La era de lo pos­mas­cu­lino.

ELLE (México) - - JUNIO - POR JOR­DI LI­NA­RES RI­VAS

“En la ban­de­ra de la li­ber­tad bor­dé el más gran­de amor de mi vi­da”, es­cri­bió el poe­ta es­pa­ñol Federico García Lor­ca an­tes de ser eje­cu­ta­do por sus idea­les po­lí­ti­cos y por ha­ber vi­vi­do li­bre­men­te su ho­mo­se­xua­li­dad, en una épo­ca en la que la li­ber­tad a la que se re­fe­ría exis­tía úni­ca­men­te en el ac­to ca­si he­roi­co de amar a es­con­di­das. Y aun­que na­die de­be­ría ocul­tar ja­más quién ver­da­de­ra­men­te es, el desa­rro­llo his­tó­ri­co del pen­sa­mien­to bi­na­rio en te­mas de gé­ne­ro no ha he­cho los ho­no­res a la ban­de­ra de la di­ver­si­dad. Has­ta aho­ra. Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, las mu­je­res han ga­na­do nue­vas ba­ta­llas ha­cia la equi­dad y la que al­gu­nos con­si­de­ran ya co­mo una cuar­ta ola de fe­mi­nis­mo. Tam­bién se han en­car­ga­do de abo­lir un pe­so con el que los hom­bres han cargado por años, el de la mas­cu­li­ni­dad. Es­te con­cep­to (al­gu­nas ve­ces, tó­xi­co) no es sino un con­jun­to de ras­gos cul­tu­ra­les de­fi­ni­dos por una so­cie­dad en un mo­men­to his­tó­ri­co de­ter­mi­na­do, y es en es­tas tres pa­la­bras don­de ra­di­ca el po­der del cam­bio. Por­que los úl­ti­mos años nos de­mues­tran que el mo­men­to his­tó­ri­co en el que vi­vi­mos hoy re­co­no­ce una am­plia es­ca­la de gri­ses pa­ra la ex­pre­sión de gé­ne­ro, una es­ca­la que va mu­cho más allá de lo mas­cu­lino y lo fe­me­nino. El re­por­te de ten­den­cias vi­sua­les pa­ra 2018 de Getty Ima­ges se­ña­la­ba co­mo uno de sus prin­ci­pa­les trends el de la ‘mas­cu­li­ni­dad des­he­cha’, con lo que se re­fie­ren a una for­ma plu­ri­di­men­sio­nal de com­pren­der las di­fe­ren­tes ma­ne­ras de ser un hom­bre. Un en­fo­que que na­ce del re­cha­zo de los mi­llen­nials ha­cia es­te­reo­ti­pos mas­cu­li­nos “ton­tos y des­truc­ti­vos”, y que nos in­vi­ta a ex­plo­rar nue­vas ca­ras de la hom­bría ale­ja­das de ar­que­ti­pos co­mo el

atlé­ti­co, el du­ro, el hé­roe, el de­por­tis­ta, el to­ni­fi­ca­do o el ma­cho. “Los crea­ti­vos tie­nen la opor­tu­ni­dad de des­car­tar es­tos mo­de­los da­ñi­nos”, afir­ma el re­por­te, y en es­te cam­po, la mo­da no so­lo ha ju­ga­do un pa­pel fun­da­men­tal en de­ro­gar­los, sino que con­ti­núa com­ba­tién­do­los. Aun­que la es­fe­ra más ele­va­da de la mo­da siem­pre ha pre­su­mi­do de una aper­tu­ra ideo­ló­gi­ca ade­lan­ta­da a su épo­ca, uno de los pri­me­ros fe­nó­me­nos de ma­sas (en cues­tión de es­te­reo­ti­pos) que de­be­mos re­cor­dar son las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias de Aber­crom­bie, por Bru­ce Weber en los 90 y los 2000. Weber im­pri­mió su dis­tin­ti­vo se­llo ho­mo­eró­ti­co en la ima­gen de la mar­ca juvenil más popular de aque­llos años y pre­sen­ta­ba al epí­to­me del chi­co ame­ri­cano –atlé­ti­co y be­llo– se­mi o com­ple­ta­men­te des­nu­do en com­pa­ñía de ami­gos, ju­gan­do, abra­zán­do­se o has­ta be­sán­do­se. A pe­sar de que la mar­ca ne­gó que exis­tie­ra una agen­da más allá de la fra­ter­ni­dad de­trás de las cam­pa­ñas, la di­fu­sión ma­si­va de es­tas imá­ge­nes con­tri­bu­ye­ron a la nor­ma­li­za­ción de mues­tras de afec­to en­tre hom­bres. En cues­tión de es­té­ti­ca, po­de­mos re­co­no­cer una era post He­di Sli­ma­ne, cu­yo pa­so por Saint Lau­rent de­jó el re­co­no­ci­mien­to y la le­gi­ti­ma­ción de una mas­cu­li­ni­dad ca­si an­dró­gi­na que hoy ve­mos pre­ser­va­da en al­gu­nas de las fir­mas más in­flu­yen­tes, co­mo Guc­ci. ‘Bien­ve­ni­dos a la era de los twinks’, pro­cla­mó en ma­yo The New York Ti­mes, alu­dien­do al enal­te­ci­mien­to de es­te nue­vo ca­non de be­lle­za que se re­fie­re a jó­ve­nes atrac­ti­vos, lam­pi­ños y del­ga­dos. El triun­fo de es­te nue­vo ideal de atrac­ción en la cul­tu­ra mains­tream (no co­mo un sus­ti­tu­to del hom­bre to­ni­fi­ca­do, sino co­mo una mues­tra de di­ver­si­dad) pue­de com­pro­bar­se a tra­vés de la adop­ción de nue­vos sex sym­bols co­mo Tom Ho­lland, Shawn Men­des o Ti­mot­hée Cha­la­met. Es­ta­mos de ca­ra a una ge­ne­ra­ción que re­cha­za las eti­que­tas y si las ad­mi­te, es pa­ra acu­ñar sus pro­pios tér­mi­nos in­clu­si­vos y no bi­na­rios co­mo el gen­der fluid, una iden­ti­dad que mez­cla ele­men­tos de lo mas­cu­lino y lo fe­me­nino sin im­por­tar su gé­ne­ro o su pre­fe­ren­cia se­xual. La mo­da lo ha com­pren­di­do y po­de­mos ver es­te pen­sa­mien­to re­fle­ja­do en mar­cas co­mo Pa­lo­mo Spain, la dis­rup­ti­va fir­ma es­pa­ño­la que, en me­nos de dos años, ha pi­sa­do Pa­rís con fuer­za y cap­ta­do los ojos del mun­do por su vi­sión queer del hom­bre. Thom Brow­ne es otro de los má­xi­mos ex­po­nen­tes en es­te ám­bi­to al do­tar el ar­te de la sas­tre­ría de acen­tos fe­me­ni­nos trans­for­mán­do­lo en una vi­sión avant-gar­de de la mas­cu­li­ni­dad. El mo­de­lo as­pi­ra­cio­nal del star sys­tem tam­po­co ha fa­lla­do y los nue­vos ído­los son una in­vi­ta­ción a la li­bre ex­pre­sión de gé­ne­ro. Des­de Ja­den Smith lle­van­do fal­das, pa­san­do por Tommy Dorf­man o Sam Smith con ves­ti­do, has­ta Tro­ye Si­van con las uñas pin­ta­das, el aba­ni­co de per­so­na­li­da­des es­tá abier­to pa­ra ge­ne­rar iden­ti­fi­ca­ción, un fe­nó­meno cla­ve en el desa­rro­llo de la iden­ti­dad. No nos en­con­tra­mos en la era de la per­mi­si­vi­dad, sino del res­pe­to y el re­co­no­ci­mien­to al derecho ajeno de ser el hom­bre que quie­ras ser.

Los ído­los de la ac­tua­li­dad ejem­pli­fi­can el re­cha­zo a los es­te­reo­ti­pos de mas­cu­li­ni­dad,

El mens­wear con­tem­po­rá­neo apues­ta por la flui­dez de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.