des­tino

CO­NO­CE EL SE­CRE­TO ME­JOR GUAR­DA­DO DEL CA­RI­BE ME­XI­CANO

ELLE (México) - - Contents - POR DOMÉNICA DÍAZ

Holbox, la is­la me­xi­ca­na de la que to­do el mun­do se enamo­ra.

DES­TE­LLOS DE LUZ

En las no­ches de ma­yo a sep­tiem­bre, el agua que ro­dea la is­la se lle­na de des­te­llos de luz. El fe­nó­meno de la bio­lu­mi­nis­cen­cia se de­be a un planc­ton bio­lu­mi­nis­cen­te que, en la os­cu­ri­dad, emi­te su pro­pia luz en to­nos azu­les. Pa­ra ver­lo hay que ale­jar­se de la luz del pue­blo. Lo me­jor es re­co­rrer la cos­ta en ka­yak has­ta en­con­trar el pun­to más os­cu­ro y, en­ton­ces, sen­tar­se y dis­fru­tar.

RE­MAN­SO CA­RI­BE­ÑO

El mar co­lor tur­que­sa y tran­qui­lo co­mo una al­ber­ca, la are­na blan­ca tan fi­na que se des­va­ne­ce en­tre las ma­nos, atar­de­cer es inin­te­rrum­pi­dos, pa­seos en bi­ci­cle­ta en las ca­lles sin pa­vi­men­to y una at­mós­fe­ra de cal­ma di­bu­ja da en las son­ri­sas de su gen­te ... Com­ple­ta­men­te re­clui­da en el mar Ca­ri­be, la is­la d eH ol­box ha lo­gra­do man­te­ner­se ale­ja­da del cre­ci­mien­to tu­rís­ti­co de la re­gión, sien­do“to­da­vía” un es­ca­pe pa­ra el des­can­so y la co­ne­xión con el en­torno y uno mis­mo. Al caer la tar­de, el pai­sa­je es sor­pren­den­te por sí so­lo, pe­ro es la di­ná­mi­ca de la is­la la que la con­vier­te en una pau­sa sim­bó­li­ca de las ho­ras que se alar­gan sin es­fuer­zo du­ran­te el día.

1. DUER­ME HO­TEL SER CASASANDRA

Con ac­ce­so di­rec­to a la pla­ya, pre­do­mi­nan­cia de ma­de­ra en la de­co­ra­ción y mu­cha ve­ge­ta­ción, CasaSandra ofre­ce un con­tac­to di­rec­to con el en­torno que lo ro­dea. Den­tro de la ca­so­na y en las 18 ha­bi­ta­cio­nes no fal­tan los de­ta­lles ar­tís­ti­cos y los rin­co­nes so­no­ri­za­dos con mú­si­ca ins­tru­men­tal, se­lec­cio­na­da pa­ra crear una at­mós­fe­ra de ab­so­lu­ta tran­qui­li­dad. La aten­ción es to­tal­men­te per­so­na­li­za­da, adap­tan­do el ser­vi­cio a las ne­ce­si­da­des de ca­da hués­ped y al ti­po de ac­ti­vi­da­des que quie­ra dis­fru­tar.

2. RE­CO­RRE

En las ca­lles de are­na d eH ol­box tran­si­tan so­lo pea­to­nes, bi­ci­cle­tas y al­gún car ri­to de golf que fun­cio­na co­mo ta­xi. Aquí, el ma­yor lu­jo es ca­mi­nar des­cal­zo y re­bo­tar al pa­sar ro­dan­do so­bre un ba­che na­tu­ral. El cen­tro es­tá siem­pre lleno de co­lor y vi­da gra­cia sau­na ac­ci­den­tal( pe­ro fun­cio­nal) com­bi­na­ción de res­tau­ran­tes, chan­gar ri­tos, bou­ti­ques y street art que, con­tan­do his­to­rias so­bre los pri­me­ros ha­bi­tan­tes y las le­yen­das po­pu­la­res, se vuel­ve par­te de un pro­yec­to que bus­ca pre­ser­var la me­mo­ria lo­cal. Re­fle­jan­do el es­ti­lo re­la­ja­do y ar­tís­ti­co de la is­la, las tien­das de diseño ofre­cen mo­da, ac­ce­so­rios y ob­je­tos de de­co­ra­ción ba­jo una lí­nea bohe­mia, en co­lo­res tie­rra y con ma­te­ria­les na­tu­ra­les y sus­ten­ta­bles. Pa­ra en­con­trar de­ta­lles que ema­nen siem­pre el es­pí­ri­tu d eH ol­box, la bou­ti­qued eL uum ay la pla­za Pa­ra­dor 33 son im­per­di­bles.

3. CO­ME

Con una pro­pues­ta de fusión me­xi­ca­na a ba­se de ma­ris­cos, Bá­si­co Holbox es un es­pa­cio con­tem­po­rá­neo que in­vi­ta al pleno dis­fru­te gas­tro­nó­mi­co sin sa­cri­fi­car la co­mo­di­dad que ofre­ce la pla­ya. Du­ran­te el día, el res­tau­ran­te sir­ve desa­yu­nos, co­mi­das y cenas in­for­ma­les, pa­ra des­pués ofre­cer ima­gi­na­ti­vos coc­te­les al rit­mo de la mú­si­ca tro­pi­cal. A unos pa­sos de la pla­ya, Luu­ma se es­con­de tras unas va­llas que lo aís­lan del mo­vi­mien­to de la is­la. Al caer el sol, los fo­qui­tos del jar­dín in­vi­tan a pa­sar una no­che bohe­mia en­tre sa­bo­res in­ter­na­cio­na­les, coc­te­les fres­cos y el so­ni­do de una gui­ta­rra. En un am­bien­te más ín­ti­mo y so­fis­ti­ca­do, El Cha­pu­lim sir­ve un me­nú gour­met de tem­po­ra­da, a ba­se de co­se­chas muy fres­cas y pes­ca del día. Por su ubi­ca­ción y la at­mós­fe­ra aco­ge­do­ra que pro­du­cen sus jue­gos de luz, es­te res­tau­ran­te se dis­fru­ta me­jor al ano­che­cer.

HOLBOX ES­TÁ DEN­TRO DE LA RE­SER­VA ECO­LÓ­GI­CA YUM BA­LAM, QUE CUEN­TA CON 380,000 HEC­TÁ­REAS DE ÁREAS PRO­TE­GI­DAS

FOTOS TANYA CHÁ­VEZ

Las pla­yas de Holbox son com­ple­ta­men­te pú­bli­cas, lo que sig­ni­fi­ca que to­do mun­do pue­de po­ner su toa­lla y dis­fru­tar del sol don­de quie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.