LAU­RENT, IS A FRENCH MASCULINE GIVEN NA­ME OF LA­TIN ORIGIN.

SAINT, A PERSON ACKNOWLEDGED AS HOLY OR VIRTUOUS AND TYPICALLY REGARDED AS BEING IN HEAVEN AF­TER DEATH.

ELLE (México) - - Working Girls - POR RAÚL ÁLVAREZ

Po­de­mos ha­blar de mo­da, de estilo, de gran­des per­so­na­jes y de fir­mas le­gen­da­rias, pe­ro no po­de­mos ne­gar la im­po­nen­cia y el po­der de tres pa­la­bras: Yves Saint Lau­rent. Y es que en­tre tan­to bu­lli­cio y el ve­loz in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción, a ve­ces no nos de­te­ne­mos a pro­ce­sar el ma­ni­fies­to que ca­da fir­ma quie­re trans­mi­tir, a quién le ha­blan, en qué co­rrien­te de di­se­ño se po­si­cio­nan y qué al­can­ce tie­nen. In­dis­cu­ti­ble­men­te, Saint Lau­rent es, y siem­pre ha si­do, una de las fir­mas más in­flu­yen­tes de la in­dus­tria. Sus di­se­ños per­sis­ten más allá de ge­ne­rar tendencias, son un sta­te­ment de estilo. Ant­hony Vac­ca­re­llo ha cons­trui­do su pro­pia his­to­ria en la mai­son de una ma­ne­ra muy fir­me y con­sis­ten­te, siem­pre sen­sual, roc­ke­ro, bohe­mio y flam­bo­yant. No po­dría ex­pli­car có­mo es lle­gar a un des­fi­le de Saint Lau­rent. Es un mo­men­to que se vi­ve de cier­ta ma­ne­ra, se sien­te en la at­mós­fe­ra, la vi­bra cam­bia, pro­ba­ble­men­te es­to so­lo su­ce­da con dos o tres mar­cas más. En­tre trá­fi­co y tu­ris­tas, una mul­ti­tud especial, en su ma­yo­ría ves­ti­da de ne­gro, co­mien­za a jun­tar­se pa­ra ver el show de mo­da que mar­ca­rá la di­rec­ción de la in­dus­tria, tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da. Por su­pues­to, es to­do un es­pec­tácu­lo. Siem­pre se es­pe­ra mu­cho de es­tos des­fi­les, pe­ro hay ve­ces en que to­das las ex­pec­ta­ti­vas se su­pe­ran por mu­cho. Co­mo la pri­me­ra vez que Vac­ca­re­llo nos ci­tó en los jar­di­nes de Tro­ca­de­ro, con la to­rre Eif­fel de fon­do, pa­ra arran­car el des­fi­le a las 8 p.m. en pun­to, justo en el mo­men­to en que se en­cien­den las lu­ces del mo­nu­men­to pa­ri­sino y ba­ñan por com­ple­to la ca­pi­tal de la mo­da, alu­ci­nan­do a los es­pec­ta­do­res. Yves siem­pre fue un re­vo­lu­cio­na­rio, no so­la­men­te abrió el pa­no­ra­ma de la ves­ti­men­ta fe­me­ni­na, in­clu­yen­do di­se­ños mas­cu­li­nos pa­ra las mu­je­res, tam­bién le de­be­mos gran par­te del tér­mino prêt-à-porter, el que cam­bió la for­ma de ven­der y con­su­mir mo­da. Sin pa­sar por al­to la exposición del di­se­ña­dor rocks­tar, Lau­rent no so­lo ha­cía atuen­dos pa­ra su­per­es­tre­llas, él era una. Hoy ese he­ri­ta­ge si­gue vi­vo gra­cias a la vi­sión de Vac­ca­re­llo, que ha de­to­na­do en Saint Lau­rent a una mu­jer del pre­sen­te, con raí­ces en los fun­da­men­tos de estilo más icó­ni­cos de la mar­ca. Uno de los sta­te­ments más no­ta­bles de Ant­hony es la bot­tom­less sil­houet­te con la que vis­te la par­te de arri­ba del cuer­po y de­ja que las pier­nas sean las pro­ta­go­nis­tas, co­mo he­mos vis­to en más de un par de co­lec­cio­nes. Es­te look vuel­ve a ser icó­ni­co y com­ple­ta­men­te li­ga­do a la ca­sa fran­ce­sa. No hay mi­ni shorts, ves­ti­do o fal­da que hoy no se re­fie­ra a lo que Vac­ca­re­llo ha pues­to en la pa­sa­re­la. Y cla­ro, los za­pa­tos, siem­pre son el ying del yang. Aún re­cuer­do el sus­pi­ro del pú­bli­co cuan­do en su pri­mer des­fi­le sa­lió el sti­let­to con el lo­go YSL en el ta­cón, a to­dos se nos pu­so la piel chi­ni­ta y qué de­cir de las bo­tas pun­tia­gu­das a la ro­di­lla re­ple­tas de plu­mas. Pe­ro na­da co­mo las bo­tas de cristales de la co­lec­ción FW17, esas se ro­ba­ron más que sus­pi­ros. La mú­si­ca de Se­bas­tian siem­pre crea el am­bien­te y la ten­sión perfecta pa­ra la his­to­ria que Ant­hony quie­re con­tar. Ace­le­ra el pulso en el mo­men­to justo en que la se­gun­da par­te del show con­ti­núa y se pre­sen­tan los looks más couture, las nu­bes, los bri­llos, los vo­lú­me­nes, las mo­de­los, to­do se eleva has­ta una ten­sión ca­si car­dia­ca. So­lo bas­ta ver las po­la­roids del backs­ta­ge pa­ra ima­gi­nar lo que es es­tar allí. Yves Saint Lau­rent es al­guien, y al­go, que siem­pre ha exis­ti­do en nues­tras vi­das, y por aho­ra no me que­da na­da más que de­cir que: What a ti­me to be ali­ve, with Saint Lau­rent!

KAIA GERBER FOR­MA PAR­TE DE UNO DE LOS ME­JO­RES CASTINGS DE LOS SHOWS. UNA PA­SA­RE­LA DE SAINT LAU­RENT SIEM­PRE TIE­NE A LAS ME­JO­RES MO­DE­LOS DE LA IN­DUS­TRIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.