Por­fi­rio Mu­ñoz Ledo

El Universal - - PORTADA - Por POR­FI­RIO MU­ÑOZ LEDO Pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados

Bien­ve­ni­do el de­ba­te so­bre el fe­de­ra­lis­mo me­xi­cano, ya que des­de su es­ta­ble­ci­mien­to en 1824 no ha te­ni­do vi­gen­cia ple­na en nues­tro país. Pri­me­ro por­que la de­ter­mi­na­ción del nú­me­ro y lí­mi­tes geo­grá­fi­cos de las en­ti­da­des co­rres­pon­dió a un tra­za­do que cier­ta­men­te com­pren­día los en­tor­nos de gran­des ciu­da­des del país. Don­de no los ha­bía se es­ta­ble­cie­ron te­rri­to­rios fe­de­ra­les que fue­ron con­vir­tién­do­se en es­ta­dos, con el tiem­po. Las nue­vas di­vi­sio­nes del te­rri­to­rio nacional no co­rres­pon­dían, ade­más, a las de la Co­lo­nia Es­pa­ño­la, aun­que sus más des­ta­ca­dos ciu­da­da­nos con­tri­bu­ye­ron a la ela­bo­ra­ción de la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz.

La gran ex­ten­sión te­rri­to­rial del país, la fal­ta de co­mu­ni­ca­cio­nes, así co­mo la au­sen­cia de una cultura re­pu­bli­ca­na im­pi­die­ron que esas de­mar­ca­cio­nes tu­vie­ran ver­da­de­ra au­to­no­mía y, so­bre to­do, go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos. De ahí “el país de un so­lo hom­bre” de An­to­nio Ló­pez de San­ta An­na. Sus con­ti­nuos via­jes por to­do el te­rri­to­rio y su cer­ca­na vin­cu­la­ción con los cau­di­llos re­gio­na­les, con la Igle­sia y con los je­fes mi­li­ta­res lo hi­cie­ron el vec­tor de to­dos esos es­ta­men­tos y, por lo tan­to, el úni­co per­so­na­je ca­paz de gobernar y, es­pe­cial­men­te, des­go­ber­nar. Por otro la­do, las cons­ti­tu­cio­nes cen­tra­lis­tas —1838 y 1843— oca­sio­na­ron gran­des es­tra­gos co­mo la in­de­pen­den­cia de Te­xas, cau­san­te de la gue­rra con los Es­ta­dos Uni­dos.

La Re­vo­lu­ción de Ayutla, en­ca­be­za­da por don Juan Ál­va­rez, hi­zo sur­gir a los cau­di­llos re­pu­bli­ca­nos cu­yo úni­co opo­nen­te real era el cle­ro. Ello de­ter­mi­nó la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de se­cu­la­ri­zar al Es­ta­do en la Cons­ti­tu­ción de 1857 y de­cre­tar las Le­yes de Re­for­ma, con lo que el país se in­cen­dió has­ta la vic­to­ria fi­nal de Juá­rez en 1867. La cor­ta du­ra­ción de su man­da­to no per­mi­tió avan­zar en la cons­truc­ción de un ré­gi­men ge­nui­na­men­te li­be­ral, ta­rea en que se em­pe­ñó Se­bas­tián Ler­do de Te­ja­da, quien en ese or­den de ideas res­ta­ble­ció el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca. El más des­ta­ca­do ge­ne­ral de la Gue­rra de In­ter­ven­ción, Por­fi­rio Díaz, se con­vir­tió en gol­pis­ta (Plan de la No­ria, Plan de Tux­te­pec) y, a su lle­ga­da al po­der, ins­tau­ró un ré­gi­men ver­ti­cal lla­ma­do por el pro­fe­sor Wey­mu­ller: “la pi­rá­mi­de de ca­ci­caz­gos”. Te­ma­que­lue­go­re­co­ge­ría­ma­gis­tral­men­te Oc­ta­vio Paz en Post­da­ta.

El fe­de­ra­lis­mo es una for­ma de des­cen­tra­li­za­ción te­rri­to­rial del po­der que ha­ce coin­ci­dir teó­ri­ca­men­te la so­be­ra­nía del Es­ta­do-Na­ción con la de sus com­po­nen­tes. Fue adop­ta­do en nues­tro país con­for­me al modelo nor­te­ame­ri­cano de Fi­la­del­fia, apli­ca­do a una realidad muy di­fe­ren­te. En la realidad se pro­du­je­ron sis­te­mas de co­lo­nia­lis­mo in­terno que no só­lo per­vir­tie­ron el es­que­ma fe­de­ra­lis­ta sino que sub­yu­ga­ron a los mu­ni­ci­pios, im­pi­dien­do el desa­rro­llo de una cultura de­mo­crá­ti­ca. En Mé­xi­co, a pe­sar de los tex­tos cons­ti­tu­cio­na­les, he­mos pa­de­ci­do un do­ble pro­ce­so de con­cen­tra­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. El pri­me­ro que ha­ce gra­vi­tar a las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas en torno a los po­de­res cen­tra­les y el se­gun­do que so­me­te el de­sen­vol­vi­mien­to de las ca­pa­ci­da­des co­mu­ni­ta­rias y mu­ni­ci­pa­les a la su­pre­ma­cía po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de los po­de­res de los es­ta­dos de la Unión.

Sos­ten­go que los mu­ni­ci­pios son las ex­pre­sio­nes ori­gi­na­les de la so­be­ra­nía. La so­be­ra­nía de los pue­blos, co­mo de­cía Ar­nal­do Cór­do­va. Ése es el es­pí­ri­tu de la Cons­ti­tu­ción de 1917. Sin em­bar­go, el ré­gi­men mu­ni­ci­pal que­dó en­mar­ca­do den­tro de la or­ga­ni­za­ción in­ter­na de los es­ta­dos y no, co­mo se­ría desea­ble, el mu­ni­ci­pio co­mo la cé­lu­la ori­gi­nal del po­der po­lí­ti­co. Es­to es: una pi­rá­mi­de in­ver­ti­da. Para un desa­rro­llo equi­li­bra­do en­tre los tres ór­de­nes de go­bierno, es in­dis­pen­sa­ble una pro­fun­da re­for­ma del Es­ta­do que dis­tri­bu­ya equi­ta­ti­va­men­te las com­pe­ten­cias de ca­da uno, el re­co­no­ci­mien­to de la asi­me­tría en­tre esas en­ti­da­des, una ade­cua­da asociatividad que dis­mi­nu­ya las di­fe­ren­cias ac­tua­les y una re­for­ma fis­cal fe­de­ra­lis­ta.

El de­ba­te sus­ci­ta­do con el arri­bo del nue­vo go­bierno de­be­ría pro­vo­car una dis­cu­sión se­ria so­bre to­do en el or­den cons­ti­tu­cio­nal, más que una apa­ren­te re­ba­tin­ga en­tre au­to­ri­da­des. Es­te de­ba­te de­to­na­ría el pro­ce­so del cons­ti­tu­yen­te que te­ne­mos por de­lan­te. La pro­mo­ción del desa­rro­llo lo­cal y el me­jo­ra­mien­to sus­tan­ti­vo de to­das las co­mu­ni­da­des son ejes esen­cia­les de la Nue­va Re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.