“Man­ten­dré au­to­no­mía; no de­frau­da­ré a na­die”

• Ase­gu­ra que no per­mi­ti­rá in­fluen­cias de nin­gu­na au­to­ri­dad du­ran­te su ges­tión

El Universal - - PORTADA - ALE­XIS OR­TIZ, ALE­JAN­DRA CANCHOLA Y SUZZETE AL­CÁN­TA­RA —na­[email protected]­ni­ver­sal.com.mx

Ma­ría del Ro­sa­rio Pie­dra Iba­rra, elec­ta ayer por el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca co­mo pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos (CNDH), sos­tie­ne que du­ran­te su ges­tión al fren­te del or­ga­nis­mo man­ten­drá su au­to­no­mía y no per­mi­ti­rá in­fluen­cias de nin­gu­na au­to­ri­dad del país.

In­te­gran­te del Co­mi­té Eu­re­ka, hi­ja de la ac­ti­vis­ta Ro­sa­rio Iba­rra de Pie­dra y mi­li­tan­te de Mo­re­na, ase­gu­ra que en su en­car­go al fren­te de la co­mi­sión “no voy a de­frau­dar a na­die por­que se­ría de­frau­dar­me a mí mis­ma y a to­da esa tra­yec­to­ria de 40 años de lu­cha. Voy a man­te­ner la au­to­no­mía por­que si no lo ha­go pa­sa­rá lo que pa­só en años an­te­rio­res”, re­cal­có.

En en­tre­vis­ta con EL UNI­VER­SAL, Pie­dra Iba­rra re­cha­zó que ten­ga cer­ca­nía con el go­bierno fe­de­ral y ase­gu­ró que es­tá com­pro­me­ti­da a res­pon­der a to­dos los ciu­da­da­nos sin im­por­tar de dón­de ven­gan o si es­tá de acuer­do el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, al­gún par­ti­do o cual­quier otro gru­po de po­der.

“Co­no­ce­mos mu­chas de las si­mu­la­cio­nes que ha­cen esos fun­cio­na­rios que ya no que­re­mos que con­ti­núen, yo no quie­ro con­ver­tir­me en al­go así”

Pu­so én­fa­sis en que un ejem­plo de la li­ber­tad con que se ma­ne­ja son las crí­ti­cas que hi­zo den­tro de Mo­re­na cuan­do al­gún in­te­gran­te trans­gre­dió los es­ta­tu­tos.

“La gen­te que me co­no­ce sa­be que yo voy a cri­ti­car to­do aque­llo en lo que se es­tén vio­lan­do los de­re­chos hu­ma­nos”, ase­ve­ró.

Aun­que Ma­ría del Ro­sa­rio Pie­dra Iba­rra admite que no ha re­nun­cia­do a su mi­li­tan­cia en Mo­re­na, ase­gu­ra que du­ran­te su ges­tión en la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos (CNDH) man­ten­drá su au­to­no­mía y no se de­ja­rá in­fluir por nin­gu­na au­to­ri­dad.

Ayer, el Se­na­do eli­gió a la ac­ti­vis­ta del Co­mi­té ¡Eu­re­ka! pa­ra di­ri­gir el or­ga­nis­mo au­tó­no­mo pa­ra los pró­xi­mos cin­co años; su nom­bra­mien­to se dio en­tre re­cla­mos, pues una frac­ción de se­na­do­res ar­gu­men­tó que Pie­dra Iba­rra tie­ne cer­ca­nía con el go­bierno fe­de­ral.

Sin em­bar­go, la pre­si­den­ta elec­ta de la CNDH ne­gó el se­ña­la­mien­to y di­jo: “Voy a res­pon­der­le a to­dos los ciu­da­da­nos sin im­por­tar de dón­de ven­gan o si es­tá de acuer­do el Pre­si­den­te, al­gún par­ti­do o cual­quier otro gru­po del po­der”.

En en­tre­vis­ta con EL UNI­VER­SAL, se­ña­ló que un ejem­plo de su au­to­no­mía son las crí­ti­cas que hi­zo a Mo­re­na cuan­do al­gún in­te­gran­te trans­gre­dió los es­ta­tu­tos: “La mi­li­tan­cia pa­ra na­da in­flui­rá en mis ac­ti­vi­da­des, esa es una cues­tión vo­lun­ta­ria y aun den­tro de Mo­re­na he si­do crí­ti­ca. La gen­te que me co­no­ce sa­be que yo voy a cri­ti­car to­do aque­llo en lo que se es­tén vio­len­tan­do los de­re­chos hu­ma­nos”.

Agra­de­ció a los 76 se­na­do­res que la con­vir­tie­ron con su vo­to en la nue­va óm­buds­man; re­cha­zó que el no te­ner una pre­pa­ra­ción ju­rí­di­ca y aca­dé­mi­ca sea una des­ven­ta­ja, y ase­gu­ró es­tar pre­pa­ra­da pa­ra asu­mir el car­go por­que ella mis­ma en­tien­de a las víc­ti­mas.

“Pre­ci­sa­men­te, el he­cho de ha­ber si­do víc­ti­ma y nun­ca al­can­zar la jus­ti­cia nos hi­zo ser au­to­di­dac­tas en to­do lo que te­nía­mos que de­fen­der. Co­no­ce­mos mu­chas de las si­mu­la­cio­nes que ha­cen esos fun­cio­na­rios que ya no que­re­mos que con­ti­núen, yo no quie­ro con­ver­tir­me en al­go así”, di­jo.

So­bre las pa­la­bras del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor res­pec­to a que pre­fe­ría a al­guien co­mo ella pa­ra di­ri­gir la CNDH, des­car­tó ha­ber sen­ti­do el apo­yo pre­si­den­cial.

“Pa­ra mí lo im­por­tan­te es que mu­chos co­lec­ti­vos, mu­cha gen­te del pue­blo me ha­ya res­pal­da­do y eso se va­lo­ra por­que es a quie­nes les voy a res­pon­der, y el Pre­si­den­te más que fi­jar­se en mí, ha vis­to a to­da la gen­te que me res­pal­da y es­ta lu­cha de más de 40 años, don­de se han aglu­ti­na­do va­rias per­so­nas que han vis­to que la jus­ti­cia no ha lle­ga­do a ellos”, afir­mó.

Ad­vir­tió que con el Pre­si­den­te man­ten­drá un diá­lo­go real “pa­ra se­ña­lar lo que es­tá fun­cio­nan­do y lo que no es­tá fun­cio­nan­do, pa­ra que en las co­sas que no es­tén bien, la jus­ti­cia lle­gue a las víc­ti­mas”.

A los se­na­do­res que no vo­ta­ron por ella les man­da un men­sa­je pa­ra que en­ta­blen un diá­lo­go con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar las con­di­cio­nes de Mé­xi­co: “Esos se­na­do­res pue­den te­ner la se­gu­ri­dad de que no voy a de­frau­dar a na­die por­que se­ría de­frau­dar­me a mí y to­da esa tra­yec­to­ria de 40 años de lu­cha. Voy a man­te­ner la au­to­no­mía, por­que si no lo ha­go, pa­sa­rá lo que pa­só en años a an­te­rio­res”, in­sis­tió.

“Voy a res­pon­der­le a to­dos los ciu­da­da­nos sin im­por­tar de dón­de ven­gan o si es­tá de acuer­do el Pre­si­den­te, al­gún par­ti­do o cual­quier otro gru­po del po­der”

“La mi­li­tan­cia pa­ra na­da in­flui­rá en mis ac­ti­vi­da­des, esa es una cues­tión vo­lun­ta­ria y aun den­tro de Mo­re­na he si­do crí­ti­ca. La gen­te que me co­no­ce sa­be que yo voy a cri­ti­car to­do”

Pri­me­ras ta­reas

Aun­que aún fal­ta una se­ma­na pa­ra que Pie­dra Iba­rra to­me po­se­sión al fren­te de la CNDH, se­ña­la que ya ha fi­ja­do prio­ri­da­des: “Re­vi­sa­re­mos to­do el re­za­go, el fun­cio­na­mien­to que de­be es­tar vi­gen­te, que es lo que hay que re­no­var, lo que im­pli­ca es­te or­ga­nis­mo tan gran­de que es la CNDH y que de­je de con­ver­tir­se en una ins­ti­tu­ción bu­ro­crá­ti­ca pa­ra acom­pa­ñar a las víc­ti­mas”.

Con­si­de­ró ur­gen­te ha­cer es­tos cam­bios en la CNDH pa­ra que sea una ins­ti­tu­ción ágil y efi­cien­te en sus la­bo­res, por lo que pró­xi­ma­men­te es­ta­rá eli­gien­do al equi­po de tra­ba­jo más ade­cua­do pa­ra es­ta la­bor: “Me voy a ro­dear de per­so­nas que ten­gan ese mis­mo com­pro­mi­so, que sean lea­les a la jus­ti­cia, im­par­cia­les, es­ta ta­rea no es de una so­la, tie­ne que ser una la­bor de equi­po y plu­ral, con com­pro­mi­so de ser­vi­cio”, ase­ve­ró.

Cri­ti­có que en días an­te­rio­res mu­chas per­so­nas se acer­ca­ron a ella pa­ra “bus­car un sa­la­rio” y en pri­me­ra ins­tan­cia to­dos ellos fue­ron des­car­ta­dos: “To­do tra­ba­jo de­be te­ner un sa­la­rio, pe­ro no es eso con lo pri­me­ro que se lle­ga [a pe­dir un lu­gar en su equi­po], sino que se de­be plan­tear có­mo ayu­da­rán a que es­te país cam­bie”, ex­pre­só.

La hi­ja de Ro­sa­rio Iba­rra, quien fue dis­tin­gui­da con la Me­da­lla Be­li­sa­rio Do­mín­guez en el Se­na­do, di­jo que el fu­tu­ro de la CNDH es­tá ga­ran­ti­za­do con ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.