Trump vs. Cas­tro

El Universal - - NEWS - Ri­car­do Rap­hael

No se tra­ta del cu­bano Fi­del, sino del me­xi­co-ame­ri­cano, Ju­lián Cas­tro, quien es­te fin de se­ma­na anun­ció que pre­ten­de con­ten­der en el 2020 pa­ra la pre­si­den­cia de los Estados Unidos por el par­ti­do de­mó­cra­ta.

El anun­cio lo hi­zo en la pla­za Gua­da­lu­pe de la ciu­dad de San An­to­nio, Texas, adon­de su abue­la mi­gró, en 1922, pro­ve­nien­te San Pe­dro, Coahui­la.

Dos días an­tes, tam­bién en Texas, Do­naLd Trump per­fi­ló su pró­xi­ma campaña elec­to­ral a par­tir de un ar­gu­men­to tan de­ma­gó­gi­co co­mo in­sos­te­ni­ble: el mag­na­te ase­gu­ra que Estados Unidos atra­vie­sa por una cri­sis mi­gra­to­ria nunca vis­ta, la cual, pa­ra re­sol­ver­se, re­quie­re de la cons­truc­ción de un in­men­so mu­ro; ra­zón por la que el re­pu­bli­cano man­tie­ne ce­rra­das las ofi­ci­nas del go­bierno fe­de­ral des­de ha­ce ya 24 días.

Pro­ba­ble­men­te no hay en la política de EU dos per­so­na­jes más an­ta­gó­ni­cos que Do­nald Trump y Ju­lián Cas­tro.

Trump na­ció ri­co, es blan­co, con­ser­va­dor, pro­tes­tan­te, ra­cis­ta, ma­yor de se­ten­ta años, in­cul­to, dés­po­ta, bra­vu­cón, ma­chis­ta, be­li­co­so y mi­só­gino.

Cas­tro na­ció po­bre, es mo­reno, pro­gre­sis­ta y li­be­ral, ca­tó­li­co, la­tino (de ori­gen me­xi­cano), tie­ne 44 años, es­tu­dió en Stan­ford y Har­vard, es ge­nuino, sen­ci­llo, con­ci­lia­dor, cria­do por dos mu­je­res: su ma­dre y su abue­la.

No se­rá fá­cil pa­ra Ju­lián Cas­tro lo­grar la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial y, sin em­bar­go, el anun­cio de sus in­ten­cio­nes es una no­ti­cia muy alen­ta­do­ra pa­ra la mi­no­ría la­ti­na en EU, y tam­bién pa­ra sus pri­mos me­xi­ca­nos.

La bio­gra­fía de es­te po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se es ma­te­rial pa­ra una no­ve­la: na­ció en San An­to­nio, Texas, en 1974. Su abue­la mi­gró de ni­ña por­que se que­dó huér­fa­na en los úl­ti­mos años de la Re­vo­lu­ción me­xi­ca­na.

Du­ran­te la ma­yor par­te de su vi­da ella fue tra­ba­ja­do­ra del ho­gar. Fue ma­dre sol­te­ra de una hi­ja que lo­gró ob­te­ner un ti­tu­lo uni­ver­si­ta­rio con el que sa­có ade­lan­te, tam­bién so­la, a sus dos hi­jos ge­me­los idén­ti­cos: Ju­lián y Joaquín.

El se­gun­do es ac­tual­men­te dipu­tado fe­de­ral por el dis­tri­to vein­te de Texas. Am­bos es­tu­dia­ron la li­cen­cia­tu­ra en Stan­ford y la maes­tría en de­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Har­vard.

Ju­lián co­men­zó a bri­llar en la política te­xa­na cuan­do, en 2009, ga­nó la al­cal­día de su ciu­dad na­tal, San An­to­nio, car­go que ocu­pó has­ta el año de 2014.

Pos­te­rior­men­te fue con­vo­ca­do a Washington D.C., por el en­ton­ces presidente Ba­rack Oba­ma, pa­ra que ocu­pa­ra la se­cre­ta­ría fe­de­ral de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo. Esa ex­pe­rien­cia lo con­vir­tió en uno de los lí­de­res la­ti­nos con ma­yor in­fluen­cia den­tro de la política na­cio­nal de los Estados Unidos.

Su es­tre­lla bri­lló al pun­to en que Hi­llary Clin­ton con­si­de­ró a Ju­lián Cas­tro co­mo una de las per­so­nas que po­dían acom­pa­ñar­la co­mo can­di­da­to a vi­ce­pre­si­den­te pa­ra los co­mi­cios del 2016.

Al fi­nal Clin­ton de­ci­dió por Tim Ka­ne, un po­lí­ti­co con per­fil dis­tin­to, que en ese ál­gi­do epi­so­dio no abo­nó a la con­fron­ta­ción ra­cis­ta –an­ti­me­xi­ca­na– em­pren­di­da por Trump.

Sin em­bar­go, la po­si­bi­li­dad de ha­ber com­par­ti­do bo­le­ta que Clin­ton con­fir­mó a Cas­tro co­mo una de las op­cio­nes po­lí­ti­cas de opo­si­ción con ma­yor ho­ri­zon­te de fu­tu­ro.

El vo­to la­tino ten­drá un enor­me pe­so en los co­mi­cios pró­xi­mos, siem­pre y cuan­do lo­gre uni­fi­car­se y la bio­gra­fía de Cas­tro ex­hi­be de ma­ne­ra con­tun­den­te las vir­tu­des de la in­te­gra­ción pa­cí­fi­ca. En re­van­cha, de­nun­cia las men­ti­ras pro­mo­vi­das por el dis­cur­so ra­cis­ta y ex­clu­yen­te de Do­nald Trump.

La can­di­da­tu­ra de es­te nie­to de Coahui­la sig­ni­fi­ca es­pe­ran­za, en opo­si­ción al mie­do que in­fun­de co­mo ar­gu­men­to principal su opo­si­tor; ape­la ade­más a la par­ti­ci­pa­ción de los más jó­ve­nes que en la pa­sa­da elec­ción del Con­gre­so lo­gra­ron cam­biar los co­lo­res del ma­pa par­ti­dis­ta.

ZOOM: Ju­lián Cas­tro es un es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen me­xi­cano que pue­de de­vol­ver ra­cio­na­li­dad y es­ta­tu­ra éti­ca a la política de su país. Ha­bría de ser tam­bién un re­fe­ren­te de dig­ni­dad y vi­sión de fu­tu­ro pa­ra sus pri­mos del sur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.