LE­BA­RÓN ”¡Jus­ti­cia, jus­ti­cia!”

• Co­mu­ni­dad Le­Ba­rón se­pul­ta a 8 de sus fa­mi­lia­res • De­nun­cian com­pli­ci­dad de au­to­ri­da­des lo­ca­les

El Universal - - PORTADA - Tex­to: IBETH MANCINAS Fo­to: CH­RIS­TIAN TO­RRES En­via­dos

En­tre una pro­fun­da tris­te­za, lla­ma­dos a la for­ta­le­za y exi­gen­cia por jus­ti­cia, la co­mu­ni­dad Le­Ba­rón des­pi­dió ayer en La Mo­ri­ta, So­no­ra, a Dow­na, Rho­ni­ta y seis de sus hi­jos, ase­si­na­dos el lu­nes du­ran­te un ataque de un gru­po ar­ma­do.

Ken­neth Mi­ller, sue­gro de Rho­ni­ta, pi­dió por que “lle­gue la jus­ti­cia a los que no tie­nen voz”. Por su par­te, Ju­lián Le­Ba­rón di­jo a la prensa: “No creo que las au­to­ri­da­des [me­xi­ca­nas] pue­dan ha­cer jus­ti­cia”.

La Mo­ri­ta.— Des­de ha­ce más de una dé­ca­da, la co­mu­ni­dad Le­Ba­rón ha en­fren­ta­do la pér­di­da vio­len­ta de sus miem­bros, des­de en­ton­ces, la re­si­lien­cia ha si­do su úni­ca al­ter­na­ti­va.

Ayer asistieron a dos fu­ne­ra­les en los que es­tu­vie­ron pre­sen­tes más de 700 per­so­nas lle­ga­das de va­rias par­tes de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­yen­do a ve­ci­nos de Ba­vis­pe, San Mi­gue­li­to y has­ta la go­ber­na­do­ra de So­no­ra, Claudia Pa­vlo­vich, quien arri­bó en he­li­cóp­te­ro.

En un jar­dín cui­da­do con de­ta­lle y ro­dea­do de gra­na­dos, los pa­rien­tes más cer­ca­nos evo­ca­ron los re­cuer­dos más di­ver­ti­dos de Dow­na y sus hi­jos, in­clu­so pro­vo­can­do la ri­sa de los pre­sen­tes, aun­que al fi­nal de ca­da par­ti­ci­pa­ción fue­ran inevi­ta­bles las lá­gri­mas.

En una ple­ga­ria de do­lor y agra­de­ci­mien­to, el es­po­so de Dow­na dio gra­cias por sus hi­jos que so­bre­vi­vie­ron y des­pi­dió a sus se­res ama­dos: “Guar­da­re­mos sus re­cuer­dos en nues­tra men­te y en nues­tro co­ra­zón”, fi­na­li­zó, pa­ra des­pués abra­zar a sus hi­jos y con­tem­plar la par­ti­da de los tres ataú­des que eran lle­va­dos al pan­teón en vehícu­los con pla­cas de Chihuahua y Te­xas.

Una pe­que­ña en mu­le­tas, con una he­ri­da en la pier­na de­re­cha, y otra me­nor con una ven­da en el bra­zo, dos de las so­bre­vi­vien­tes de la ma­sa­cre, subie­ron a los vehícu­los pa­ra acom­pa­ñar a su ma­dre y her­ma­nos a su úl­ti­ma mo­ra­da.

Mi­nu­tos más tar­de ini­ció el fu­ne­ral de Rho­ni­ta y sus cua­tro ni­ños, quie­nes mu­rie­ron acri­bi­lla­dos y cal­ci­na­dos en uno de los vehícu­los.

Al fren­te del jar­dín co­lo­ca­ron tres ataú­des, Rho­ni­ta y sus ge­me­los de ocho me­ses que­da­ron en la mis­ma ca­ja; las otras dos eran ocu­pa­das por los ni­ños más gran­des.

“Ami­gos, her­ma­nos y pa­rien­tes, su pre­sen­cia hoy aquí es muy sig­ni­fi­ca­ti­va, quie­ro pe­dir­les, en nom­bre de Rho­ni­ta, que que­de­mos fir­mes an­te es­ta tra­ge­dia”, di­jo Adrián Le­Ba­rón, pa­dre y abue­lo de las víc­ti­mas, quien tam­bién lla­mó a los pre­sen­tes a ayu­dar a bus­car res­pues­tas de lo ocu­rri­do: “En­cuen­tren las res­pues­tas a es­ta tra­ge­dia por el bien de es­tos ni­ños”.

La fa­mi­lia de Rho­ni­ta lla­mó a que la bre­cha don­de ocu­rrió la ma­sa­cre se con­vier­ta en un ca­mino se­gu­ro pa­ra to­dos los que de­ci­dan cru­zar, y des­ta­có que no só­lo la vi­da de la co­mu­ni­dad Le­Ba­rón de­be es­tar pro­te­gi­da, sino la de to­dos.

“Me gus­ta­ría que les lle­gue la jus­ti­cia a los que no tie­nen voz, a las mu­je­res que no pue­den en­con­trar a sus ma­ri­dos”, di­jo Ken­neth Mi­ller, quien fue sue­gro de Rho­ni­ta.

“Las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas no ha­rán jus­ti­cia”. Ju­lián Le­Ba­rón, ac­ti­vis­ta so­cial, acu­só com­pli­ci­dad por ac­ción y omi­sión a los tres ór­de­nes de go­bierno. “No creo que las au­to­ri­da­des [me­xi­ca­nas] pue­dan ha­cer jus­ti­cia; las ins­ti­tu­cio­nes es­tán co­rrom­pi­das has­ta la mé­du­la; nos di­je­ron que no lle­ga­ban por­que no te­nían ga­so­li­na”, agre­gó. Por eso se di­jo dis­pues­to a acu­dir a las au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra es­cla­re­cer los he­chos.

Pre­vio a los fu­ne­ra­les, Adrián Le­Ba­rón des­car­tó que lo ocu­rri­do con su fa­mi­lia fue­ra una con­fu­sión de un gru­po del cri­men or­ga­ni­za­do, co­mo di­ce el go­bierno.

“No fue un ataque ha­cia no­so­tros, pe­ro no hay con­fu­sión, a al­guien le es­tán que­rien­do lan­zar un men­sa­je y usa­ron a nues­tra fa­mi­lia”, di­jo.

Ho­ras des­pués, con el úl­ti­mo ra­yo de sol, Rho­ni­ta y sus cua­tro pe­que­ños fue­ron lle­va­dos al pan­teón.

En un am­bien­te de tris­te­za y de do­lor, fa­mi­lia­res y ami­gos asistieron a los fu­ne­ra­les de Dow­na, Rho­ni­ta y sus hi­jos. El es­po­so de Dow­na dio gra­cias por sus hi­jos que so­bre­vi­vie­ron y des­pi­dió a sus se­res ama­dos: “Guar­da­re­mos sus re­cuer­dos en nues­tra men­te y en nues­tro co­ra­zón”.

Más de 700 per­so­nas, en­tre ami­gos, co­no­ci­dos y fa­mi­lia­res de los Le­Ba­rón acom­pa­ña­ron a los deu­dos en el se­pe­lio de las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.