¡¿Por qué ce­rra­ron los duc­tos?!

El Universal - - NACIÓN - Raúl Ro­drí­guez Cor­tés

Re­dac­to es­ta en­tre­ga des­de la in­dig­na­ción y la preo­cu­pa­ción com­par­ti­da con mi­les de me­xi­ca­nos por el des­abas­to de ga­so­li­na que afec­ta des­de ha­ce tres días a la CDMX y a por lo me­nos diez es­ta­dos del país des­de ha­ce ca­si dos se­ma­nas.

Des­pués de ana­li­zar de­te­ni­da­men­te lo que ocu­rre, lle­go a la con­clu­sión de que la res­pues­ta a la pre­gun­ta que en­ca­be­za es­ta co­lum­na es sim­ple: los duc­tos que dis­tri­bu­yen las ga­so­li­nas fue­ron ce­rra­dos por­que no hay otra ma­ne­ra de ex­tir­par de raíz el mul­ti­mi­llo­na­rio sa­queo de Pe­mex que, en me­dio de un lo­da­zal de co­rrup­ción pú­bli­ca y pri­va­da, sig­ni­fi­có pa­ra el país, en 2018, una pér­di­da de 60 mil mi­llo­nes de pe­sos por el ro­bo de ga­so­li­na.

Pa­ra ava­lar el aser­to de­be en­ten­der­se pri­me­ro có­mo ope­ra el hua­chi­col y ha­cer­lo obli­ga a desechar la equi­vo­ca­da idea de que so­la­men­te se tra­ta de de­lin­cuen­tes que per­fo­ran duc­tos pa­ra lle­var­se bi­do­nes con ga­so­li­na.

Em­pe­zó así, co­mo un ro­bo hor­mi­ga que am­plió y aho­ra con­tro­la la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da. Pe­ro de esas to­mas clan­des­ti­nas (213 con Fox, mil 635 con Cal­de­rón y 10 mil 363 con Pe­ña Nie­to, al con­cluir sus res­pec­ti­vos go­bier­nos) so­la­men­te sa­can 20% del com­bus­ti­ble ro­ba­do a Pe­mex.

A ese mo­dus ope­ran­di se le co­no­ce co­mo to­mas ca­lien­tes, se lle­va a ca­bo de ma­ne­ra im­pro­vi­sa­da pa­ra or­de­ñar hi­dro­car­bu­ro en po­co tiem­po. Es el que cau­sa más ac­ci­den­tes y el más vi­si­ble pa­ra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y el ciu­da­dano.

Pe­ro su ope­ra­ción se ha so­fis­ti­ca­do. La per­fo­ra­ción ya no es tan im­pro­vi­sa­da, pues se ha su­ma­do a ella per­so­nal de Pe­mex que, una vez que la con­clu­yen, lla­ma a los hua­chi­co­le­ros pa­ra que, en ho­ra­rios acor­da­dos con las po­li­cías lo­ca­les, acu­dan a car­gar sus ca­mio­nes. A unos me­tros de esos duc­tos han cons­trui­do ca­sas y bo­de­gas don­de al­ma­ce­nan la ga­so­li­na ro­ba­da. Des­de ahí, más ba­ra­ta que en el mer­ca­do le­gal, se dis­tri­bu­ye a em­pre­sas y ga­so­li­ne­rías en ca­mio­nes o in­clu­so en bar­cos ope­ra­dos por la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da; o se ven­de di­rec­ta­men­te a quie­nes acu­den a com­prar­la.

Pe­ro el res­tan­te 80% del com­bus­ti­ble ro­ba­do a Pe­mex es sa­ca­do me­dian­te una bien or­ga­ni­za­da es­truc­tu­ra que ope­ra des­de aden­tro de la pe­tro­le­ra, con la co­lu­sión u omi­sión de sus fun­cio­na­rios y la par­ti­ci­pa­ción de per­so­nal sin­di­ca­li­za­do y sus lí­de­res.

La pe­rio­dis­ta Ana Li­lia Pé­rez, quien ha in­ves­ti­ga­do so­bre el hua­chi­col du­ran­te los úl­ti­mos 15 años, re­fie­re que otro mo­do de ope­ra­ción del ro­bo de com­bus­ti­bles es el de las re­des pa­ra­le­las. Per­so­nal al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­do de Pe­mex ha co­lo­ca­do sis­te­mas de vál­vu­las a los po­li­duc­tos de la pe­tro­le­ra pa­ra des­viar el com­bus­ti­ble ha­cia la red de duc­tos ins­ta­la­da pa­ra el hua­chi­col.

Y otra, aca­so la más an­ti­gua, es la de los pro­pios trans­por­tis­tas de la em­pre­sa pro­duc­ti­va del Es­ta­do, quie­nes pa­ra car­gar en sus ca­mio­nes-tan­que el com­bus­ti­ble que dis­tri­bui­rán, de­ben en­tre­gar un re­ci­bo o fac­tu­ra que am­pa­re el mon­to de lo car­ga­do. Pe­ro mu­chas ve­ces los em­plea­dos de Pe­mex per­mi­ten que con un so­lo do­cu­men­to esos trans­por­tes ob­ten­gan dos o tres car­gas, lo que quie­re de­cir que por ca­da car­ga­men­to le­gal exis­ten uno o dos ile­ga­les. Los trans­por­tis­tas de la pe­tro­le­ra es­tán en el co­ra­zón del ilí­ci­to ne­go­cio. No en bal­de la pla­za de cho­fer de pi­pa es una de las más co­ti­za­das den­tro del sin­di­ca­to pe­tro­le­ro. Su lí­der na­cio­nal, Car­los Ro­me­ro Des­champs tie­ne esa pla­za.

Pe­ro el ce­re­bro de to­do es­tá en la to­rre cor­po­ra­ti­va de Pe­mex en Ma­ri­na Na­cio­nal. Des­de ahí se mo­ni­to­rea en tiem­po real, du­ran­te las 24 ho­ras, la pro­duc­ción, trans­por­ta­ción y dis­tri­bu­ción de hi­dro­car­bu­ros. Des­de ahí no so­lo se de­tec­ta, sino que se su­gie­re, dón­de pue­de ha­ber to­mas clan­des­ti­nas. Tam­bién des­de ahí se pue­den apre­ciar las vál­vu­las de la red pa­ra­le­la, las car­gas de pro­duc­to pa­ra su dis­tri­bu­ción y los su­mi­nis­tros, le­ga­les o ro­ba­dos, a la red de ga­so­li­ne­rías. Con esos da­tos el di­rec­tor de Pe­mex re­ci­be un in­for­me dia­rio. Los nú­me­ros nun­ca cua­dran. Quie­re de­cir que si­gue el ro­bo.

El des­mon­ta­je to­tal de esa es­truc­tu­ra cri­mi­nal pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te, co­le­gi­rá us­ted con­mi­go, por el mo­men­tá­neo cie­rre de duc­tos pa­ra re­cu­pe­rar to­mas clan­des­ti­nas y clau­su­rar las vál­vu­las de des­vío ha­cia las re­des pa­ra­le­las. Inevi­ta­ble afec­tar al con­su­mi­dor. Pe­li­gro­so pa­ra la eco­no­mía que la si­tua­ción no se nor­ma­li­ce a la bre­ve­dad. Y los in­tere­ses to­ca­dos no pa­re­cen dis­pues­tos a de­jar­se. Por eso los dos sa­bo­ta­jes en el duc­to Tux­pan-Az­ca­pot­zal­co que han alar­ga­do el des­abas­to en la CDMX.

INS­TAN­TÁ­NEAS: 1. RE­VAN­CHA. Di­cen los que sa­ben que el go­ber­na­dor de Quin­ta­na Roo, Car­los Joa­quín no ha po­di­do su­pe­rar la de­rro­ta que le in­fli­gió Mo­re­na el 2 de ju­lio al ga­nar­le las tres dipu­tacio­nes fe­de­ra­les, la fór­mu­la del Se­na­do y los mu­ni­ci­pios mas im­por­tan­tes: Che­tu­mal, Can­cún y Pla­ya del Car­men, és­te úl­ti­mo su bas­tión que tu­vo que en­tre­gar a la al­cal­de­sa Lau­ra Be­ris­tain. Ex­pli­can que su cam­pa­ña de cul­par de la vio­len­cia que asue­la al es­ta­do a los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les mo­re­nis­tas pre­ten­de ge­ne­rar una per­cep­ción ne­ga­ti­va de ese par­ti­do, de ca­ra a las elec­cio­nes de es­te año pa­ra re­no­var el Con­gre­so lo­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.