La pri­me­ra ma­tan­za de la 4T

El Universal - - NACIÓN - Héc­tor de Mau­león @hde­mau­leon de­mau­[email protected]­mail.com

La no­ti­cia lle­gó por un ca­mino ex­tra­ño. Una mujer acu­dió el miér­co­les pasado a la uni­dad ge­ne­ral de in­ves­ti­ga­ción de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia de Ta­mau­li­pas. Le ha­bían in­for­ma­do que su ma­ri­do ha­bía muer­to la no­che an­te­rior en un en­fren­ta­mien­to en­tre gru­pos cri­mi­na­les. Que­ría que las au­to­ri­da­des con­fir­ma­ran la no­ti­cia.

“Es en la bre­cha co­no­ci­da co­mo Los Por­to­nes”, di­jo la mujer.

Po­li­cías del es­ta­do y un gru­po de mi­li­ta­res se tras­la­da­ron a Re­fu­gio Hi­no­jo­sa, en el mu­ni­ci­pio de Mi­guel Ale­mán. Eran cer­ca de las 16:45 cuan­do se in­ter­na­ron por una bre­cha so­li­ta­ria, prác­ti­ca­men­te so­bre la lí­nea fron­te­ri­za.

Ahí lo­ca­li­za­ron una ca­mio­ne­ta in­cen­dia­da. En su in­te­rior ha­bía un cuer­po cal­ci­na­do.

Po­li­cías y sol­da­dos avan­za­ron, con las ar­mas lis­tas, por los al­re­de­do­res. Ha­lla­ron una es­ce­na de bar­ba­rie in­des­crip­ti­ble. Vie­ron pri­me­ro cua­tro ca­mio­ne­tas y un se­dán in­ci­ne­ra­dos. Dis­per­sos en­tre la hier­ba ha­bía va­rios cuer­pos cal­ci­na­dos o se­mi­cal­ci­na­dos. En al­gu­nos ca­dá­ve­res se ad­ver­tían cha­le­cos an­ti­ba­las, for­ni­tu­ras, atuen­dos de es­ti­lo mi­li­tar.

Al­gu­nos de ellos te­nían el ros­tro des­tro­za­do por ba­las de grue­so ca­li­bre. En al­gu­nos otros ha­bía des­apa­re­ci­do la ro­pa: so­lo que­da­ban hi­la­chos car­bo­ni­za­dos que se ad­he­rían aho­ra a los res­tos ne­gros.

Al­gu­nos cuer­pos es­ta­ban co­mo api­la­dos. Po­dían ha­ber per­di­do la vi­da jun­tos. O tal vez los ase­si­nos los ha­bían en­ci­ma­do al mo­men­to de ha­cer la pi­ra.

En el lu­gar ha­bía cientos de cas­qui­llos de los ca­li­bres 7.62 y .50.

Era evidente que ha­bía ocu­rri­do un en­fren­ta­mien­to, pe­ro en el te­rreno no ha­bía nin­gún ti­po de ar­ma. Los per­pe­tra­do­res de aque­lla ma­sa­cre se las ha­bían lle­va­do to­das.

Apa­re­ció una ca­mio­ne­ta aban­do­na­da, con lo­gos de la Se­cre­ta­ría de Ma­ri­na, pe­ro con pla­cas de Texas. Era una ca­mio­ne­ta clo­na­da.

Cuan­do co­men­zó a caer la no­che se ha­bían con­ta­bi­li­za­do en­tre 15 y 17 cuer­pos. Pe­ro la ci­fra fue su­bien­do al pa­so de las ho­ras: 20, 21, 24, fi­nal­men­te 25 cuer­pos.

Se­gún un fun­cio­na­rio de se­gu­ri­dad, en aque­lla zo­na en don­de es fre­cuen­te en­con­trar con­vo­yes de has­ta 15 o 20 ca­mio­ne­tas, los au­to­res de la ma­sa­cre de­bie­ron ser al me­nos “20 o más con­tra­rios”. Es pro­ba­ble que quie­nes no fue­ron in­ci­ne­ra­dos hu­bie­ran for­ma­do par­te “del gru­po más nu­me­ro­so, que ven­ció”.

En la zo­na, y den­tro de al­gu­nas ca­mio­ne­tas, que­da­ban res­tos de go­rras con las si­glas CDG (Cár­tel del Gol­fo) y CN (Cár­tel del No­res­te), dos or­ga­ni­za­cio­nes que des­de ha­ce co­sa de dos años mantienen una pug­na por el control de los tres ne­go­cios más flo­re­cien­tes en Mi­guel Ale­mán: el ro­bo de hi­dro­car­bu­ros, así co­mo el control de las ru­tas del trá­fi­co de dro­gas y el trá­fi­co de per­so­nas.

Ve­ci­nos de Los Por­to­nes in­di­ca­ron que la no­che an­te­rior se ha­bía es­cu­cha­do el es­truen­do del en­fren­ta­mien­to. Au­to­ri­da­des de Ta­mau­li­pas creen, por el número de cuer­pos y el vo­lu­men de los cas­qui­llos, que el en­fren­ta­mien­to de­bió du­rar en­tre tres y cua­tro ho­ras.

Los mi­li­ta­res re­co­rrie­ron las bre­chas. Na­da, na­die.

La po­li­cía ubi­có más tar­de un men­sa­je pu­bli­ca­do en re­des so­cia­les, y presuntamente lan­za­do por el

co­man­dan­te Pri­mi­to, lí­der del Cár­tel del Gol­fo en Rey­no­sa. El men­sa­je ha­ce re­fe­ren­cia al “to­pón” en Mi­guel Ale­mán, da a en­ten­der que los muer­tos eran hombres del CDG y pro­me­te co­brar­le esas muer­tes a los “mur­gro­zZos del CDN”.

“Les ha­ré un p… co­chi­ne­ro”, con­clu­ye la pu­bli­ca­ción.

De acuer­do con au­to­ri­da­des lo­ca­les, El Pri­mi­to in­ten­ta apo­de­rar­se de Mi­guel Ale­mán apo­ya­do por el Cár­tel Ja­lis­co Nueva Ge­ne­ra­ción. La zo­na es dispu­tada tam­bién por el gru­po co­no­ci­do co­mo Ze­tas Vie­ja Es­cue­la.

La ma­sa­cre de Ale­mán no so­lo es la pri­me­ra ma­tan­za en tiem­pos de la 4T. Se tra­ta de una de las más abul­ta­das y san­grien­tas —des­pués de las ocu­rri­das en San Fernando, Allende, el Ca­sino Ro­yal y la ciu­dad de Igua­la, en­tre otras.

Supera en número a la de los 24 albañiles eje­cu­ta­dos en La Mar­que­sa (2008); a la del ata­que ocu­rri­do en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción de Ciu­dad Juá­rez (2009), que de­jó 18 muer­tos; a la ocu­rri­da en Vi­llas de Sal­vár­car (2010), con un sal­do de 17 jó­ve­nes eje­cu­ta­dos. A la de los 22 tu­ris­tas mi­choa­ca­nos se­cues­tra­dos y ase­si­na­dos en Aca­pul­co; a la per­pe­tra­da en To­rreón en la quin­ta “Ita­lia Inn”, en la que 17 per­so­nas per­die­ron la vi­da. A la de los 15 de­ca­pi­ta­dos, en fin, que en 2011 fue­ron aban­do­na­dos den­tro de cin­co au­to­mó­vi­les en un cen­tro co­mer­cial de Aca­pul­co.

For­ma par­te de esa co­lec­ción de ho­rro­res que por des­gra­cia no termina.

Au­to­ri­da­des de Ta­mau­li­pas creen, por el número de cuer­pos y el vo­lu­men de los cas­qui­llos, que el en­fren­ta­mien­to de­bió du­rar en­tre tres y cua­tro ho­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.