Pa­tri­cia Coutu­rier

El Universal - - PORTADA - Por PA­TRI­CIA COUTU­RIER BA­ÑUE­LOS Pro­fe­so­ra del De­par­ta­men­to de Pro­duc­ción Eco­nó­mi­ca. UAM-Xo­chi­mil­co

Tres trans­for­ma­cio­nes an­te­ce­den a la Cuar­ta Trans­for­ma­ción plan­tea­da por el aho­ra pre­si­den­te: la pri­me­ra co­rres­pon­de a la In­de­pen­den­cia de 1810; la se­gun­da, a la Re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 1857; la ter­ce­ra, a la Re­vo­lu­ción de 1910; y la cuar­ta lle­ga a par­tir de 2018. És­tas com­par­ten cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, co­mo la or­ga­ni­za­ción co­lec­ti­va que se ma­ni­fies­ta an­te el har­taz­go so­cial, el des­con­ten­to por los pri­vi­le­gios de una cla­se do­mi­nan­te, de prác­ti­cas co­mo la co­rrup­ción y de ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas me­ra­men­te ex­trac­ti­vas.

Uno de los com­pro­mi­sos del aho­ra pre­si­den­te fue aca­bar con la co­rrup­ción. AMLO pro­po­ne un cam­bio des­de arri­ba, des­de las ins­ti­tu­cio­nes, le­yes y or­ga­ni­za­cio­nes, sin la ne­ce­si­dad de ejer­cer vio­len­cia. Ha­ce un lla­ma­do a un cam­bio en la so­cie­dad, para que la Cuar­ta Trans­for­ma­ción ten­ga un im­pac­to real en el fun­cio­na­mien­to del país. Sin du­da pa­re­ce ser que man­tie­ne una con­cep­ción muy op­ti­mis­ta. Los con­tex­tos en los que se die­ron los la In­de­pen­den­cia, la Re­for­ma y la Re­vo­lu­ción fue­ron dis­tin­tos, y ac­tual­men­te nos en­fren­ta­mos a un nue­vo re­to: el gran do­mi­nio del po­der eco­nó­mi­co. Así mis­mo, la so­cie­dad no es la mis­ma, ca­da vez se no­ta me­nos re­sis­ten­cia al sis­te­ma eco­nó­mi­co que im­pe­ra. Se­ría muy ra­di­cal de­cir que no hay re­sis­ten­cia, pe­ro en los ca­sos en que sí la hay, pa­re­ce ser efí­me­ra. ¿Por qué las re­sis­ten­cias y el in­te­rés co­lec­ti­vo por los pro­ble­mas so­cia­les se des­va­ne­ce tan rá­pi­do, aún cuan­do hay un cre­cien­te va­cío en­tre po­bres y ri­cos?

El sis­te­ma neo­li­be­ral tra­jo con­si­go la im­plan­ta­ción de idea­les se­duc­to­res y cau­ti­va­do­res, don­de el in­di­vi­duo es el más im­por­tan­te —ya no el co­lec­ti­vo—. No hay un enemi­go vi­si­ble que pue­da res­trin­gir su libertad, es el mis­mo in­di­vi­duo quien se acom­ple­ja, quien tra­ba­ja y se ex­plo­ta a sí mis­mo, quien tam­bién se vuel­ve al­ber­gue de re­cla­mos y exi­gen­cias por su lo­gros o fra­ca­sos, sin vol­tear a ver a su en­torno y sin preo­cu­par­se por na­die que no sea él mis­mo. Hay un pre­do­mi­nio del con­for­mis­mo por los pro­ble­mas y cam­bios so­cia­les, es la san­gre neo­li­be­ral.

Es­ta ma­ne­ra de pen­sar, con­si­de­ro, es el prin­ci­pal re­to que nos aque­ja co­mo so­cie­dad y para que exis­ta una cuar­ta trans­for­ma­ción. La so­cie­dad se ha ido se­pa­ran­do de los prin­ci­pios de coope­ra­ción y de apo­yo, y al con­tra­rio, se ha en­vuel­to en una bur­bu­ja, en un ais­la­mien­to que con­ta­gia a los de­más y que se vuel­ve una com­pe­ten­cia cons­tan­te, ca­ren­te de so­li­da­ri­dad. Es­tas prác­ti­cas des­lin­da­das del com­pro­mi­so de for­mar una so­cie­dad más jus­ta, me­nos de­sigual re­pre­sen­tan una se­rie de obs­tácu­los para la con­so­li­da­ción de una so­cie­dad há­bil de in­ter­co­nec­tar­se y so­li­da­ri­zar­se.

La cues­tión es: ¿se­re­mos ca­pa­ces de una cuar­ta trans­for­ma­ción? Que más del 53% de la lis­ta no­mi­nal sa­lie­ra a vo­tar el 1 de ju­lio nos ha­bla de un mo­men­to his­tó­ri­co, pues fue la par­ti­ci­pa­ción más al­ta de la his­to­ria. La vo­ta­ción de 2018 re­pre­sen­tó la me­jor opor­tu­ni­dad para re­plan­tear­se cues­tio­nes so­bre el fu­tu­ro del país, de eva­luar los es­tra­gos de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les; de la cre­cien­te de­sigual­dad; las vio­la­cio­nes a de­re­chos hu­ma­nos, de mi­les de muer­tos, des­apa­re­ci­dos y feminicidios; de los al­tos ni­ve­les de co­rrup­ción e im­pu­ni­dad; que tu­vie­ron su au­ge du­ran­te el go­bierno de En­ri­que pe­ña Nie­to. Se ex­pre­só, por me­dio del vo­to, el re­pu­dio a un go­bierno y gru­pos po­lí­ti­cos que por mu­cho tiem­po han es­ta­do en el po­der y que se ha de­di­ca­do a sa­quear al país. Hu­bo un nue­vo in­te­rés por or­ga­ni­zar­se, por mo­di­fi­car las es­truc­tu­ras.

Para em­pe­zar el cam­bio y mo­di­fi­car el in­di­vi­dua­lis­mo y al país, ten­dría­mos que sa­car del pen­sa­mien­to de una gran ma­yo­ría el ra­cis­mo, la dis­cri­mi­na­ción en ge­ne­ral, la fal­ta de em­pa­tía y crear una so­cie­dad que­pen­sa­raen­co­lec­ti­voy­pa­ra­el­co­lec­ti­vo,en­don­de los sen­ti­mien­tos de ren­cor y re­sen­ti­mien­to se hi­cie­ran a un la­do. Pen­sar de una ma­ne­ra más ra­cio­nal y con sen­ti­do de amor al pró­ji­mo para re­sol­ver los pro­ble­ma que aque­jan a nues­tra so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.