THEY WANT TO LI­VE FO­RE­VER

BOHE­MIAN RHAP­SODY EX­PO­NE EL MO­MEN­TO EN QUE FRED­DIE MER­CURY RE­VE­LA A SU NO­VIA QUE ES GAY, Y A SU BAN­DA QUE ES POR­TA­DOR DE VIH.

ELLE (México) - - Working Girls - POR ENRIQUE NAVARRO

Su rei­na­do lo abar­ca­ba to­do. So­bre el es­ce­na­rio, Fred­die Mer­cury te­nía un mag­ne­tis­mo y un por­te irre­fu­ta­bles: ca­da uno de sus mo­vi­mien­tos era se­gui­do por los ojos de mi­les de fans; tal co­mo su­ce­dió el 13 de julio de 1985 en el es­ce­na­rio del Wem­bley Sta­dium, en In­gla­te­rra. Aun­que aba­jo, en­tre la mul­ti­tud, es don­de su­ce­día la ma­gia. La voz y las can­cio­nes de Fa­rrokh Bo­mi Bul­sa­ra, quien mu­rió en 1991 ya trans­for­ma­do en el lí­der de Queen, unían a la gen­te sin im­por­tar sus creen­cias re­li­gio­sas, ra­za o pre­fe­ren­cia se­xual. Y es pre­ci­sa­men­te es­to lo que mo­ti­vó a Ra­mi Ma­lek y al pro­duc­tor Graham King a rea­li­zar Bohe­mian Rhap­sody. “Com­par­tía ese va­lor con un pú­bli­co que re­pe­tía le­tras que él y su ban­da ha­bían crea­do”, di­ce Ra­mi en en­tre­vis­ta en Lon­dres. “La gen­te en sus con­cier­tos can­ta­ba sin cues­tio­nar quién es­ta­ba a su la­do en­to­nan­do la mis­ma me­lo­día.” King, el pro­duc­tor, coin­ci­de y ase­gu­ra que el pro­yec­to que tar­dó 10 años des­de la con­cep­ción del guion has­ta la pos­pro­duc­ción, ser­vi­rá pa­ra mo­ti­var a la ju­ven­tud. “Que­ría ce­le­brar el le­ga­do de Fred­die pa­ra que quie­nes no se sien­ten se­gu­ros de su se­xua­li­dad y su­fren aco­so, apren­dan al­go de es­to y se ins­pi­ren. Fred­die su­frió aco­so cuan­do era ni­ño, así que tu­vo que apren­der box pa­ra de­fen­der­se cuan­do es­tu­dia­ba en Bom­bay. Aho­ra po­de­mos com­par­tir lo que hi­zo es­te hom­bre que vino de la na­da y se con­vir­tió en Fred­die Mer­cury”, ex­pli­ca el rea­li­za­dor. El fil­me, que es­tre­na en Mé­xi­co el 2 de no­viem­bre, mues­tra los orí­ge­nes de una de las ban­das bri­tá­ni­cas de rock más im­por­tan­tes de la his­to­ria. Ex­po­ne có­mo fue que Mer­cury se in­te­gró a Brian May, John Dea­con y Ro­ger Tay­lor; có­mo les anun­ció que te­nía VIH y có­mo sa­lió del cló­set an­te Mary Aus­tin, su gran amor y a quien, de he­cho, ya le ha­bía pe­di­do ma­tri­mo­nio. Pe­ro no fue fá­cil. La pro­duc­ción tu­vo que ha­cer un gran tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción pa­ra pre­ci­sar de­ta­lles de la épo­ca, in­clui­dos los atuen­dos del in­tér­pre­te de “We Will Rock You”. De he­cho, Brian May y John Dea­con, in­te­gran­tes de Queen y pro­duc­to­res de la cin­ta, do­na­ron al­gu­nos tra­jes. Ra­mi, ade­más de usar pró­te­sis den­tal y adop­tar un acento bri­tá­ni­co, tra­ba­jó con Polly Ben­nett y la ma­qui­llis­ta Jan Se­well, quien hi­zo el ma­keup de Ed­die Red­may­ne en The Da­nish Girl (2015) y The Theory of Everyt­hing (2014). “No re­cu­rrí a un co­reó­gra­fo por­que el mis­mo Fred­die di­jo que él no era bai­la­rín. Lo que lo ha­cía mag­né­ti­co es que co­nec­ta­ba con el pú­bli­co al mo­ver­se con él”, ase­gu­ra Ra­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.