Una óp­ti­ca de se­gu­ri­dad na­cio­nal

El Universal - - OPINIÓN - Por LEO­NAR­DO CURZIO Ana­lis­ta po­lí­ti­co. @leo­nar­do­cur­zio

La cri­sis de abas­to de ga­so­li­na sa­ca el país del lar­go ci­clo elec­to­ral en el que to­do te­ma era vis­to, no en sus mé­ri­tos y su com­ple­ji­dad, sino co­mo le con­ve­nía a un gru­po po­lí­ti­co y a un elec­to­ra­do que se ha de­ja­do mi­mar au­di­ti­va­men­te, una so­cie­dad pre­dis­pues­ta a es­cu­char res­pues­tas fá­ci­les y en­can­ta­do­ras. En campaña se ha­bla­ba de am­nis­tías, abra­zos y aten­der con ge­ne­ro­si­dad la re­con­ci­lia­ción. El dis­cur­so fue po­ten­te y arra­sa­dor, y un país con áni­mo de es­cu­char res­pues­tas con­tun­den­tes y li­nea­les a problemas com­ple­jos re­ci­bía con de­lei­te las es­ti­mu­lan­tes fra­ses y a quie­nes ga­na­ron las elec­cio­nes. Al mis­mo tiem­po era re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo ha­cer le­ña de árboles caí­dos que es en lo que se con­vir­tie­ron los go­bier­nos de es­te si­glo. Hoy mu­cho se jus­ti­fi­ca por­que los go­bier­nos an­te­rio­res no lo hi­cie­ron y eso da al go­bierno ac­tual una fuer­za enor­me, pe­ro al mis­mo tiem­po le con­fie­re un im­pos­ter­ga­ble deber: aten­der de for­ma di­li­gen­te la agen­da na­cio­nal y de ma­ne­ra pre­pon­de­ran­te la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

El com­ba­te a las ma­fias que ro­ban y co­mer­cia­li­zan com­bus­ti­ble ha si­do ele­gi­da co­mo la pri­me­ra de las op­cio­nes pre­si­den­cia­les. Yo creo que la de­ci­sión es co­rrec­ta. Un go­bierno no pue­de ver có­mo en sus pro­pias na­ri­ces lo de­san­gran. De­be usar to­dos los me­dios a su al­can­ce, in­clu­so pe­dir el apo­yo de la po­bla­ción, pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo y creo que la po­bla­ción de­be apo­yar a su go­bierno. Tra­tar un te­ma con la eti­que­ta de se­gu­ri­dad na­cio­nal de­be in­cen­ti­var a la uni­dad y por lo tan­to se de­be re­nun­ciar a par­ti­di­zar­lo (el te­ma supera las di­fe­ren­cias par­ti­dis­tas) o usar­lo pa­ra li­brar anémi­cas dispu­tas con ana­lis­tas y crí­ti­cos. El go­bierno es­tá por en­ci­ma, de­fen­dien­do el in­te­rés na­cio­nal y al for­mu­lar un ob­je­ti­vo de se­gu­ri­dad na­cio­nal (en bue­na ló­gi­ca) cons­tru­ye una na­rra­ti­va su­fi­cien­te­men­te en­glo­ba­do­ra pa­ra po­der con­se­guir el apo­yo más am­plio y no es­tar de­ba­tien­do el te­ma co­mo si fue­ra cual­quier otro ob­je­ti­vo.

En otras pa­la­bras, de­be ar­ti­cu­lar un dis­cur­so po­lí­ti­co acor­de con la gra­ve­dad del asun­to y no tra­tar de im­pro­vi­sar o ge­ne­rar cor­ti­nas de hu­mo. De­be ex­pli­car­se apro­pia­da­men­te (a tra­vés de vo­ce­ros es­pe­cia­li­za­dos) en to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción el al­can­ce de la es­tra­te­gia pa­ra que pue­dan a su vez los me­dios ex­pli­car­les a sus oyen­tes y no con­je­tu­rar o es­pe­cu­lar. En una cri­sis los va­cíos in­for­ma­ti­vos son ve­neno. Y de pa­so es­te go­bierno de­be­ría fre­nar sus ben­di­tas re­des so­cia­les pa­ra que en vez de po­la­ri­zar, ge­ne­ren apo­yo al presidente y su es­tra­te­gia (que al­guien les di­ga que se acabó la campaña). Si es un asun­to de se­gu­ri­dad na­cio­nal y con­si­de­ro que es el ca­so, to­dos de­be­mos apo­yar el presidente y su go­bierno que en es­te ca­so no es­tá tra­tan­do de ob­te­ner ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos me­no­res pa­ra sa­tis­fa­cer su ego o tra­tar de tomar ven­ta­ja en otros te­mas, sino aten­dien­do una emer­gen­cia.

Me pa­re­ce cla­ro que el principal enemi­go del go­bierno (y el de to­dos) son aho­ra quie­nes per­fo­ra­ron el duc­to que co­nec­ta Tux­pan con la Ciu­dad de México y lo hi­cie­ron dos ve­ces se­gún nos ha in­for­ma­do el mis­mo Presidente. Es­to no es una polémica política, es un desafío abier­to (cri­mi­nal y si me apu­ran te­rro­ris­ta) a su go­bierno, a su au­to­ri­dad y a su ca­pa­ci­dad de im­po­ner el or­den. A mi jui­cio se de­be res­pon­der en con­se­cuen­cia con uni­dad y vi­gor.

Ade­más con­si­de­ro que si el com­ba­te al hua­chi­col se ha da­do a tra­vés del cie­rre de duc­tos, de­be­ría com­ple­men­tar­se con un tra­ba­jo de in­te­li­gen­cia fi­nan­cie­ra. Yo creo que las gasolineras en es­te país han si­do una fuen­te te­rri­ble de ex­plo­ta­ción (no pa­gan suel­dos), de fal­ta de in­te­gri­dad (no des­pa­chan li­tros com­ple­tos) y de con­vi­ven­cia con la eco­no­mía cri­mi­nal (por­que mu­chas com­pran y venden ga­so­li­na ro­ba­da). Me per­mi­to su­ge­rir que con la fuer­za política del go­bierno y su de­ci­sión de en­fren­tar el pro­ble­ma im­pon­ga me­ca­nis­mos dra­co­nia­nos pa­ra que en los “mer­ca­dos le­ga­les” se in­hi­ba la ven­ta de com­bus­ti­ble ro­ba­do. Si ata­cas los pun­tos de ven­ta del com­bus­ti­ble ro­ba­do, igual que su­ce­de con el con­tra­ban­do, los productos pi­ra­tas, los au­tos ro­ba­dos, co­mo de­be­rían ha­cer­lo con los ce­lu­la­res tam­bién, el ne­go­cio cri­mi­nal pue­de re­du­cir­se y pa­ra el Es­ta­do es más fá­cil en­fren­tar gru­pos eco­nó­mi­ca­men­te dis­mi­nui­dos.

Me pa­re­ce, en su­ma, que el país de­be aban­do­nar el mo­do elec­to­ral y en­fo­car es­ta cri­sis con la óp­ti­ca de se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.