Co­lec­ción per­di­da Obras de Los Pi­nos

Ar­tis­tas que en 1993 crea­ron obras pa­ra la co­lec­ción de Los Pi­nos cuen­tan có­mo par­ti­ci­pa­ron en el acer­vo que pa­gó la Pre­si­den­cia; aún no se ubi­can to­das las pie­zas

El Universal - - PORTADA - SO­NIA SIE­RRA —ssie­[email protected]­ni­ver­sal.com.mx Vi­si­ta la fotogalería www.elu­ni­ver­sal.com.mx

“Es la­men­ta­ble que una Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra no con­tes­te a las cartas de unos ar­tis­tas pi­dien­do sa­ber el lu­gar don­de se en­cuen­tran los cua­dros [de la co­lec­ción de Los Pi­nos]”, cues­tio­na el ar­tis­ta Ser­gio Her­nán­dez, quien jun­to con otros 32 pin­to­res creó las obras pa­ra la re­si­den­cia. Aun­que al­gu­nas ya fue­ron ubi­ca­das, la re­la­ción to­da­vía no se ha he­cho pú­bli­ca por par­te de la Pre­si­den­cia. Al­gu­nos ar­tis­tas re­cuer­dan có­mo se in­te­gró es­te acer­vo.

El his­to­ria­dor Gui­ller­mo To­var de Te­re­sa y Ana Pau­la Ge­rard, se­cre­ta­ria téc­ni­ca del ga­bi­ne­te eco­nó­mi­co de Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri y, años des­pués, es­po­sa del man­da­ta­rio, fue­ron quie­nes in­vi­ta­ron al pin­tor Ser­gio Her­nán­dez a crear una obra pa­ra la co­lec­ción de ar­te de Los Pi­nos.

Des­de co­mien­zos de los años 90, To­var y Ge­rard le ha­bían ha­bla­do al pin­tor de que el Es­ta­do de­be­ría ad­qui­rir obra pa­ra for­mar un pa­tri­mo­nio de su his­to­ria pic­tó­ri­ca. Cuan­do en 1993 le vol­vie­ron a ha­cer la pro­pues­ta, le ex­pli­ca­ron que uno de los cu­ra­do­res se­ría el pro­pio Gui­ller­mo, her­mano del en­ton­ces presidente del Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra la Cul­tu­ra y las Ar­tes, Ra­fael To­var y de Te­re­sa. Her­nán­dez pin­tó Llu­via de oro; le pa­ga­ron al­re­de­dor de 3 mil 500 dó­la­res.

El ar­tis­ta Ma­nuel Fel­gué­rez re­cuer­da la lla­ma­da, pe­ro no quién la hi­zo: “El se­ñor Presidente quie­re in­vi­tar­lo a us­ted a que le pin­te un cua­dro pa­ra la re­si­den­cia ofi­cial de Los Pi­nos ¿Acep­ta­ría?”. “Sí, con mu­cho gus­to”, cuen­ta que res­pon­dió, y que lue­go le di­je­ron: “Le va­mos a man­dar la te­la”.

Era 1993 y la pre­si­den­cia de Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri con­vo­có a 33 pin­to­res a crear cua­dros con el pro­pó­si­to de do­tar la re­si­den­cia de una co­lec­ción; el ar­gu­men­to era de­jar de usar en Los Pi­nos las obras de los mu­seos de Be­llas Ar­tes. Fue una se­lec­ción que da­ba cuen­ta de los “va­lo­res es­té­ti­cos” de di­ver­sas ge­ne­ra­cio­nes; es lo que el man­da­ta­rio es­cri­bió en el ca­tá­lo­go, Re­si­den­cia Pre­si­den­cial de Los Pi­nos. Co­lec­ción de Pin­tu­ra, que con­tie­ne las pin­tu­ras de los 33 ar­tis­tas na­ci­dos en­tre co­mien­zos de si­glo XX y los años 50, así co­mo un tex­to de Ra­fael To­var (no di­ce quién hi­zo la cu­ra­du­ría). En la co­lec­ción ha­bía una des­ta­ca­da pre­sen­cia de los ar­tis­tas de la Ruptura y de ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res.

La pro­me­sa de Sa­li­nas y de To­var —lo es­cri­bie­ron— era que la co­lec­ción se iba a en­ri­que­cer. Pe­ro vino uno de los años más con­vul­sos pa­ra el país: firma del TLC, le­van­ta­mien­to del EZLN, ase­si­na­to de Luis Do­na­do Co­lo­sio, y el te­ma nunca se re­to­mó.

Tras la aper­tu­ra de Los Pi­nos, el 1 de di­ciem­bre, en las dis­tin­tas ca­sas se vie­ron cua­tro pin­tu­ras con la eti­que­ta “Co­lec­ción Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca”, y a par­tir de ahí me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ar­tis­tas y le­gis­la­do­res han pre­gun­ta­do por las de­más pie­zas. El 19 de di­ciem­bre, Pre­si­den­cia y la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra, in­for­ma­ron que se lle­va a ca­bo un in­ven­ta­rio, y que to­das las obras y bie­nes del acer­vo es­tán a car­go de la Di­rec­ción de Bie­nes Mue­bles de la pro­pia Pre­si­den­cia.

Lue­go de la entrega-re­cep­ción, con el cam­bio de go­bierno, Pre­si­den­cia tenía 30 días pa­ra es­te in­for­me, pe­ro ha so­li­ci­ta­do 15 días más pa­ra su in­te­gra­ción. Al­gu­nas de las obras ya fue­ron ubi­ca­das, pe­ro la re­la­ción to­da­vía no se ha he­cho pú­bli­ca. Que se guar­dan en una bo­de­ga es lo que se ha di­cho, pe­ro en qué con­di­cio­nes y dón­de exac­ta­men­te es to­da­vía un mis­te­rio.

Al pre­gun­tar­le a Ser­gio Her­nán­dez so­bre la fal­ta de res­pues­ta al re­cla­mo suyo y de otros ar­tis­tas an­te las au­to­ri­da­des de Cul­tu­ra, el pin­tor ase­gu­ra: “Lo que sí es la­men­ta­ble es que una Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra no con­tes­te a las cartas de unos ar­tis­tas pi­dien­do sa­ber el lu­gar don­de se en­cuen­tran es­tos cua­dros. Esos cua­dros de­ben apa­re­cer. Pe­ro ni nos in­for­man ni dan acu­se de re­ci­bo. Una Se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra de­be res­pon­der, te­ner al tan­to, te­ner al día, to­do su pa­tri­mo­nio. Si des­apa­re­cen unos cua­dros, al ra­to va a des­apa­re­cer la Co­yol­xauh­qui. Se­gu­ra­men­te no es­tán or­ga­ni­za­dos, se­gu­ra­men­te la Se­cre­ta­ría no en­cuen­tra ni la di­rec­ción de Tlax­ca­la”.

La foto en An­tro­po­lo­gía. El 5 de no­viem­bre de 1993, 27 de los 33 ar­tis­tas in­vi­ta­dos unos me­ses an­tes a pin­tar un cua­dro, fue­ron con­vo­ca­dos a una co­mi­da en el Mu­seo Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía, y lue­go fue­ron lle­va­dos a Los Pi­nos don­de, en un sa­lón es­ta­ban col­ga­dos los cua­dros; ca­da ar­tis­ta ha­bló con el Presidente, se to­ma­ron fo­tos, y el man­da­ta­rio des­pués dia­lo­gó con el gru­po. Lue­go, Sa­li­nas se fue a inau­gu­rar el Mu­seo Pa­pa­lo­te.

Fue­ron tres los ar­tis­tas de Monterrey, re­cuer­da Syl­via Or­dó­ñez: Ju­lio Ga­lán, En­ri­que Ca­na­les y ella. “Nos avi­sa­ron tres me­ses an­tes; nos die­ron las me­di­das, y ya. Que tenía que es­tar pa­ra tal fe­cha. Lue­go hu­bo una co­mi­da en el Mu­seo Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía con to­dos los pin­to­res y nos lle­va­ron en au­to­bús con el Presidente, que que­ría es­tar con los pin­to­res. Su­pe des­pués que mi cua­dro es­tu­vo en el co­me­dor de Los Pi­nos”.

“Lle­gó gen­te de la Pre­si­den­cia —cuen­ta Fran­cis­co Toledo— a so­li­ci­tar un cua­dro: ‘que Los Pi­nos ne­ce­si­ta­ba de­co­rar­se’”. Al pin­tor le ad­vir­tie­ron que no po­día ha­cer al­go que se pres­ta­ra a la bur­la del Eje­cu­ti­vo. Así lo re­la­ta: “Que tenía que ser al­go que no fue­ra ofen­si­vo al Presidente, creo que pen­sa­ban que si ha­cía un cua­dro eró­ti­co y él se to­ma­ba la foto y era una se­ño­ra con las pier­nas abier­tas, pues a lo me­jor la gen­te se iba a reír del Presidente. En­ton­ces pen­sé en ha­cer al­go don­de la gen­te real­men­te ha­ga un chis­te o se sonría, al me­nos, pues us­ted sa­be, el ex­pre­si­den­te en cues­tión tie­ne ore­jas muy gran­des —yo tam­bién, pe­ro siem­pre se di­si­mu­la con el pe­lo—. Se me ocu­rrió pin­tar un mur­cié­ga­lo con unas ore­jas muy gran­des. Cuan­do en­tre­gué el cua­dro, o no se die­ron cuen­ta o no hi­cie­ron ca­so. Es­ta­ba col­ga­do has­ta arri­ba, ca­si en el te­cho, y no hu­bo opor­tu­ni­dad de que el Presidente se fo­to­gra­fia­ra con él”. “Se­ría bueno re­cu­pe­rar los cua­dros”, di­ce Toledo y pro­po­ne: “Si hay tan­tos vi­si­tan­tes, en Los Pi­nos, creo que se pue­den de­jar ahí, o man­dar al­gu­nos a mu­seos. Se de­ben re­cu­pe­rar”.

No re­cuer­da cuán­to le pa­ga­ron ni quién lo in­vi­tó, só­lo tie­ne cer­te­za de que era per­so­nal de Pre­si­den­cia; no del INBA: “Voy a cum­plir 80 años, la me­mo­ria no es tan bue­na y las ore­jas me siguen creciendo”.

En 1993 Vi­cen­te Ro­jo pa­só en­fer­mo va­rios me­ses. Su cua­dro que se in­te­gró a esa co­lec­ción —Có­di­ce VI — era una obra que ha­bía crea­do an­tes. “No pu­de co­la­bo­rar con el pro­yec­to ori­gi­nal. En­ton­ces me pre­gun­ta­ron que si no tenía un cua­dro de esas me­di­das es­pe­cí­fi­cas, de buen ta­ma­ño, di­je que sí, y lo ad­qui­rie­ron”.

Irma Pa­la­cios, quien pin­tó Hue­llas del ca­mino, es otra de las ar­tis­tas que en una car­ta re­cla­mó a la ac­tual Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra in­for­ma­ción so­bre dón­de es­tán las obras: “Apa­ren­te­men­te no ha pasado na­da. No sa­be­mos to­da­vía”, di­ce la pintora y coin­ci­de con otros en la úni­ca in­di­ca­ción que le die­ron en 1993 fue la de las me­di­das del cua­dro: “Ha­bía va­rios ta­ma­ños, el mío era del mis­mo ta­ma­ño del de Toledo”. Ella tam­po­co re­cuer­da cuán­to le pa­ga­ron, pe­ro sí que es­tu­vo en la inau­gu­ra­ción con su es­po­so, Fran­cis­co Cas­tro Le­ñe­ro, y con el her­mano de és­te, Mi­guel, que otro de los que pin­tó en la co­lec­ción.

“Yo re­cuer­do muy po­co”, di­ce Ger­mán Ve­ne­gas, quien en sus ar­chi­vos ha­lló la foto del gru­po en el Mu­seo. Su pin­tu­ra se lla­ma Nos­tal­gia : “Es un ti­po de obra que es­tu­ve ha­cien­do a me­dia­dos de los años 90. No su­pe na­da más de la obra a par­tir de qué se en­tre­gó a Los Pi­nos”.

A Eduar­do Ta­ma­riz, au­tor de La ron­da de la ser­pien­te, le pa­re­ció una bue­na idea que crea­ran obras pa­ra Los Pi­nos; creía de tiem­po atrás que los flas­ha­zos en las con­fe­ren­cias de pren­sa es­ta­ban da­ñan­do las pin­tu­ras. “Me pa­re­ció muy bueno re­gre­sar las obras a los mu­seos, y man­dar a ha­cer una co­lec­ción pa­ra Los Pi­nos, y ade­más con to­da la li­ber­tad. En ca­da ce­re­mo­nia en Los Pi­nos veía los cua­dros, los re­co­no­cía, pe­ro des­pués de Fox no los vi más. De­ben apa­re­cer. No es una co­sa que se arrum­be por ahí y que na­die se dé cuen­ta; eran de muy buen precio. In­de­pen­dien­te de mí, ha­bía gen­te muy im­por­tan­te”.

Aun­que al­gu­nos pin­to­res tu­vie­ron no­ti­cias de sus obras, en los úl­ti­mos años no su­pie­ron na­da de ellas. En Los Pi­nos hoy es po­si­ble ver las de Ra­fael Cau­du­ro, Bea­triz Ez­bán, Hum­ber­to Ur­bán y Luis Nis­hi­za­wa. Per­so­nal de la re­si­den­cia in­for­mó que se han ubi­ca­do tam­bién las de Jo­sé Chá­vez Mo­ra­do y Juan So­riano. De las otras 27 aún no hay no­ti­cias.

Chi­na Po­bla­na, de Ju­lio Ga­lán. Sua­ve pa­tria, de Ma­nuel Fel­gué­rez.

Vio­len­cia e in­to­le­ran­cia, de Ra­fael Co­ro­nel.

Vol­ca­nes, de Luis Nis­hi­za­wa Flo­res.

El 5 de no­viem­bre de 1993, en el Mu­seo Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía, la ma­yo­ría de los ar­tis­tas que pin­ta­ron cua­dros pa­ra la co­lec­ción asis­tie­ron a una co­mi­da y de ahí fue­ron a Los Pi­nos, don­de, en un sa­lón, es­ta­ban ex­pues­tas las obras. En el Mu­seo se to­mó es­ta his­tó­ri­ca fo­to­gra­fía en la que apa­re­cen, aba­jo, sen­ta­dos, de iz­quier­da a de­re­cha: Jo­sé Luis Ro­mo, Ju­lio Ga­lán, Ra­fael Cau­du­ro, Syl­via Or­dó­ñez, Lu­cas y Ar­tu­ro Marty (hi­jo y es­po­so de Or­dó­ñez); en la se­gun­da fi­la, sen­ta­dos, tam­bién: Luis Gar­cía Gue­rre­ro, Gunt­her Gerz­so, Luis Nis­hi­za­wa, Luis Ló­pez Lo­za, Ma­nuel Fel­gué­rez, Vi­cen­te Gan­día (?), Lau­ro Ló­pez (?), Ro­dol­fo Mo­ra­les, Fran­sis­co Toledo, Su­sa­na Sie­rra, Ale­jan­dro Co­lun­ga y Jo­sé Luis Cue­vas. Arri­ba, Cor­de­lia Urue­ta (es­ta­ría con Jor­ge Al­ber­to Manrique), Eduar­do Ta­ma­riz, Mi­guel Cas­tro Le­ñe­ro, Fran­cis­co Cas­tro Le­ñe­ro, Irma Pa­la­cios, Ro­ber­to Cor­tá­zar, En­ri­que Ca­na­les, Is­mael Var­gas, Hum­ber­to Ur­bán, Ig­na­cio Sa­la­zar, Ger­mán Ve­ne­gas y Ser­gio Her­nán­dez.

La ron­da de la ser­pien­te, de Eduar­do Ta­ma­riz, pin­tu­ra de 160 x 320 cms.

Sin tí­tu­lo, de Juan So­riano, pin­tu­ra de 219 x 324 cms.

Sin tí­tu­lo, de Jo­sé Luis Cue­vas, téc­ni­ca mixta de 145 x 145 cms.

Llu­via de oro, de Ser­gio Her­nán­dez, téc­ni­ca mixta de 220 x 220 cms.

Fru­tas, de Syl­via Or­dó­ñez, óleo de 145 x 145 cms.

Mur­cié­la­go, de Fran­cis­co Toledo, téc­ni­ca mixta de 180 x 100 cms.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.