“Las me­di­das cos­mé­ti­cas no cal­man a Fran­cia”

• Ex­per­tos di­cen que el país vi­ve un le­van­ta­mien­to • Ex­tre­ma de­re­cha po­dría be­ne­fi­ciar­se, ad­vier­ten

El Universal - - MUNDO - IN­DER BUGARIN En­via­do

Pa­rís.— Em­ma­nuel Ma­cron lle­gó a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca pro­me­tien­do a los fran­ce­ses que se­ría dis­tin­to al res­to de sus pre­de­ce­so­res.

Lue­go de 18 me­ses en el go­bierno, no só­lo ha per­di­do rum­bo el “ma­cro­nis­mo” —la prag­má­ti­ca co­rrien­te que pre­sun­ta­men­te uni­ría a iz­quier­da y de­re­cha”—, sino que los in­con­for­mes que lo lle­va­ron al Elí­seo exi­gen en las ca­lles su di­mi­sión. Para el po­li­tó­lo­go de iz­quier­da Tho­mas Gué­no­lé, lo que Fran­cia es­tá pre­sen­cian­do des­de no­viem­bre pa­sa­do no es una pro­tes­ta, sino un “le­van­ta­mien­to”.

Otros in­ves­ti­ga­do­res se re­fie­ren a la re­vuel­ta que has­ta aho­ra ha co­bra­do la vi­da de cua­tro per­so­nas y de­ja­do cen­te­na­res de le­sio­na­dos, co­mo la ma­yor cri­sis de con­fian­za en la cla­se po­lí­ti­ca fran­ce­sa des­de 1968.

En un in­ten­to por evi­tar una es­ca­la­da, Ma­cron por pri­me­ra vez ha ofre­ci­do con­ce­sio­nes a sus de­trac­to­res, quie­nes se han he­cho vi­si­bles en las ca­lles usan­do cha­le­cos ama­ri­llos —de ahí su apo­do—, al anu­lar el in­cre­men­to a la ta­sa al car­bu­ran­te, ini­cia­ti­va que fue la chis­pa del ma­les­tar so­cial.

Sin em­bar­go, los anun­cios y las con­ce­sio­nes lle­gan tar­de y son in­su­fi­cien­tes, di­ce a EL UNI­VER­SAL Gas­pard Es­tra­da, po­li­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad Scien­ces Po, en Pa­rís. “Hay una sen­sa­ción de que el po­der de com­pra de los más po­bres no avan­za y de que las reducciones a los im­pues­tos só­lo be­ne­fi­cian a los más ri­cos. Ade­más, hu­bo re­cor­tes a pro­gra­mas so­cia­les y ges­tos in­ne­ce­sa­rios ha­cia los me­nos fa­vo­re­ci­dos, to­do es­to ha crea­do un gran sen­ti­mien­to de frus­tra­ción e in­jus­ti­cia”, sos­tie­ne el ana­lis­ta. “Ma­cron tie­ne que te­ner cla­ro que las me­di­das cos­mé­ti­cas no van a re­sol­ver los pro­ble­mas y dis­mi­nuir las ten­sio­nes en el seno de la so­cie­dad fran­ce­sa”, apun­ta.

Al mar­gen de sus po­lí­ti­cas eli­tis­tas y el se­llo de su pre­si­den­cia, para mu­chos “ex­cel­sa, arro­gan­te y dis­tan­te”, la sa­li­da a la cri­sis re­sul­ta aún más com­ple­ja al en­fren­tar­se a un mo­vi­mien­to con­tes­ta­ta­rio atí­pi­co en Fran­cia: en el pa­sa­do, el ma­les­tar so­cial se ca­na­li­za­ba a tra­vés de los par­ti­dos po­lí­ti­cos de opo­si­ción o los sin­di­ca­tos, pe­ro aho­ra la ten­sión so­cial se es­tá pro­yec­tan­do en mo­vi­mien­tos des­or­ga­ni­za­dos, con ex­pre­sio­nes vio­len­tas y que se di­se­mi­nan con gran ra­pi­dez por el país a tra­vés de las re­des so­cia­les.

“De­bi­do a que es un mo­vi­mien­to muy he­te­ro­gé­neo, sin li­de­raz­gos, sin una ver­da­de­ra pla­ta­for­ma, ha­ce que sea muy di­fí­cil en­con­trar so­lu­cio­nes a cor­to pla­zo”, in­sis­te Gas­pard.

“El ries­go para Ma­cron y su go­bierno es que aho­ra otros se unan a los cha­le­cos ama­ri­llos, co­mo po­drían ser agri­cul­to­res, tra­ba­ja­do­res del trans­por­te y es­tu­dian­tes ar­ti­cu­lan­do sus pro­pias de­man­das, o sin­di­ca­tos con­vo­can­do a huel­ga ge­ne­ral. Si Fran­cia to­ma es­te ca­mino, Ma­cron no es­ta­rá com­ba­tien­do un in­cen­dio sino una con­fla­gra­ción”, aler­ta en en­tre­vis­ta Ja­mes Shields, pro­fe­sor de po­lí­ti­ca fran­ce­sa de la Uni­ver­si­dad de War­wick.

Para el in­ves­ti­ga­dor, to­do in­di­ca que Ma­cron sal­drá de la cri­sis “se­ve­ra­men­te de­bi­li­ta­do” jun­to con su go­bierno y su jo­ven par­ti­do La Re­pú­bli­ca en Mar­cha.

No hay que ol­vi­dar que to­mó las rien­das de la ter­ce­ra eco­no­mía más gran­de de la Unión Eu­ro­pea con un triun­fo que no fue tan arro­lla­dor co­mo apa­ren­tó. Shields re­cuer­da que Ma­cron ga­nó la pre­si­den­cia en­fren­tan­do una cons­te­la­ción de can­di­da­tos dé­bi­les y sa­cu­di­dos por es­cán­da­los; sa­có pro­ve­cho del mie­do ge­ne­ra­do por una even­tual vic­to­ria de Ma­ri­ne Le Pen y su Fren­te Nacional.

Su ba­se po­lí­ti­ca real fue de 24% de los vo­tos de la pri­me­ra ron­da, equi­va­len­te a 18% de la lis­ta elec­to­ral. El pro­ble­ma ra­di­ca en que la ma­yo­ría de los elec­to­res que se iden­ti­fi­ca­ron en su mo­men­to con su pla­ta­for­ma eran de cen­troiz­quier­da, quie­nes hoy en día no se re­co­no­cen en la po­lí­ti­ca li­be­ral de Ma­cron.

“El par­ti­do que po­dría ga­nar más con es­ta cri­sis no es­tá en la iz­quier­da, co­mo se es­pe­ra­ría his­tó­ri­ca­men­te, sino en la ex­tre­ma de­re­cha”, sos­tie­ne Shields. “La opo­si­ción do­mi­nan­te en la cen­troiz­quier­da y cen­tro­de­re­cha es dé­bil y di­vi­di­da tras sus de­rro­tas. Fran­cia In­su­mi­sa, de Jean-Luc Mé­len­chon, ha des­apa­re­ci­do co­mo una im­por­tan­te fuer­za de opo­si­ción”.

An­te la fal­ta de al­ter­na­ti­va, Ma­cron y su par­ti­do go­ber­nan­te apa­ren­tan ser to­da­vía la úni­ca al­ter­na­ti­va para evi­tar que Le Pen se con­vier­ta en la prin­ci­pal fuer­za po­lí­ti­ca de Fran­cia en las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo en­tran­te. “Los que pi­den la re­nun­cia de Ma­cron de­ben te­ner cui­da­do con lo que desean”, se­ña­la el ana­lis­ta.

“El ries­go para Ma­cron y su go­bierno es que aho­ra otros se unan a los cha­le­cos ama­ri­llos, co­mo po­drían ser agri­cul­to­res y es­tu­dian­tes”

“Si Fran­cia to­ma es­te ca­mino, Ma­cron no es­ta­rá com­ba­tien­do un in­cen­dio sino una con­fla­gra­ción. El par­ti­do que po­dría ga­nar más con es­ta cri­sis es­tá en la ex­tre­ma de­re­cha” JA­MES SHIELDS Pro­fe­sor de po­lí­ti­ca fran­ce­sa

Em­plea­dos pro­te­gen los apa­ra­do­res de las tien­das en los Cam­pos Elí­seos, en pre­vi­sión de las pro­tes­tas que ha­brá hoy en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.