Ma­ría Ele­na Mo­re­ra

El Universal - - PORTADA - Por MA­RÍA ELE­NA MO­RE­RA Pre­si­den­ta de Cau­sa en Co­mún. @MaE­le­naMo­re­ra

Sin ley de por me­dio, es­te do­min­go, co­men­zó a des­ple­gar­se el men­sa­je de una re­no­va­da mi­li­ta­ri­za­ción en el país, a par­tir de las Coor­di­na­cio­nes Te­rri­to­ria­les para la Cons­truc­ción de la Paz. No ha­bían trans­cu­rri­do más de 48 ho­ras des­de la to­ma de po­se­sión del nue­vo go­bierno fe­de­ral, y en 17 es­ta­dos los go­ber­na­do­res ya se ha­bían reuni­do con los “su­per­de­le­ga­dos” para ins­ta­lar las “me­sas de cons­truc­ción de la paz” y afi­nar los de­ta­lles de la in­te­gra­ción y ac­tua­ción de la Guar­dia Nacional en sus en­ti­da­des, ésa que no exis­te y que va a con­sis­tir en po­li­cías fe­de­ra­les, policía mi­li­tar y policía na­val, ba­jo el man­do de la Se­de­na.

Al me­nos es una bue­na no­ti­cia que, des­pués de la reunión con la Co­na­go y a cua­tro días de go­bierno, se ha­ya re­con­si­de­ra­do el des­pro­pó­si­to de que los “su­per­de­le­ga­dos” fue­ran los se­cre­ta­rios téc­ni­cos en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, eso no mo­di­fi­ca el pro­ble­ma de fon­do, que es la con­so­li­da­ción de la “so­lu­ción” mi­li­tar y del aban­dono de las po­li­cías en Mé­xi­co. Es de­cir, na­da nue­vo. Só­lo se tra­ta de lle­var las ten­den­cias que ya traía­mos a sus ver­sio­nes más sim­plis­tas y más ex­tre­mas. Na­die nie­ga que las fuer­zas ar­ma­das son in­dis­pen­sa­bles por el mo­men­to, pe­ro no ha­ga­mos de la ex­cep­ción al­go per­ma­nen­te.

Pen­sar que un cuer­po de se­gu­ri­dad mi­li­ta­ri­za­do, ba­jo el man­do de la Se­de­na, va a so­lu­cio­nar la gra­ve cri­sis de in­se­gu­ri­dad que se vi­ve en nues­tro país es, en cier­ta me­di­da, fal­so. De acuer­do con da­tos del SESNSP, de enero a oc­tu­bre de 2018 se co­me­tie­ron 153,715 de­li­tos del fue­ro fe­de­ral, y en el mis­mo pe­rio­do se co­me­tie­ron 1,550,246 de­li­tos del fue­ro co­mún, que in­clu­yen vio­la­cio­nes, vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, ro­bo a ca­sa ha­bi­ta­ción y ho­mi­ci­dios, en­tre otros, que son los de­li­tos que más afec­tan la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos. Di­fí­cil­men­te la Se­de­na lo­gra­rá en­ten­der es­tos pro­ble­mas y dar­les so­lu­ción. Para eso, ne­ce­si­ta­mos a la Policía Es­ta­tal y Mu­ni­ci­pal. La vía mi­li­ta­ri­za­da que nos ofre­cen es co­mo cor­tar­se las uñas con un ma­che­te.

En cam­bio, a las Po­li­cías no hay quien las de­fien­da, es un error ma­yúscu­lo des­truir a la Policía Fe­de­ral que, con to­do y sus de­fi­cien­cias, es la Policía más im­por­tan­te y pro­fe­sio­nal del país. Los re­sul­ta­dos que las Po­li­cías pue­dan o no en­tre­gar res­pec­to al me­jo­ra­mien­to de la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos no só­lo de­pen­de de las ac­cio­nes de sus in­te­gran­tes, que tam­bién son pue­blo uni­for­ma­do, y que se la jue­gan a dia­rio con­tra la cri­mi­na­li­dad de to­dos los ni­ve­les. De­pen­de tam­bién, y so­bre to­do, de la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de las au­to­ri­da­des para brin­dar­les las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias para rea­li­zar su tra­ba­jo y del di­se­ño de es­tra­te­gias ade­cua­das a ca­da con­tex­to lo­cal.

Ahí, en la Policía y en la es­fe­ra ci­vil, es don­de el nue­vo go­bierno ha­bía ofre­ci­do tra­ba­jar. Aho­ra, al que­mar las op­cio­nes ci­vi­les, es­ta­mos tran­si­tan­do por un ca­mino pe­li­gro­so. Por un la­do, ca­da año ase­si­nan a cien­tos de po­li­cías, sin que na­die se con­mue­va. Ca­da año, las cor­po­ra­cio­nes de policía del país so­bre­vi­ven sin pre­su­pues­to, sin pro­fe­sio­na­li­za­ción, sin equi­pa­mien­to. Y aho­ra, por si fue­ra po­co, se “lan­za la lí­nea” de que son cor­po­ra­cio­nes irre­den­tas y, por lo tan­to, pres­cin­di­bles. El pre­si­den­te ne­ce­si­ta a to­das las fuer­zas del or­den. Oja­lá ha­ya aper­tu­ra para re­con­si­de­rar. Sí hay op­cio­nes. Des­de la so­cie­dad ci­vil es­ta­re­mos siem­pre dis­pues­tos a dia­lo­gar con el nue­vo go­bierno y mos­trar­le, con evi­den­cia, que la me­jor ru­ta para me­jo­rar la se­gu­ri­dad de es­te país es for­ta­le­cer a las po­li­cías, no des­truir­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.