Lu­nes sin car­ne, ¿qué es?

MONDAY

ELLE (México) - - JUNIO - POR MA­JO DE LEÓN

UN MO­VI­MIEN­TO QUE BENE­FICIA TU SA­LUD Y LE DA UN RES­PI­RO AL PLA­NE­TA.

La ver­dad es que el lu­nes sin car­ne no es na­da nue­vo. De he­cho, el con­cep­to na­ció du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial cuan­do la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos de Es­ta­dos Uni­dos le pi­dió a sus ciu­da­da­nos re­du­cir el con­su­mo de al­gu­nos ali­men­tos bá­si­cos pa­ra evi­tar des­per­di­cios, y así mos­trar apo­yo a la gen­te afec­ta­da por la malnu­tri­ción que tra­jo la gue­rra. Jun­to con el wheatless wed­nes­day, el meatless monday se con­vir­tió en una cau­sa a la que más de 13 mi­llo­nes de per­so­nas se su­ma­ron con una fir­ma. Es­te mo­vi­mien­to re­apa­re­ció, glo­bal­men­te, en 2003 gra­cias a una cam­pa­ña lan­za­da por la Es­cue­la de Sa­lud Pú­bli­ca Johns Hop­kins Bloom­berg, en Bal­ti­mo­re. La pro­pues­ta es sen­ci­lla: de­jar de con­su­mir car­ne de res, po­llo o pes­ca­do to­dos los lu­nes y sus­ti­tuir­la por se­mi­llas, fru­tas, ver­du­ras y granos en­te­ros. Bá­si­ca­men­te, una die­ta ve­ga­na al­ta en nu­trien­tes que hoy se ha con­ver­ti­do en un es­ti­lo de vi­da. Pe­ro ¿por qué el pri­mer día de la se­ma­na? Mu­chas per­so­nas lo ven co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra un nue­vo co­mien­zo y se sien­ten más abier­tas a ex­plo­rar te­mas de sa­lud, co­mo em­pe­zar una die­ta, de­jar de fu­mar o ini­ciar con una ru­ti­na de ejer­ci­cio. Es de­cir, nos da la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra in­ter­cam­biar ma­los há­bi­tos por otros bue­nos, que pue­den sal­var tu vi­da y el pla­ne­ta de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble. Un día a la se­ma­na sue­na po­co, pe­ro los be­ne­fi­cios son mu­chos y es­toy se­gu­ra de que te vas a im­pac­tar. De­jar de co­mer pro­teí­na ani­mal re­du­ce tu in­ges­ta anual de gra­sa un 15% y pre­vie­ne en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer. Mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes ase­gu­ran que las die­tas a ba­se de plan­tas pue­den evi­tar la dia­be­tes ti­po 2, ya que ayu­dan a man­te­ner un pe­so sa­lu­da­ble y es­to es cla­ve. Ade­más, con­su­mir una por­ción dia­ria de fru­tas, ver­du­ras y granos re­du­ce un 5% la pro­ba­bi­li­dad de te­ner un ata­que al co­ra­zón. Otra bue­na ra­zón pa­ra en­trar­le al #meatless­mon­day y, po­si­ble­men­te, la más po­de­ro­sa, es el me­dioam­bien­te. La pro­duc­ción de un ki­lo de car­ne ge­ne­ra 30 ki­los de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, con­tri­bu­yen­do, de mo­do no­ta­ble, al ca­len­ta­mien­to glo­bal. Asi­mis­mo, con­su­me mu­chí­si­ma agua, ele­men­to vi­tal y nos la es­ta­mos aca­ban­do. Las ne­ce­si­da­des de H2O del ga­na­do son mu­cho ma­yo­res que las de la agri­cul­tu­ra. Pa­ra que te des una idea, se uti­li­zan 7,000 li­tros pa­ra pro­du­cir so­lo me­dio ki­lo de car­ne, contando des­de lo que be­be el ani­mal has­ta lo que se usa pa­ra su pro­ce­so in­dus­trial. Es un mun­do si lo com­pa­ra­mos con los 147 li­tros ne­ce­sa­rios pa­ra el cul­ti­vo de ve­ge­ta­les. Yo lle­vo dos años si­guien­do el lu­nes sin car­ne y los be­ne­fi­cios han si­do in­con­ta­bles. Me sien­to más li­ge­ra y ac­ti­va. Pe­ro sea­mos ho­nes­tos, sin du­da, lo me­jor es que no ne­ce­si­tas ser tan drás­ti­ca pa­ra po­ner tu gra­ni­to de are­na, vi­vir más sa­na y cons­truir un fu­tu­ro me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.