Aus­te­ri­dad y de­re­chos ad­qui­ri­dos

El Universal - - OPINIÓN - Por BE­NI­TO NA­CIF Con­se­je­ro elec­to­ral del INE

Cuan­do el presidente Ló­pez Obra­dor y su equi­po to­ma­ron la de­ci­sión de can­ce­lar la cons­truc­ción del nue­vo ae­ro­puer­to de T ex co­co—el pro­yec­to de in­ver­sión más gran­de del go­bierno an­te­rior —, se to­pa­ron de fren­te con el pro­ble­ma­de los de­re­chos ad­qui­ri­dos. Des­de el ini­cio del pro­yec­to, el go­bierno del presidente Peña Nie­to ha­bía rea­li­za­do una se­rie de ac­tos ge­ne­ra­do­res de de­re­chos y obli­ga­cio­nes que eran le­gal­men­te exi­gi­bles. El ca­so más co­no­ci­do es el de los con­tra­tos con los te­ne­do­res de bo­nos. El nue­vo go­bierno tu­vo que ha­cer una re­com­pra de bo­nos en los mer­ca­dos se­cun­da­rios y re­ne­go­ciar los tér­mi­nos de los con­tra­tos ori­gi­na­les, con el fin de evi­tar las con­se­cuen­cias le­ga­les y fi­nan­cie­ras de caer en un in­cum­pli­mien­to. A otros con­tra­tis­tas ha ofre­ci­do in­dem­ni­zar­los.

En el ca­so de los ser­vi­do­res pú­bli­cos de man­do, la lla­ma­da “bu­ro­cra­cia do­ra­da”, la política del nue­vo go­bierno ha si­do muy dis­tin­ta. Con la ex­cep­ción del Po­der Ju­di­cial, el Pre­su­pues­to de Egre­sos de la Fe­de­ra­ción 2019 (PEF 2019) apro­ba­do por la Cá­ma­ra de Dipu­tados in­clu­yó al­gu­nos cam­bios ra­di­ca­les a sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les, que van des­de la re­duc­ción de sa­la­rios has­ta la can­ce­la­ción de pres­ta­cio­nes, co­mo los se­gu­ros de gas­tos mé­di­cos ma­yo­res o de se­pa­ra­ción in­di­vi­dua­li­za­da (un fon­do de aho­rro que se com­po­ne de apor­ta­cio­nes tan­to del ser­vi­dor pú­bli­co co­mo de la ins­ti­tu­ción que lo em­plea). Las me­di­das, to­ma­das en nom­bre de la aus­te­ri­dad, afec­tan de for­ma tan pal­pa­ble lo que has­ta aho­ra se ha con­si­de­ra­do co­mo de­re­chos ad­qui­ri­dos, que pa­re­cen te­ner co­mo pos­da­ta: “nos ve­mos en los juz­ga­dos”. Por ello, a na­die de­be sor­pren­der que a la apro­ba­ción del PEF 2019 si­ga una llu­via de am­pa­ros y jui­cios la­bo­ra­les.

Uno de los asun­tos que es­tá en jue­go en es­tos li­ti­gios es el al­can­ce de la ga­ran­tía cons­ti­tu­cio­nal de irre­tro­ac­ti­vi­dad de las le­yes. Di­cha ga­ran­tía, con­sa­gra­da en el ar­tícu­lo 14 de la Car­ta Mag­na, es­ta­ble­ce que: “A nin­gu­na ley se da­rá efec­to re­tro­ac­ti­vo en per­jui­cio de per­so­na al­gu­na”. Pro­te­ge a las per­so­nas de ac­tos le­gis­la­ti­vos (nue­vas le­yes) y de su aplicación por par­te de au­to­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas o ju­ris­dic­cio­na­les, cuan­do afec­tan de­re­chos y obli­ga­cio­nes que se ad­qui­rie­ron ba­jo el im­pe­rio de una ley an­te­rior. La irre­tro­ac­ti­vi­dad de las le­yes im­pi­de al le­gis­la­dor des­truir o al­te­rar re­la­cio­nes ju­rí­di­cas ya es­ta­ble­ci­das me­dian­te la emi­sión de nue­vas le­yes; li­mi­ta su au­to­ri­dad a fu­tu­ro y le obli­ga a de­jar el pasado in­tac­to.

Al bus­car el es­ta­ble­ci­mien­to de un nue­vo mo­de­lo de re­la­cio­nes la­bo­ra­les con ser­vi­do­res pú­bli­cos me­dian­te la apro­ba­ción del PEF 2019, la Cá­ma­ra de Dipu­tados de­ci­dió ig­no­rar las res­tric­cio­nes a su au­to­ri­dad que la ga­ran­tía cons­ti­tu­cio­nal de irre­tro­ac­ti­vi­dad im­po­ne. En lu­gar de crear un ré­gi­men de tran­si­ción que res­pe­ta­ra si­tua­cio­nes ju­rí­di­cas con­so­li­da­das, op­tó por una in­ter­pre­ta­ción des con­tex­tua­li­za­da del prin­ci­pio de anua­li­dad del pre­su­pues­to que le per­mi­te de­sen­ten­der­se de obli­ga­cio­nes he­re­da­das del pasado. Li­mi­tó la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca de los ser­vi­do­res pú­bli­cos a la vi­gen­cia del pre­su­pues­to.

Sin em­bar­go, la Cá­ma­ra de Dipu­tados no pue­de es­tar por en­ci­ma de la Cons­ti­tu­ción, por más po­pu­la­res que sean sus me­di­das. La aus­te­ri­dad den­tro de la ley es una cau­sa no­ble, fue­ra de ella es si­nó­ni­mo de ar­bi­tra­rie­dad. Sin la de­bi­da pro­tec­ción a los de­re­chos ad­qui­ri­dos, no pue­de ha­ber cer­te­za ni es­ta­bi­li­dad en las re­la­cio­nes ju­rí­di­cas.

Co­mo di­ría Ben­ja­min Cons­tant, la aplicación re­tro­ac­ti­va de las le­yes es un atentado con­tra to­do or­den ju­rí­di­co por­que so­ca­va las con­di­cio­nes pa­ra su obe­dien­cia. Po­ne en ries­go la cre­di­bi­li­dad de la ley mis­ma co­mo ins­tru­men­to de cam­bio so­cial al traicionar la con­fian­za que en ella de­po­si­ta­mos quie­nes es­ta­mos obli­ga­dos a obe­de­cer­la. Por ello, con­clu­ye el ju­ris­ta fran­cés Louis Jos­se­rand, “las si­tua­cio­nes es­ta­ble­ci­das, los ac­tos rea­li­za­dos ba­jo su pro­tec­ción de­ben per­ma­ne­cer in­tac­tos, ocu­rra lo que ocu­rra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.