Lec­cio­nes de las ven­ci­das

El Universal - - OPINIÓN - Por MAU­RI­CIO ME­RINO In­ves­ti­ga­dor del CIDE

Pri­me­ra lec­ción: Pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción hay que ir a las cau­sas y no só­lo cas­ti­gar los efec­tos. Por di­fí­cil que sea, es pre­ci­so erra­di­car las fuen­tes de los ne­go­cios que se ha­cen con los re­cur­sos de la na­ción. De na­da sir­ve pes­car “pe­ces gor­dos” mien­tras las aguas en las que na­dan per­ma­ne­cen in­tac­tas. En es­te sen­ti­do, las de­ci­sio­nes to­ma­das por el presidente An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en con­tra del ro­bo de com­bus­ti­bles me­re­cen to­do nues­tro res­pal­do.

Se­gun­da lec­ción: La co­rrup­ción se ori­gi­na en la captura de los es­pa­cios, los pues­tos, las de­ci­sio­nes y los re­cur­sos pú­bli­cos. Quie­nes in­sis­ten en que la co­rrup­ción es si­nó­ni­mo de la im­pu­ni­dad con­fun­den la en­tra­da con la sa­li­da: por su­pues­to que de­be cas­ti­gar­se a quie­nes co­me­ten de­li­tos, pe­ro lo fun­da­men­tal es evi­tar que los co­rrup­tos se adue­ñen de los di­ne­ros y los me­dios de la na­ción. En dos pa­la­bras: la co­rrup­ción es captura y es im­pe­ra­ti­vo di­se­ñar una política de Es­ta­do pa­ra li­be­rar a México de sus se­cues­tra­do­res. Es­to es, de quie­nes ocu­pan los car­gos pú­bli­cos pa­ra ha­cer ne­go­cios. La ba­ta­lla que ha em­pren­di­do el presidente de la Re­pú­bli­ca apun­ta en esa di­rec­ción y es dig­na de aplau­so, pe­ro de­be ahon­dar­se y sos­te­ner­se a lo lar­go del tiem­po. Que na­die, na­die —ni ti­rios ni tro­ya­nos— vuel­va a apro­piar­se de lo que es de to­dos.

Ter­ce­ra lec­ción: La co­rrup­ción su­ce­de ca­si siem­pre en re­des. En ellas hay ser­vi­do­res pú­bli­cos que pro­mue­ven, ce­den o se so­me­ten a los ne­go­cios com­par­ti­dos con quie­nes ope­ran des­de fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes. Es­to ha si­do cier­to pa­ra la in­dig­nan­te captura de la dis­tri­bu­ción de los com­bus­ti­bles y si­gue sién­do­lo pa­ra la asig­na­ción de con­tra­tos de obras pú­bli­cas, la compra de me­di­ca­men­tos y con­su­mi­bles de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, el otor­ga­mien­to de li­cen­cias, la apro­ba­ción de pro­yec­tos, et­cé­te­ra. Erra­di­car la co­rrup­ción no equi­va­le so­la­men­te a cas­ti­gar a quie­nes en­ca­be­zan o par­ti­ci­pan en esas re­des, sino a des­mon­tar­las des­de el ori­gen. Rom­per los es­la­bo­nes de esas ca­de­nas re­cla­ma in­te­li­gen­cia ins­ti­tu­cio­nal: sa­ber dón­de na­cen, por dón­de pa­san y dón­de ter­mi­nan, pa­ra cor­tar­las de ta­jo. Tras las de­ci­sio­nes to­ma­das en es­tos días, el go­bierno de México de­be se­guir ade­lan­te pa­ra con­ju­rar el ries­go de que esas re­des vuel­van a cometer el mis­mo de­li­to y avan­zar en la can­ce­la­ción pau­la­ti­na de to­das las de­más.

Cuar­ta lec­ción: Com­ba­tir la co­rrup­ción re­cla­ma la ma­yor trans­pa­ren­cia, pa­ra que to­do el mun­do com­pren­da cuál es la cau­sa y cuál es la con­se­cuen­cia. No hay ba­ta­lla que no ten­ga cos­tos y por eso es ne­ce­sa­rio contar con so­li­da­ri­dad y el res­pal­do de la ma­yo­ría. Si el presidente Ló­pez Obra­dor no es­tu­vie­ra in­for­man­do de ca­da pa­so en es­ta ba­ta­lla en con­tra de los de­pre­da­do­res de Pemex, ha­bría me­nos po­si­bi­li­da­des de éxi­to. Los ru­mo­res y las tram­pas ar­ti­cu­la­das por los co­rrup­tos sue­len ser muy efi­ca­ces pa­ra so­me­ter al Es­ta­do, pe­ro no son el Es­ta­do. Re­sul­ta fun­da­men­tal en­ten­der que la trans­pa­ren­cia no equi­va­le al com­ba­te a la co­rrup­ción, pe­ro es una de sus ar­mas más po­de­ro­sas.

Quin­ta lec­ción: El com­ba­te a la co­rrup­ción, bien en­ten­di­do, re­cla­ma mu­cha efi­ca­cia ad­mi­nis­tra­ti­va pa­ra dis­mi­nuir los cos­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les de ca­da una de las de­ci­sio­nes to­ma­das. Una vez pues­ta en mar­cha la es­tra­te­gia de re­cu­pe­ra­ción de los es­pa­cios cap­tu­ra­dos por las re­des de co­rrup­ción, es pre­ci­so que el go­bierno ofrez­ca ga­ran­tías de con­ti­nui­dad y me­jo­ra en la ope­ra­ción co­ti­dia­na de los bie­nes y los ser­vi­cios que ofre­ce. En es­te ca­so, la ba­ta­lla em­pren­di­da con­tra el ro­bo de com­bus­ti­bles ha te­ni­do el evidente e in­dis­cu­ti­ble de­fec­to de la in­efi­ca­cia en el abas­to de ga­so­li­nas. Pe­ro na­die de­be con­fun­dir la gim­na­sia con la mag­ne­sia.

Sex­ta lec­ción: Can­ce­la­da la fuen­te de los ne­go­cios, hay que cas­ti­gar a quie­nes for­man par­te de las re­des de co­rrup­ción. Nunca al re­vés. Pe­ro esa ta­rea to­da­vía es­tá por ve­nir. Que así sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.