

Han trans­cu­rri­do 70 años. En las cons­ti­tu­cio­nes de mu­chos paí­ses ya se en­con­tra­ban gran par­te de los prin­ci­pios de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal. Otros los in­clu­ye­ron des­pués. En el ca­so me­xi­cano, des­de el 2001 se enu­me­ra­ron una a una to­das las for­mas de dis­cri­mi­na­ción prohi­bi­das.

A pe­sar de la cla­ri­dad de los prin­ci­pios, no po­de­mos de­cir que hoy se cum­plen a ca­ba­li­dad. La dis­cri­mi­na­ción per­vi­ve y al­go que sue­na tan sen­ci­llo co­mo re­co­no­cer que to­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos la mis­ma dig­ni­dad no se asu­me en el día a día. Se si­guen dan­do pa­sos en di­rec­ción opues­ta a la ho­ja de ru­ta. Los es­fuer­zos ins­ti­tu­cio­na­les de­ben con­ti­nuar y la edu­ca­ción de­be se­guir sien­do nues­tra prin­ci­pal apues­ta. No hay de otra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.