Ángel Gil­ber­to Ada­me

El Universal - - PORTADA - Ángel Gil­ber­to Ada­me

Afi­na­les de 1970, Ro­sa­rio Cas­te­lla­nos y Ri­car­do Gue­rra ini­cia­ron un jui­cio de di­vor­cio vo­lun­ta­rio que pon­dría fin a 15 años de ma­tri­mo­nio que se ca­rac­te­ri­za­ron —así lo de­ja ver el vo­lu­men que com­pi­la las “Cartas a Ri­car­do”— por la in­fi­de­li­dad, la le­ja­nía, la au­sen­cia y el si­len­cio. Una vez que con­clu­yó el trá­mi­te, Ro­sa­rio de­ci­dió acep­tar un car­go di­plo­má­ti­co que le ofre­cía el go­bierno en­tran­te de Luis Eche­ve­rría, de­seo­so de con­gra­ciar­se con la in­te­lec­tua­li­dad me­xi­ca­na. El 11 de fe­bre­ro de 1971, la es­cri­to­ra era nom­bra­da em­ba­ja­do­ra de Mé­xi­co en Is­rael, el cual ape­nas te­nía 23 años de exis­ten­cia. De to­dos los fun­cio­na­rios nom­bra­dos en esa pro­mo­ción fue la úni­ca mu­jer. Su ex­pe­dien­te per­so­nal de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res in­clu­ye, en­tre las re­fe­ren­cias que pro­por­cio­nó, a Fer­nan­do Be­ní­tez.

Has­ta su in­gre­so en el ser­vi­cio ex­te­rior, Cas­te­lla­nos se ha­bía desem­pe­ña­do en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca co­mo pro­mo­to­ra de ac­tos cul­tu­ra­les del Ins­ti­tu­to de Cien­cias y Ar­tes de Chia­pas (1952), di­rec­to­ra del tea­tro gui­ñol del cen­tro tzel­tal-tzot­zil de San Cris­tó­bal de las Ca­sas (1956-1958), re­dac­to­ra de tex­tos del Ins­ti­tu­to Nacional In­di­ge­nis­ta, di­rec­to­ra ge­ne­ral de in­for­ma­ción y pren­sa de la UNAM (1960-1966) y se­cre­ta­ria del Pen Club de Mé­xi­co a par­tir de 1969.

Pe­se a su inex­pe­rien­cia to­mó po­se­sión de la em­ba­ja­da en Tel-Aviv el 30 de mar­zo. En su pre­sen­ta­ción an­te el pre­si­den­te Zal­man Sha­zar di­jo: “La ta­rea a la que me re­fie­ro es la de es­tre­char los ne­xos que unen a Is­rael y a Mé­xi­co. Dos pue­blos que han lu­cha­do, a lo lar­go de su his­to­ria, por so­bre­vi­vir con dig­ni­dad: que han creí­do en la jus­ti­cia más que en la fuer­za; que han man­te­ni­do y si­guen man­te­nien­do in­có­lu­mes los idea­les de au­to­de­ter­mi­na­ción po­lí­ti­ca, de in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y de au­to­no­mía cul­tu­ral”.

Un mes des­pués de su arri­bo so­li­ci­tó au­to­ri­za­ción para acu­dir a la quin­ta Reunión In­ter­na­cio­nal de Es­cri­to­res, a ce­le­brar­se en Fin­lan­dia, a la que acu­di­ría co­mo la pri­me­ra re­pre­sen­tan­te me­xi­ca­na. Des­de la ciudad de Lah­ti en­vió un telegrama ci­fra­do a sus su­pe­rio­res en el que re­por­tó que, en­tre los or­ga­ni­za­do­res del even­to, no ha­bía pre­sen­cia de co­mu­nis­tas. En oc­tu­bre com­pa­re­ció a un en­cuen­tro de je­fes de mi­sión de Me­dio Orien­te y Áfri­ca con el se­cre­ta­rio Emi­lio Ra­ba­sa Mish­kin, en el que ex­pu­so las cons­tan­tes ame­na­zas bé­li­cas de que era ob­je­to la na­ción is­rae­lí.

A fi­na­les de sep­tiem­bre de 1972 via­jó a Mé­xi­co para re­co­ger el “Pre­mio Sou­rasky de Le­tras”, mis­mo que le fue en­tre­ga­do el 6 de oc­tu­bre. En pa­ra­le­lo a su tra­ba­jo co­mo emi­sa­ria se desem­pe­ñó co­mo ca­te­drá­ti­ca de li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na en la Uni­ver­si­dad He­brea de Jerusalén.

En su do­cu­men­ta­ción cons­ta que so­li­ci­tó una li­cen­cia en mar­zo de 1974 para tras­la­dar­se de Tel-Aviv a Tehe­rán, don­de es­tu­vo del 4 al 14 de abril. Fue la úl­ti­ma oca­sión en que se ale­jó de la em­ba­ja­da an­tes de su trá­gi­co fa­lle­ci­mien­to por elec­tro­cu­ción el 7 de agos­to, con 49 años. El pe­rió­di­co Cró­ni­ca Ju­día re­la­tó que la em­ba­ja­do­ra se en­con­tra­ba en la re­si­den­cia di­plo­má­ti­ca y qui­so cam­biar de si­tio una lám­pa­ra, en­ton­ces su cho­fer es­cu­chó un gri­to y, cuan­do in­gre­só a la vi­vien­da, la en­con­tró ten­di­da en el pi­so. Las uni­da­des de au­xi­lio la tras­la­da­ron de emer­gen­cia a un hos­pi­tal, don­de co­rro­bo­ra­ron su de­ce­so. Aca­so lo más des­con­cer­tan­te de la tram­pa que le ten­dió el des­tino fue que ape­nas dos días an­tes, en una en­tre­vis­ta que con­ce­dió a Re­vis­ta de Re­vis­tas, ha­bló so­bre las in­con­ve­nien­cias de la ener­gía eléc­tri­ca en el jo­ven país: “En un ca­lu­ro­so día, pu­si­mos a ca­mi­nar el ai­re acon­di­cio­na­do en la em­ba­ja­da, con el re­sul­ta­do au­to­má­ti­co de que se fun­dió la luz. Es­to su­ce­de ca­da vez que po­ne­mos el ai­re acon­di­cio­na­do por­que la luz no es su­fi­cien­te. Ca­da vez hay que bus­car un elec­tri­cis­ta y la co­sa se con­vier­te en al­go to­tal­men­te kaf­kiano. Yo lo he to­ma­do con hu­mor. Pe­ro a ve­ces la co­sa pa­sa ya de los lí­mi­tes acep­ta­bles des­de el pun­to de vis­ta hu­mo­rís­ti­co y uno qui­sie­ra ex­plo­tar”.

Ra­ba­sa en­vió un agra­de­ci­mien­to al go­bierno is­rae­lí por los ho­no­res ofre­ci­dos a la ilus­tre me­xi­ca­na. El 9 de agos­to, a las nue­ve y me­dia de la ma­ña­na, se ini­ció la ce­re­mo­nia luc­tuo­sa que se lle­vó a ca­bo en las ofi­ci­nas de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res; el exem­ba­ja­dor Sh­lo­mo Ar­gov ex­pre­só: “Con su muer­te des­apa­re­ce al­go be­llo del pa­no­ra­ma hu­mano en Is­rael. Per­mí­ta­se­me de­cir que sen­ti­re­mos su au­sen­cia en la mis­ma me­di­da que us­te­des. Son mu­chos los la­zos que unen a nues­tros dos pue­blos a pe­sar de las dis­tan­cias que nos se­pa­ran, y des­de aho­ra nos une tam­bién la me­mo­ria de una mu­jer en­can­ta­do­ra, Ro­sa­rio Cas­te­lla­nos”. Lue­go se pro­ce­dió a su ve­la­ción en el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes, ac­to al que acu­dió el pre­si­den­te.

Se le in­hu­mó en el Pan­teón Ci­vil de Dolores, en la sec­ción co­rres­pon­dien­te a la “Ro­ton­da de los hom­bres ilus­tres”. Co­mo re­co­no­ci­mien­to pós­tu­mo a su tra­ba­jo in­te­lec­tual, el Fon­do de Cultura Eco­nó­mi­ca se dio a la ta­rea de edi­tar su Obra Com­ple­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.