Los de­mó­cra­tas se juegan el mun­do

El Universal - - NACIÓN - León Krauze

Des­pués de per­der la elec­ción pre­si­den­cial de 2016 de ma­ne­ra ines­pe­ra­da y do­lo­ro­sa, el Par­ti­do De­mó­cra­ta de Estados Unidos se ha re­cu­pe­ra­do pa­ra con­tro­lar de nue­vo la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Aho­ra, en­fren­ta el año más im­por­tan­te de su his­to­ria mo­der­na. La iz­quier­da es­ta­dou­ni­den­se de­be­rá su­pe­rar sus di­fe­ren­cias pa­ra ele­gir a un can­di­da­to pre­si­den­cial que pue­da de­rro­tar a Do­nald Trump en el pro­ce­so elec­to­ral de no­viem­bre de 2020. To­do in­di­ca que las mu­je­res, las mi­no­rías y los jó­ve­nes han da­do la es­pal­da de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca no so­lo al presidente sino al Par­ti­do Re­pu­bli­cano que lo res­pal­da. Si to­do si­gue co­mo aho­ra, Trump se­rá un blan­co vul­ne­ra­ble en un par de años, pe­ro an­tes los de­mó­cra­tas de­ben ele­gir sa­bia­men­te a su re­pre­sen­tan­te en la con­tien­da. No es un desafío me­nor.

Cuan­do fal­ta po­co más de un año pa­ra el prin­ci­pio de elec­cio­nes pri­ma­rias que de­fi­ni­rán al can­di­da­to o can­di­da­ta de­mó­cra­ta a la pre­si­den­cia, la lis­ta de as­pi­ran­tes a la no­mi­na­ción es ca­da día más lar­ga y en es­te año se de­ci­di­rá bue­na par­te de su des­tino. Trump ha ge­ne­ra­do tal re­pu­dio que me­dio mun­do quie­re pe­lear­le el pues­to. La ba­ra­ja de­mó­cra­ta in­clu­ye a se­na­do­res, ex se­na­do­res, con­gre­sis­tas, go­ber­na­do­res, ex go­ber­na­do­res, em­pre­sa­rios y un vi­ce­pre­si­den­te, to­dos de per­fi­les dis­tin­tos. Joe Bi­den, vi­ce­pre­si­den­te con Ba­rack Oba­ma y cua­tro años ma­yor que Do­nald Trump, cree po­der ofre­cer un con­tra­pe­so ra­cio­nal y mo­de­ra­do. Ber­nie San­ders y Eli­za­beth Wa­rren, se­na­do­res de al­to per­fil, pre­ten­den re­ba­sar a Trump por la iz­quier­da. Ka­ma­la Ha­rris y Cory Boo­ker, se­na­do­res afro­ame­ri­ca­nos de gran elo­cuen­cia y per­so­na­li­dad, po­drían ofre­cer un con­tras­te ge­ne­ra­cio­nal y cul­tu­ral fren­te a Trump. Y lue­go es­tán fi­gu­ras de gran im­pac­to me­diá­ti­co, co­mo el con­gre­sis­ta te­jano Be­to O’Rour­ke, un hombre ca­ris­má­ti­co quien, a pe­sar de su cor­ta ex­pe­rien­cia, se ha vuel­to el can­di­da­to so­ña­do pa­ra bue­na par­te del Par­ti­do De­mó­cra­ta, que an­he­la la com­pa­ra­ción en­tre Trump —can­sa­do, ave­jen­ta­do e iras­ci­ble— y un hombre jo­ven y mag­né­ti­co que re­cuer­da a Ba­rack Oba­ma o a lo que ha si­do Jus­tin Tru­deau en Ca­na­dá. De to­dos ellos, y muchos más, de­be­rá sa­lir el as­pi­ran­te de­mó­cra­ta a de­rro­tar a Trump.

La lec­tu­ra op­ti­mis­ta es que, con se­me­jan­te ali­nea­ción, el par­ti­do no de­be te­ner pro­ble­ma pa­ra ha­llar una fór­mu­la ga­na­do­ra en 2020. Se di­ce­fá­cil.Lo­cier­toes­queel­par­ti­do­deKen­nedy, Clin­ton y Oba­ma ha co­me­ti­do erro­res de cálcu­lo en el pasado in­me­dia­to. Ni Al Go­re ni John Kerry, por ejem­plo, pu­die­ron de­rro­tar a Geor­ge W. Bush, un can­di­da­to re­pu­bli­cano teó­ri­ca­men­te vul­ne­ra­ble (aun­que Go­re ga­nó el vo­to po­pu­lar y, de no ha­ber si­do por la in­ter­ven­ción de la Su­pre­ma Cor­te, pro­ba­ble­men­te ha­bría ga­na­do­lae­lec­ción­del2000e­nelCo­le­gioE­lec­to­ral tam­bién). En es­ta oca­sión, los de­mó­cra­tas en­fren­tan una dis­yun­ti­va de­li­ca­da. El fre­ne­sí na­ti­vis­ta de Trump ha ge­ne­ra­do tal re­pu­dio en­tre los de­mó­cra­tas que muchos creen que el an­tí­do­to es­tá en po­ner­le en­fren­te a un can­di­da­to igual­men­te com­ba­ti­vo, que in­clu­so tra­te de pe­lear­le en sus pro­pios tér­mi­nos. En otras pa­la­bras: pa­ra de­rro­tar a un hombre que ha ocu­pa­do un ex­tre­mo del es­pec­tro po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se hay que ele­gir a al­guien que pue­da ha­cer­se del otro ex­tre­mo, aun­que a ve­ces am­bos ex­tre­mos se to­quen. De ahí el atrac­ti­vo de la can­di­da­tu­ra de Ber­nie San­ders, en­tre otros.

El pro­ble­ma con es­te cálcu­lo es que de­ja va­can­te el cen­tro ideo­ló­gi­co y, con ello, aban­do­na a los vo­tan­tes in­de­pen­dien­tes, tan cla­ra­men­te huér­fa­nos en los años del trum­pis­mo, ade­más de los sec­to­res mo­de­ra­dos de am­bos par­ti­dos, que po­drían de­silu­sio­nar­se si la elec­ción se vuel­ve un za­fa­rran­cho. Quie­nes creen en la im­por­tan­cia de vol­ver a ocu­par el cen­tro ideo­ló­gi­co su­gie­ren que los de­mó­cra­tas de­ben no­mi­nar a al­guien co­mo Bi­den, ca­paz de de­fen­der el le­ga­do po­si­ti­vo de Oba­ma des­de la ex­pe­rien­cia de dé­ca­das en el go­bierno (Bi­den fue se­na­dor an­tes de ser vi­ce­pre­si­den­te). Otros ad­vier­ten que es me­jor com­ba­tir el fue­go con el fue­go y ga­ran­ti­zar, al me­nos, el en­tu­sias­mo ab­so­lu­to de la ba­se de­mó­cra­ta.

¿Qué ha­cer? Aun­que el re­cha­zo vis­ce­ral a Trump es com­pren­si­ble, la ira no es bue­na con­se­je­ra elec­to­ral. Es cla­ro que los de­mó­cra­tas re­cu­rri­rán a la in­dig­na­ción pa­ra en­tu­sias­mar al vo­tan­te, pe­ro no es lo mis­mo a no­mi­nar a un can­di­da­to que ha­ga del an­ti­trum­pis­mo la úni­ca ban­de­ra de la campaña. Tam­po­co es sen­sa­to su­po­ner que to­do el elec­to­ra­do es­ta­dou­ni­den­se ape­te­ce­rá la re­tó­ri­ca po­pu­lis­ta en 2020, de iz­quier­da o de de­re­cha: en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de no­viem­bre pasado, los de­mó­cra­tas ga­na­ron con un men­sa­je me­nos es­tri­den­te de lo que po­dría pa­re­cer. Si esa di­ná­mi­ca se man­tie­ne es­te año, los de­mó­cra­tas de­be­rán ele­gir a un can­di­da­to que apues­te por la vuel­ta a la cor­du­raan­tes­que­por­la­con­fron­ta­ción­co­nT­rump, quien se sien­te mu­cho más có­mo­do tre­pa­do en el cua­dri­lá­te­ro, pro­vo­can­do a sus ri­va­les en­tre es­cu­pi­ta­jos, an­tes que de­ba­tien­do con sus­tan­cia. Más allá de sus enor­mes de­fec­tos, Trump es maes­tro del in­sul­to y la in­ti­mi­da­ción. Ju­gar con­tra él en esa can­cha y con esas re­glas se an­to­ja sui­ci­da. Fren­te a la ofer­ta del ener­gú­meno, Los de­mó­cra­tas ha­rían bien en pro­cu­rar de­cen­cia, mo­de­ra­ción e in­te­li­gen­cia. Si lo ha­cen, Trump que­da­rá en el ba­su­re­ro de la his­to­ria. Si ce­den a la rabia y al enojo, per­de­rán. Y el mun­do no pue­de dar­se ese lu­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.