Dol­ce & Gab­ba­na y su re­vo­lu­ción en Mé­xi­co.

Des­de que me de­di­co a la mo­da, nun­ca había vis­to tal furor pa­ra ir a un even­to. En el mo­men­to que se anun­ció que Dol­ce&Gab­ba­na pre­sen­ta­ría una co­lec­ción de Al­ta Mo­da en Mé­xi­co, había gen­te dis­pues­ta a lo que fue­ra pa­ra ir al des­fi­le.

ELLE (México) - - JUNIO -

Re­ci­bí va­rias pro­pues­tas por Ins­tra­gram pa­ra dar­le mi in­vi­ta­ción a al­guien más, pe­ro yo no fui la úni­ca, to­dos los in­vi­ta­dos re­ci­bie­ron ofer­tas de es­te ti­po. Y sí, es­ta fue la pri­me­ra vez que un des­fi­le de Al­ta Mo­da de Dol­ce&Gab­ba­na se pre­sen­ta­ría en la CDM con una co­lec­ción ins­pi­ra­da en nues­tro país. Los me­xi­ca­nos no era­mos los úni­cos emo­cio­na­dos de es­tar aquí. Cuan­do le pre­gun­té a Do­me­ni­co Dol­ce y a Ste­fano Gab­ba­na có­mo se sen­tían de pre­sen­tar aquí, con­tes­ta­ron al uní­sono: ‘‘Es­ta­mos fe­li­ces”. Con lo que Ste­fano, el más ex­tro­ver­ti­do de los dos, agre­gó: ‘‘Te­nía­mos un buen pre­sen­ti­mien­to. Fue es­pon­tá­neo, ya ha­bía­mos in­ten­ta­do ha­cer al­go aquí y des­pués de dos años lo lo­gra­mos. Ten­go mu­cho con­tac­to en re­des so­cia­les con per­so­nas de Mé­xi­co, mu­cha gen­te que les en­can­ta D&G y hay co­sas muy si­mi­la­res de Mé­xi­co con Ita­lia, des­de la re­li­gión, los co­lo­res, la co­mi­da, la fe­li­ci­dad, la mú­si­ca y la for­ma de dis­fru­tar la vi­da, es por eso que nos sen­ti­mos iden­ti­fi­ca­dos”. En es­ta co­lec­ción to­ma­ron co­mo re­fe­ren­cia a Fri­da Kah­lo, los ma­ria­chis, la Vir­gen de Gua­da­lu­pe, los te­ji­dos in­dí­ge­nas, el som­bre­ro y el co­lor ha­cien­do un hí­bri­do en­tre el de­ta­lle que ca­rac­te­ri­za a la du­pla ita­lia­na ins­pi­ra­dos en nues­tra cul­tu­ra. En el pro­ce­so de crea­ción de la co­lec­ción va­rias de las pren­das fue­ron ter­mi­na­das aquí con la ayu­da de sas­tres y cos­tu­re­ras me­xi­ca­nos que fue­ron en­tre­na­dos por los sas­tres de la ca­sa ita­lia­na. Una se­ma­na an­tes del des­fi­le aquí, pre­sen­ta­ron en Nue­va York otra co­lec­ción de Al­ta Mo­da. Po­dría pa­re­cer com­pli­ca­da por el tra­ba­jo que lle­va ca­da pie­za, pe­ro ellos no lo ven así. ‘‘So­mos di­se­ña­do­res. Ha­cer pren­das to­do el día es nues­tro tra­ba­jo, es nues­tra vi­da. lti­ma­men­te ves mu­cha mer­ca­do­tec­nia y gran­des com­pa­ñías, pe­ro los di­se­ña­do­res tra­ba­jan pa­ra ya no tra­ba­jar por su cuen­ta, lo ha­cen pa­ra al­guien más”, di­ce Dol­ce, a lo que Gab­ba­na com­ple­men­ta: ‘‘Em­pe­za­mos en el mo­men­to co­rrec­to. Es co­mo una ma­má con cin­co hi­jos, uno va a la uni­ver­si­dad, otro va a la pri­ma­ria, otro jue­ga fut­bol, uno es es­ti­lis­ta y el otro pin­tor, to­do lo pue­de ha­cer, así es nues­tro tra­ba­jo”. Y lo más im­pre­sio­nan­te de ca­da una de las pie­zas que pre­sen­ta­ron en un lap­so de me­nos de un mes, es que hay una por mo­de­lo, si la com­pras, na­die más la va a te­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.