¿Qué es el mo­vi­mien­to Wo­men4C­li­ma­te y por qué las mu­je­res van a la ca­be­za?

ELLE (México) - - JUNIO - POR MA­RÍA AN­TÓN

Es­te año, la Ciu­dad de Mé­xi­co to­mó el re­le­vo de Nue­va York pa­ra dar abri­go a la se­gun­da con­fe­ren­cia anual Wo­men4C­li­ma­te de C40. Pe­ro, y qué es es­to, te pre­gun­ta­rás. Pues bien, aquí to­das las res­pues­tas y to­do lo que ocu­rre den­tro de es­te mo­vi­mien­to. Se tra­ta de una red in­te­gra­da por más de 83 ciu­da­des com­pro­me­ti­das en com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co. En con­jun­to, re­pre­sen­tan a más de 600 mi­llo­nes de per­so­nas y un cuar­to de la eco­no­mía glo­bal, por lo que sus ac­cio­nes, sí, tie­nen un gran im­pac­to. La par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co se­rá vi­tal pa­ra el fu­tu­ro, de ahí lo de Wo­men4C­li­ma­te. És­ta fue la pre­mi­sa y, en par­te, un po­co el re­su­men de lo acon­te­ci­do du­ran­te la con­fe­ren­cia. La idea de con­vo­car a mu­je­res pa­ra dis­cu­tir es­te im­pac­to en las ciu­da­des na­ció, jus­ta­men­te, en la cum­bre del C40 (la que agru­pa las ca­pi­ta­les más ha­bi­ta­das del mun­do) en 2016. Ahí, An­ne Hi­dal­go, la al­cal­de­sa de Pa­rís, pro­pu­so la reunión de mu­je­res y un programa de men­to­ría pa­ra lí­de­res con pro­yec­tos am­bien­ta­les. Di­cho y he­cho; al­cal­de­sas y lí­de­res de 16 ciu­da­des del mun­do char­la­ron esa ma­ña­na en nues­tra ciu­dad so­bre los re­tos que es­te fe­nó­meno ha im­pues­to a las ur­bes y los cam­bios ne­ce­sa­rios en­tre los há­bi­tos de los ciu­da­da­nos pa­ra im­pe­dir su avan­ce. Ade­más, la or­ga­ni­za­ción se­lec­cio­nó di­fe­ren­tes pro­yec­tos en el país pa­ra ali­viar el cam­bio cli­má­ti­co que tie­nen co­mo lí­der a una mu­jer. Du­ran­te nue­ve me­ses, es­tos pro­yec­tos re­ci­bi­rán ase­so­rías pa­ra echar a an­dar sus pla­nes, y ELLE Mé­xi­co no qui­so per­der la opor­tu­ni­dad de for­mar par­te del plan y es tu­to­ra de uno de és­tos. An­ne Hi­dal­go, quien no pu­do es­tar en Mé­xi­co ese día, en­vió a to­dos los asis­ten­tes un men­sa­je en vi­deo re­cor­dan­do la im­por­tan­cia de em­po­de­rar a las mu­je­res pa­ra con­se­guir ciu­da­des sustentables. “So­mos un mo­vi­mien­to im­pa­ra­ble y osa­do”, afir­mó. Du­ran­te ese día tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de pla­ti­car con dos de las per­so­nas más in­vo­lu­cra­das en es­te te­ma, Pa­tri­cia Es­pi­no­sa, se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va de la Con­ven­ción Mar­co so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co de la ONU, y Ch­ris­tia­na Fi­gue­res, pre­de­ce­so­ra de Es­pi­no­sa y ac­tual di­rec­to­ra de Mis­sion 2020, mo­vi­mien­to vol­ca­do en prio­ri­zar las ac­cio­nes que de­be­mos po­ner en mar­cha des­de hoy mis­mo pa­ra ha­cer fren­te al cam­bio cli­má­ti­co de for­ma efec­ti­va. Am­bas coin­ci­den en la im­por­tan­cia de la con­cien­cia­ción, in­for­ma­ción y edu­ca­ción de la gen­te en es­tos te­mas, pe­ro tam­bién nos cuen­tan que los cam­bios, pa­ra bien o pa­ra mal so­bre el me­dioam­bien­te, no se han da­do por una par­ti­ci­pa­ción del 100%, sino por­que una mi­no­ría lle­ga a dar­se cuen­ta y co­mien­za a to­mar cier­tas decisiones que van a afec­tan­do la evo­lu­ción del ser hu­mano. Las dos tam­bién son cons­cien­tes de que ca­da pa­so cuen­ta y lo apli­can en su día a día, ya sea a tra­vés de la no uti­li­za­ción de co­che, no con­su­mir car­ne o usan­do ener­gías re­no­va­bles, en el ca­so de Fi­gue­res, o co­mo Es­pi­no­sa, quien nos con­ta­ba que re­ga­ló a sus her­ma­nos un cer­ti­fi­ca­do de can­ce­la­ción de emi­sio­nes pa­ra los pró­xi­mos cin­co años (ca­da cer­ti­fi­ca­do que se emi­te va des­ti­na­do a apo­yar pro­yec­tos de ba­jo car­bono en paí­ses en desa­rro­llo); pe­que­ños cam­bios y ac­cio­nes que su­man. Uno de los gran­des te­mas que se tra­ta­ron, co­yun­tu­ra­les don­de los ha­ya, fue la in­clu­sión de la mu­jer, lle­gan­do a una re­fle­xión que no pue­de de­jar in­di­fe­ren­te a na­die. Las mu­je­res re­pre­sen­tan más de la mi­tad de la población mun­dial, y no ca­be du­da de que son las que más es­tán su­frien­do los cam­bios. “Ade­más, hay que ver­lo des­de la par­te de la pro­duc­ti­vi­dad so­cial; la so­cie­dad ha es­ta­do usan­do el 50% de su po­ten­cial, el mas­cu­lino, in­vir­tien­do en su edu­ca­ción y ca­pa­ci­da­des pa­ra lle­gar a los pues­tos de de­ci­sión, lo cual es muy ne­ce­sa­rio, el pro­ble­ma es que lo he­mos he­cho so­lo con el 50% de la ca­pa­ci­dad. No va­mos a re­pa­rar ese da­ño de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro, de­fi­ni­ti­va­men­te, hay que dar­se cuen­ta de que no es del in­te­rés de na­die usar so­lo la mi­tad de su po­ten­cial”, afir­ma Fi­gue­res. El con­sen­so en­tre los par­ti­ci­pan­tes de la con­fe­ren­cia fue la di­rec­ta co­rre­la­ción en­tre la ne­ce­si­dad de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que im­pul­sen la sus­ten­ta­bi­li­dad y la in­tro­duc­ción de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro pa­ra pro­mo­ver la mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co. La Ciu­dad de Mé­xi­co, co­mo an­fi­trio­na, se com­pro­me­tió a mi­ti­gar los con­ta­mi­nan­tes por me­dio de es­tas po­lí­ti­cas pa­ra el trans­por­te pú­bli­co y en el desecho de los re­si­duos. Es­to pue­de ser, real­men­te, un buen co­mien­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.