psi­co­lo­gía

¿Quié­nes son los snow fla­kes?

ELLE (México) - - Contenido - POR NU­RIA OCA­ÑA

En­tre 2013 y 2016, au­men­tó la ta­sa de ado­les­cen­tes es­ta­dou­ni­den­ses con de­pre­sión en un 63 por cien­to, de acuer­do con la Aso­cia­ción Blue Cross Blue Shield. Par­te de los lla­ma­dos snow­fla­kes. En nú­me­ros, son aque­llos que lle­ga­ron a la edad adul­ta en la úl­ti­ma dé­ca­da. Los na­ci­dos a par­tir de 1990, mí­ti­co año en que se de­rri­bó el mu­ro de Ber­lín, con la in­ten­ción de unir a la Ale­ma­nia de Orien­te, so­cia­lis­ta, con la de Oc­ci­den­te desa­rro­lla­da se­gún el ca­pi­ta­lis­mo. En de­fi­ni­ción, aque­llos que iró­ni­ca­men­te se mues­tran in­ca­pa­ces de in­te­grar di­fe­ren­cias. Los mis­mos que se con­si­de­ran a sí mis­mos úni­cos y frá­gi­les, tal co­mo un copo de nie­ve. Co­men­ta­rios o ac­cio­nes que, a sus pro­pios ojos, pa­re­cen ra­cis­tas, cla­sis­tas, se­xis­tas -y otros “is­tas”- son par­te de la lis­ta de cosas que con­si­de­ran ofen­si­vas. In­clu­so, el mis­mo tér­mino snowflake les re­sul­ta in­sul­tan­te y creen que re­fe­rir­se a ellos de es­te mo­do po­dría afec­tar su sa­lud men­tal, se­gún un es­tu­dio de la ase­gu­ra­do­ra bri­tá­ni­ca Aviva. La pa­la­bra co­bró po­pu­la­ri­dad en 2016 lue­go de que la escritora bri­tá­ni­ca Claire Fox ci­ta­ra en su li­bro I find that of­fen­si­ve el en­fren­ta­mien­to en­tre alum­nos y pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Ya­le ocu­rri­do en no­viem­bre de 2015. El Co­mi­té de Asun­tos In­ter­cul­tu­ra­les ha­bía en­via­do un mail a to­da la co­mu­ni­dad es­tu­dian­til pi­dien­do no usar dis­fra­ces ofen­si­vos du­ran­te las fies­tas de Ha­llo­ween. Una de las pro­fe­so­ras del co­le­gio, Eri­ka Ch­ris­ta­kis, cues­tio­nó si la ad­mi­nis­tra­ción de­bía in­ter­fe­rir o no con la ro­pa que los jó­ve­nes que­rían usar. En res­pues­ta, un gru­po de alum­nos con­fron­ta­ron al es­po­so –tam­bién ca­te­drá­ti­co- de la maes­tra en el cam­pus. “Esa ac­ti­tud va en con­tra de tu po­si­ción co­mo maes­tro”, di­jo una de las jó­ve­nes del gru­po. “No es­toy de acuer­do con eso”, fue la res­pues­ta. Y, sin nin­gún fil­tro, la es­tu­dian­te co­men­zó a gri­tar: “En­ton­ces, ¿por qué ca­ra­jos acep­tas­te tra­ba­jar aquí?, ¿quién te con­tra­tó?”. Ex­pli­ca­cio­nes pa­ra tal com­por­ta­mien­to, exis­ten. La más co­mún apun­ta al ti­po de crian­za que es­tos adul­tos jó­ve­nes re­ci­bie­ron. “Sus pa­dres ve­nían de una edu­ca­ción to­tal­men­te dis­tin­ta, ba­sa­da en el au­to­ri­ta­ris­mo, don­de exis­tían los gol­pes. En­ton­ces, de­ci­die­ron ser pa­pás de un mo­do dis­tin­to. Mu­cho más pro­tec­to­res”, di­ce Ma­ría Be­ce­rril, Doc­to­ra en Psi­co­lo­gía en la Sa­lud. “A ve­ces, la crian­za no es muy bien lle­va­da y no se tra­ba­ja con la to­le­ran­cia y la frus­tra­ción, no se fo­men­ta la em­pa­tía. Es una pro­ble­má­ti­ca que ha exis­ti­do siem­pre, sin em­bar­go, en es­ta ge­ne­ra­ción es mu­cho más evi­den­te”. Par­te de la for­ma­ción de la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial y Z fue lle­va­da de un mo­do ne­gli­gen­te. “Te com­pro es­te gad­get pa­ra que no me des la­ta, pe­ro no me acer­co a ti. No te en­se­ño có­mo ser em­pá­ti­co con el otro, có­mo mo­ver­te so­cial­men­te”, ex­pli­ca. To­dos en­fren­ta­mos si­tua­cio­nes de frus­tra­ción des­de que na­ce­mos y, aun­que se evi­te du­ran­te la in­fan­cia, ter­mi­na por apa­re­cer a una edad adul­ta, le­jos de la fa­mi­lia so­bre­pro­tec­to­ra. “Si el día de ma­ña­na, al­go –fue­ra de su al­can­ce- los li­mi­ta, no sa­ben có­mo re­gu­lar­se. Esa re­gu­la­ción im­pli­ca re­co­no­cer lo que sien­ten y có­mo se com­por­tan, pe­ro tam­bién lo que sien­te y có­mo ac­túa el otro, y es­to no es­tá pa­san­do. Esa fal­ta de em­pa­tía con­lle­va a si­tua­cio­nes de de­pre­sión. Cuan­do no coin­ci­den con el otro, se sien­ten so­los y ais­la­dos, con un ni­vel de an­sie­dad que no sa­ben có­mo ma­ne­jar”, des­ta­ca. Y el im­pac­to no so­lo es per­so­nal. La so­cie­dad tam­bién pier­de. Me­dian­te la tec­no­lo­gía, por ejem­plo, po­de­mos apo­yar la ini­cia­ti­va por de­jar de usar po­po­tes. Es­to se pue­de leer co­mo una con­duc­ta de em­pa­tía, pe­ro sin un diá­lo­go, tam­bién es un com­por­ta­mien­to ab­so­lu­ta­men­te egoís­ta, “soy yo, lo que yo quie­ro ha­cer, lo que me in­tere­sa”, re­sal­ta Be­ce­rril. Ac­ti­tu­des así frac­tu­ran a las so­cie­da­des por­que no hay un con­cep­to de co­mu­ni­dad. En el in­di­vi­dua­lis­mo pue­de pa­sar cual­quier co­sa, di­ce la es­pe­cia­lis­ta. Cual­quier per­so­na pue­de abusar y trans­gre­dir. No se ge­ne­ra nin­gu­na re­ci­pro­ci­dad por­que “lo que yo creo, es lo úni­co que de­be de ser”. Es­tos nue­vos adul­tos, cie­rra, de­ben de en­con­trar un equi­li­brio en su ac­tuar dia­rio y la for­ma­ción que he­re­da­rán a sus pro­pios hi­jos. Bus­car có­mo po­ner lí­mi­tes por­que el mun­do, la so­cie­dad y cual­quier con­tex­to tie­ne lí­mi­tes, sin res­trin­gir su crea­ti­vi­dad, su ne­ce­si­dad de co­mu­ni­car y de sen­si­bi­li­zar­se an­te los otros. Ese es el tra­ba­jo en el que de­be­mos en­fo­car­nos. Los ex­tre­mos fue­ron des­fa­vo­re­ce­do­res en la so­cie­dad. En la crian­za ha­cia las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es ne­ce­sa­rio mar­car es­te pun­to in­ter­me­dio. Es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar. “No eres un copo de nie­ve úni­co y her­mo­so”.

ILUSTRACIÓN HÉC­TOR MEN­DO­ZA @ELPAJARO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.