Des­pi­den co­mo rey a El Prín­ci­pe

Su pue­blo, unas 35 mil per­so­nas, ho­me­na­je­ron a Jo­sé Jo­sé en Bellas Artes, Cla­ve­ría, La Ba­sí­li­ca y las ca­lles. Anel, Jo­sé Joel y Mary­sol se­pul­ta­ron la mi­tad de sus ce­ni­zas.

El Universal - - PORTADA -

Mi­les de per­so­nas ho­me­na­jea­ron a Jo­sé Jo­sé des­de la lle­ga­da de sus ce­ni­zas a Mé­xi­co. El re­co­rri­do com­pren­dió Bellas Artes, la Ba­sí­li­ca, Cla­ve­ría y el Pan­teón Fran­cés.

El Prín­ci­pe es­tá en su pa­tria, la que lo vio na­cer y que aho­ra lo res­guar­da, le­jos del caos, al la­do de su ma­dre en el Pan­teón Fran­cés. Sí, una par­te de Jo­sé Jo­sé por fin re­po­sa. Do­ce días de es­pe­ra, un vue­lo de Mia­mi a Mé­xi­co, un ho­me­na­je en ca­da ciu­dad y una pe­re­gri­na­ción, to­do pa­ra des­pe­dir al Prín­ci­pe co­mo un rey.

La sa­la Sig­na­tu­re Flight Su­port (pa­ra vue­los pri­va­dos) en ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Mia­mi, es­tá lleno a las 4:30 de la ma­ña­na. El Boeing 737-800NG, per­te­ne­cien­te al Es­cua­drón aé­reo 502 de la Fuer­za Aé­rea Me­xi­ca­na (FAM) que el go­bierno del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en­vió a Mia­mi, tras­la­dó las ce­ni­zas del in­tér­pre­te me­xi­cano co­lo­ca­das en un fé­re­tro de oro, jun­to con sus dos hi­jos Mary­sol y Jo­sé Joel. La pren­sa na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal fue in­vi­ta­da y EL UNI­VER­SAL tam­bién.

Tres ho­ras des­pués, Jo­sé Jo­sé to­ca sue­lo me­xi­cano; una ca­rro­za de mo­de­lo an­ti­guo lo es­pe­ra­ba. Su hi­jo Jo­sé Joel pro­nun­cia un agra­de­ci­mien­to por el apo­yo re­ci­bi­do del Pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. Mary­sol tam­bién tu­vo pa­la­bras. “He­mos traí­do al co­ra­zón de nues­tro ado­ra­do

Prín­ci­pe de la can­ción, de mi pa­pá, ya es­tá en su pa­tria”.

Rum­bo a Bellas Artes, los me­xi­ca­nos de­mues­tran el gran amor a su ído­lo. Mu­je­res hom­bres, jó­ve­nes, adul­tos, an­cia­nos, a pie, en au­to, gri­tan po­rras al gi­gan­te del amor, se de­tie­nen a ver­lo pa­sar, to­can los clá­xo­nes, can­tan sus can­cio­nes y las po­nen a to­do vo­lu­men. Es el pa­so de un au­tén­ti­co prín­ci­pe que es des­pe­di­do por sus ad­mi­ra­do­res.

Con la mis­ma emo­ción, gri­tos de ale­gría, aplau­sos, po­rras y uno que otro llan­to son re­ci­bi­dos en el Pa­la­cio de Bellas Artes los res­tos de Jo­sé Jo­sé

“Lle­gué des­de las 7:00 de la ma­ña­na”, co­men­ta una se­ño­ra que por­ta una fo­to­gra­fía de su ído­lo.

La fi­la da tres vuel­tas a lo lar­go de un cos­ta­do del Pa­la­cio, el am­bien­te es­tá lleno de fies­ta, los asis­ten­tes can­tan “Cie­li­to lin­do” a to­do pul­món. Las po­rras pa­ra Jo­sé Jo­sé no se ha­cen es­pe­rar, siem­pre se es­cu­chan aplau­sos.

“Jo­sé Jo­sé me re­cuer­da mu­cho a mi es­po­so que ya tam­po­co es­tá con no­so­tros”, di­ce una mu­jer.

“Tu pue­blo te es­ta­ba es­pe­ran­do”, gri­ta una chi­ca.

El am­bien­te co­mien­za a lle­nar­se con un te­nue olor a flo­res que por­tan las per­so­nas con el fin de de­jar­le una ro­sa blan­ca al la­do de los res­tos de don Jo­sé.

“Sa­ri­ta” Sosa se ga­na el tí­tu­lo de “vi­lla­na de Mé­xi­co”, los pre­sen­tes di­ri­gen in­sul­tos a la hi­ja me­nor de Jo­sé Jo­sé, gri­tan que no se le ocu­rra pi­sar tie­rras me­xi­ca­nas, ade­más de de­di­car po­rras ofen­si­vas por la cre­ma­ción de los res­tos del in­tér­pre­te de “Vol­cán” y por “la fal­ta de éti­ca y ca­ri­ño que de­mos­tró ha­cia el pue­blo de su pa­dre, ha­cia to­do Mé­xi­co”, men­cio­na un jo­ven.

Las ca­lles ale­da­ñas se cie­rran, to­dos co­rren a Eje Cen­tral, los po­li­cías co­mien­zan a pe­lear con los asis­ten­tes, Jo­sé Jo­sé es­tá cer­ca del Pa­la­cio, el cor­te­jo fú­ne­bre apa­re­ce mien­tras la gante aplau­de. “Fue­ra Sa­ra, te odia­mos” y “Sí se pu­do” son los gri­tos que acom­pa­ñan la lle­ga­da del in­tér­pre­te de “Si me de­jas aho­ra” al Pa­la­cio de Bellas Artes.

Aden­tro, mon­tan guar­dia los hi­jos ma­yo­res del in­tér­pre­te, jun­to con su ma­dre Anel.

Va­rias per­so­nas que pa­sa­ban fren­te a ellos les ex­pre­sa­ban su apre­cio con se­ñas y gri­tos. Una mu­jer les lan­za un be­so. “¡Es­ta­mos con us­te­des!”, ex­ca­la­ma otra. El pú­bli­co aplau­de y vi­to­rea a su as­tro mien­tras ca­mi­na fren­te a los res­tos du­ran­te tres ho­ras.

Tam­bién mon­tan guar­dia la al­cal­de­sa ca­pi­ta­li­na Clau­dia Shein­baum, la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra de la ciu­dad, Ale­jan­dra Fraus­to, y el mú­si­co Ro­ber­to Can­to­ral Jr., cu­yo pa­dre com­pu­so “El tris­te”, una de las más fa­mo­sas y po­pu­la­res can­cio­nes de Jo­sé Jo­sé.

Afue­ra si­gue la emo­ción y la tris­te­za. “Só­lo yo se­gui­ré sien­do tu­yo”, se lee en un le­tre­ro, co­mo la can­ción de Jo­sé Jo­sé que le de­di­ca a su es­po­so Ma­ría Jua­na Her­nán­dez, em­pre­sa­ria de 62 años.

Los ven­de­do­res tam­bién ha­cen lo su­yo. Pla­ye­ras a 100 pe­sos, pa­ño­le­tas y fo­to­gra­fías del Prín­ci­pe de

la can­ción a 10, dis­cos MP3 a 20, aguas a un cos­to si­mi­lar y pa­le­tas pa­ra aguan­tar los más de 20 gra­dos cen­tí­gra­dos, a 15.

El tiem­po apre­mia, pa­san de las 13:00 ho­ras, el fé­re­tro es re­ti­ra­do. la fi­la se agi­li­za y al­gu­nos co­rren, pe­ro ya no al­can­zan. Es­pe­ran una ho­ra más con la es­pe­ran­za de ver­lo. De­ma­sia­do tar­de. “Qué im­por­ta si ya no es­tá, la idea es dar­le su adiós co­mo sea”, ex­pre­sa Ro­sa Cruz, una mu­jer de 65 años.

Cien­tos de per­so­nas co­rren afue­ra a ver por úl­ti­ma vez la ca­rro­za que lle­va los res­tos del ar­tis­ta que cir­cu­la so­bre Eje Cen­tral y ave­ni­da Hi­dal­go. Le lan­zan ro­sas.

La ca­rro­za lle­ga a la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe. El re­loj mo­nu­men­tal de la Pla­za Ma­ria­na to­ca la mú­si­ca de “El tris­te”. Sus hi­jos lo acom­pa­ñan en to­do mo­men­to.

Mon­se­ñor Gus­ta­vo Mo­reno, ca

nó­ni­go de la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe, ce­le­bra la mi­sa, la gen­te to­ma fo­tos, mon­se­ñor Mo­reno pi­de por el des­can­so del al­ma del can­tan­te, Jo­sé Joel es­tre­cha du­ran­te la co­mu­nión la mano de los que se le acercan. To­ca la es­tu­dian­ti­na de la Uni­ver­si­dad La Sa­lle (“Amar y que­rer”), Mary­sol in­ter­pre­ta la ala­ban­za “Ca­ra a ca­ra”. Es­tá con­mo­vi­da.

En­tre aplau­sos y gri­tos de “sí se pu­do”, Jo­sé Jo­sé vuel­ve a la ca­rro­za. Si­guien­te des­tino: el Par­que de la Chi­na.

La co­lo­nia Cla­ve­ría, que vio cre­cer a Jo­sé Ró­mu­lo Sosa, se des­bor­da por su Prín­ci­pe, quien ya tie­ne su es­ta­tua ahí. La fa­mi­lia de Jo­sé Jo­sé vuel­ve a agra­de­cer y le can­ta a su pa­dre “Ya lo pa­sa­do pa­sa­do”.

Jo­sé Jo­sé por fin se di­ri­ge a su lu­gar de des­can­so fi­nal. Ahí re­po­sa su ma­dre, Mar­ga­ri­ta Ortiz y con ella es­ta­rá, di­ce su fa­mi­lia, tal co­mo fue su vo­lu­tad.

En me­dio del tu­mul­to y en una mar­cha len­ta, el ataúd do­ra­do lle­ga al pan­teón. Cien­tos de fans y cu­rio­sos aplau­den, lan­zan ro­sas blan­cas y se acercan ca­si has­ta la fo­sa. “El tris­te” se es­cu­cha, to­dos se la sa­ben, to­dos llo­ran y dan el pé­sa­me a la fa­mi­lia, a la mi­tad, por­que la otra mi­tad se que­dó en Mia­mi: Sa­ra es­po­sa y Sa­ra hi­ja.

Nue­ve ho­ras des­pués de pi­sar Mé­xi­co, Jo­sé Jo­sé, quien mu­rió el 28 de sep­tiem­bre a los 71 años, des­can­sa en su país. Al fin y al ca­bo ya lo pa­sa­do. pa­sa­do... Re­por­te­ros: Max Aub, Janet Mé­ri­da, Elizabeth Es­co­bar, Cé­sar Huer­ta, Sughey Ba­ños, Ri­car­do Díaz Fo­tó­gra­fos: Ger­mán Es­pi­no­sa, Car­los Me­jía, Iván Step­hens, Be­re­ni­ce Fre­go­so, Die­go Si­món

Mi­les de fe­li­gre­ses y se­gui­do­res de Jo­sé Jo­sé es­cu­cha­ron la mi­sa en ho­nor al Prín­ci­pe de la can­ción.

Las per­so­nas en la Ba­sí­li­ca es­pe­ra­ron al Prín­ci­pe can­tan­do sus te­mas.

La fi­la dio tres vuel­tas a lo lar­go de un cos­ta­do del Pa­la­cio de Bellas Artes.

Con emo­ción, gri­tos y aplau­sos fue re­ci­bi­do el ído­lo en Bellas Artes.

Anel y sus hi­jos fue­ron los pri­me­ros en mon­tar una guar­dia de ho­nor.

Las ce­ni­zas fue­ron co­lo­ca­das en el ves­tí­bu­lo del Pa­la­cio.

Mary­sol y Jo­sé Joel lle­ga­ron de Mia­mi por la ma­ña­na.

Los res­tos lle­ga­ron en un avión de la Fuer­za Aé­rea Me­xi­ca­na.

El avión con los res­tos des­pe­gó a las 5:14, ho­ra de Mia­mi.

El Pa­la­cio de Bellas Artes fue aba­rro­ta­do tras el arri­bo de la ca­rro­za; las ca­lles ale­da­ñas al Eje Cen­tral fue­ron ce­rra­das a la cir­cu­la­ción por el tu­mul­to que es­pe­ra­ba al can­tan­te.

Se cal­cu­la que unas 5 mil per­so­nas acom­pa­ña­ron a los res­tos del can­tan­te, en Cla­ve­ría.

En la co­lo­nia don­de na­ció, la fa­mi­lia del can­tan­te re­ci­bió mues­tras de apo­yo.

Jo­sé Jo­sé fue se­pul­ta­do jun­to a los res­tos de su ma­dre.

Al pan­teón só­lo in­gre­sa­ron fa­mi­lia y me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.