Los otros de­sa­pa­re­ci­dos

El Universal - - NACIÓN - Daniel Wil­kin­son

Mañana, el presidente An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ins­ta­la­rá la Co­mi­sión Pre­si­den­cial pa­ra la Ver­dad y el Ac­ce­so a la Jus­ti­cia en el Ca­so Ayot­zi­na­pa. En mi opi­nión, fue apro­pia­do —y en­co­mia­ble— que el de­cre­to que creó es­ta im­por­tan­te ini­cia­ti­va fue­ra uno de los pri­me­ros ac­tos ofi­cia­les rea­li­za­dos por su pre­si­den­cia en di­ciem­bre.

Fue apro­pia­do asi­mis­mo que los fa­mi­lia­res de otros de­sa­pa­re­ci­dos se hi­cie­ran pre­sen­te afue­ra de la ce­re­mo­nia pa­ra exi­gir que tam­bién aten­die­ra sus ca­sos.

La des­apa­ri­ción de los es­tu­dian­tes en Igua­la con­mo­vió la con­cien­cia de México —y del mun­do en­te­ro— co­mo po­cas atro­ci­da­des en el país lo ha­bían he­cho. Es­to se de­bió al gran número de víc­ti­mas, a que és­tas eran es­tu­dian­tes y a la par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta de las au­to­ri­da­des en su des­apa­ri­ción. Pe­ro la in­dig­na­ción pú­bli­ca fue tam­bién con­se­cuen­cia del he­cho que es­te cri­men atroz no era un in­ci­den­te ais­la­do, cues­tión que se hi­zo pa­ten­te ca­si de in­me­dia­to.

En efec­to, en las se­ma­nas pos­te­rio­res a la des­apa­ri­ción de los es­tu­dian­tes, se ha­lla­ron los cuer­pos de de­ce­nas de otros de­sa­pa­re­ci­dos en fo­sas en las afue­ras de Igua­la. Des­de en­ton­ces, los es­fuer­zos de un co­lec­ti­vo de fa­mi­lias lla­ma­do Los Otros De­sa­pa­re­ci­dos de Igua­la han da­do co­mo re­sul­ta­do la ex­hu­ma­ción de mas de 150 cuer­pos. Co­lec­ti­vos en otros estados —al­gu­nos fun­da­dos mu­cho an­tes de lo de Ayot­zi­na­pa— han lo­gra­do re­sul­ta­dos si­mi­la­res. La Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos in­di­ca que se han hallado más de 1,300 fo­sas clan­des­ti­nas con más de 3,900 cuer­pos des­de 2007.

Ac­tual­men­te hay más de 37 mil de­sa­pa­re­ci­dos en México. Es­ta ci­fra re­sul­ta in­clu­so más per­tur­ba­do­ra si se con­fron­ta con otra: 26 mil cuer­pos no iden­ti­fi­ca­dos en el país.

Iden­ti­fi­car es­tos cuer­pos de­be­ría ser una ta­rea re­la­ti­va­men­te sen­ci­lla: com­pa­rar el ADN de los cuer­pos y de los fa­mi­lia­res de los de­sa­pa­re­ci­dos y ve­ri­fi­car cuá­les coin­ci­den. Pe­ro pa­ra eso ha­rían fal­ta ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les que ten­gan la ca­pa­ci­dad y la vo­lun­tad de ha­cer ese tra­ba­jo, al­go que, has­ta aho­ra, no se ha vis­to.

Por cier­to, la ne­gli­gen­cia de las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas pa­ra re­co­lec­tar y ma­ne­jar ade­cua­da­men­te la in­for­ma­ción no es exclusiva de los ca­sos de des­apa­ri­ción de per­so­nas. Al con­tra­rio, es co­mún en in­ves­ti­ga­cio­nes de to­do ti­po de abu­sos y en prác­ti­ca­men­te to­dos los ti­pos de de­li­tos. La di­fe­ren­cia es lo que es­tá en jue­go en los ca­sos de des­apa­ri­cio­nes.

La des­apa­ri­ción es un de­li­to per­ma­nen­te, lo que im­pli­ca que mien­tras se des­co­noz­ca el pa­ra­de­ro de la víc­ti­ma, la trans­gre­sión con­ti­núa. Al de­jar es­tos ca­sos sin re­sol­ver, las au­to­ri­da­des no só­lo pro­lon­gan el cri­men sino, so­bre to­do, pro­lon­gan la ago­nía de las fa­mi­lias que des­co­no­cen el pa­ra­de­ro de sus se­res que­ri­dos.

Por eso es tan im­por­tan­te la co­mi­sión de Ayot­zi­na­pa que se es­ta­ble­ce­rá mañana. Y por eso tam­bién es cru­cial que el Go­bierno ex­pan­da sus es­fuer­zos pa­ra aten­der tam­bién los de­más ca­sos.

Afor­tu­na­da­men­te, es­te Go­bierno ha he­re­da­do una ho­ja de ruta pa­ra ha­cer­lo: la ley ge­ne­ral so­bre des­apa­ri­cio­nes. La ley es­ta­ble­ce las nor­mas y los me­ca­nis­mos le­ga­les ne­ce­sa­rios pa­ra que México cum­pla de una vez por to­das con sus obli­ga­cio­nes ju­rí­di­cas en la bús­que­da de per­so­nas des­apa­re­ci­das, y lle­ve a los res­pon­sa­bles an­te la jus­ti­cia.

Pasado mañana se cum­pli­rá un año des­de que en­tró en vi­gen­cia la ley. Has­ta aho­ra, su im­ple­men­ta­ción ha si­do a to­das lu­ces inade­cua­da. Hay gran ex­pec­ta­ti­va de que la co­mi­sión de Ayot­zi­na­pa ayu­de a las fa­mi­lias de los 43 es­tu­dian­tes a ob­te­ner la ver­dad y la jus­ti­cia que me­re­cen. Sin em­bar­go, Ló­pez Obra­dor de­be­ría com­pro­me­ter­se tam­bién a la ta­rea de fon­do con­sis­ten­te en im­ple­men­tar la ley que se di­se­ñó —con la co­la­bo­ra­ción ac­ti­va de fa­mi­lia­res de víc­ti­mas— pa­ra po­ner fin a la cri­sis de des­apa­ri­cio­nes que ha te­ni­do efec­tos de­vas­ta­do­res pa­ra tan­tas per­so­nas en México.

Pa­ra un aná­li­sis de­ta­lla­do de có­mo el Es­ta­do me­xi­cano les ha fa­lla­do a las fa­mi­lias de los de­sa­pa­re­ci­dos y lo que Ló­pez Obra­dor de­be­ría ha­cer pa­ra im­ple­men­tar la ley ge­ne­ral so­bre des­apa­ri­cio­nes, con­sul­te en www.elu­ni­ver­sal.com.mx/opi­nion la ver­sión com­ple­ta de es­te ar­tícu­lo. Di­rec­tor eje­cu­ti­vo ad­jun­to pa­ra las Amé­ri­cas de Hu­man Rights Watch. Twit­ter: @DWil­kin­so­nNYC

La ne­gli­gen­cia de las au­to­ri­da­des pa­ra re­co­lec­tar y ma­ne­jar ade­cua­da­men­te la in­for­ma­ción no es exclusiva de los ca­sos de des­apa­ri­ción de per­so­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.