#OMG ASÍ SÍ ME PEINO

AIRWRAP ES LA NUE­VA HE­RRA­MIEN­TA DE ES­TI­LI­ZA­DO DE DY­SON PA­RA CREAR DI­FE­REN­TES ES­TI­LOS DE PE­LO SIN MALTRATARLO. ¿CÓ­MO? DESAFIAN­DO TO­DO LO QUE HE­MOS APREN­DI­DO SO­BRE PEINARNOS.

ELLE (México) - - Tentación Belleza - POR NATHALIA PA­VÓN

La ver­dad es que no me peino, so­bre to­do si ten­go que ha­cer­lo yo mis­ma (a Jordi, el edi­tor di­gi­tal de ELLE, le gus­ta bro­mear con­mi­go so­bre eso -.-). Mi pe­lo es tan grue­so y ten­go tan­to, que arre­glar­lo me to­ma mí­ni­mo una ho­ra. Sin em­bar­go, sí me gus­ta te­ner­lo bo­ni­to, co­sa que, les confieso, me cau­sa un gran con­flic­to in­terno. Siem­pre es­toy es­pe­ran­do al­go que me ayu­de a des­per­tar con el pe­lo per­fec­to. Y tal vez eso nun­ca su­ce­da, pe­ro el día que vi­si­té los head uar­ters de Dy­son en Mal­mes­bury, In­gla­te­rra, mi vi­da sí cam­bió. Des­pués de fir­mar va­rios acuer­dos de con­fi­den­cia­li­dad, nos sen­ta­ron fren­te a una pan­ta­lla y en­tró Ve­ró­ni­ca Ala­nis, una in­ge­nie­ra me­xi­ca­na muy jo­ven que desa­rro­lló jun­to a un su­per­equi­po el nue­vo pro­duc­to que es­ta­ba a pun­to de pre­sen­tar­nos, tres me­ses an­tes de su lan­za­mien­to ofi­cial. Co­mo era de es­pe­rar­se con es­ta mar­ca, lo que nos mos­tra­ron nos de­jó con la bo­ca abier­ta: la Airwrap, una he­rra­mien­ta de pei­na­do que te per­mi­te crear di­fe­ren­tes es­ti­los, pe­ro que lo ha­ce sin da­ñar la fi­bra ca­pi­lar y es se­gu­ra pa­ra el uso dia­rio. A pri­me­ra vis­ta, pa­re­ce un ar­te­fac­to con di­fe­ren­tes adi­ta­men­tos que pue­des per­so­na­li­zar se­gún el look que quie­res lo­grar y el pa­que­te que eli­ges al mo­men­to de la com­pra: dos ci­lin­dros pa­ra ha­cer on­das, dos ce­pi­llos cua­dra­dos pa­ra ala­ciar, otro re­don­do pa­ra un se­ca­do tra­di­cio­nal y una mi­ni­se­ca­do­ra pa­ra pre­pa­rar el pe­lo an­tes de pei­nar. Has­ta aquí, po­dría pa­re­cer­se a al­go que ya exis­te, pe­ro no. La cla­ve es­tá en la tec­no­lo­gía com­ple­ta­men­te dis­tin­ta a la que co­no­ce­mos has­ta aho­ra. Pa­ra em­pe­zar, la Airwrap se usa con el pe­lo hú­me­do, al­go prohi­bi­do si usas plan­cha o te­na­za. “Cuan­do aún es­tá se­co, ne­ce­si­tas tem­pe­ra­tu­ras muy al­tas pa­ra cam­biar su for­ma. La Airwrap uti­li­za mu­cho ai­re pa­ra evi­tar el uso de ca­lor ex­tre­mo”, me con­tó Ve­ró­ni­ca. Ade­más, es­to acor­ta el tiem­po de es­ti­li­za­do, pues no tienes que es­pe­rar a que el pe­lo se se­que, y el re­sul­ta­do fi­nal du­ra más. “Es co­mo cuan­do te vas a dor­mir re­cién ba­ña­da y des­pier­tas con la mar­ca de la al­moha­da que es muy difícil de qui­tar. Y co­mo va de hú­me­do a se­co, se se­lla me­jor”, con­ti­nuó. La he­rra­mien­ta mi­de la tem­pe­ra­tu­ra 40 ve­ces por se­gun­do pa­ra que ja­más pa­se de los 150ºC, y co­mo uti­li­za ai­re, la fi­bra ca­pi­lar nun­ca es­tá en con­tac­to con una su­per­fi­cie ar­dien­do, co­sa que, de pa­sa­da, te libra de que­mar­te las ma­nos o la ca­ra. Pe­ro ahí no ter­mi­na to­do, aquí les va lo más im­pre­sio­nan­te: los ac­ce­so­rios ci­lín­dri­cos con los que se ha­cen las beach wa­ves se di­se­ña­ron pa­ra pro­du­cir una ma­ra­vi­lla de la fí­si­ca que se lla­ma efec­to Coan­da, el mis­mo que usan los avio­nes pa­ra vo­lar. Es­te fe­nó­meno ha­ce que el ai­re sea atraí­do ha­cia la su­per­fi­cie más cer­ca­na, en es­te ca­so el adi­ta­men­to, pa­ra ge­ne­rar una es­pe­cie de re­mo­lino a su al­re­de­dor gra­cias al cual el pe­lo se en­ro­lla so­lo, sin que ten­gas que ha­cer na­da. ¿Así o más fá­cil? “El he­cho de que el ai­re va­ya en una so­la di­rec­ción tam­bién apor­ta al bri­llo, pues ayu­da a que la cu­tí­cu­la se cie­rre”, agre­gó Ve­ró­ni­ca. Aun­que los pro­duc­tos de Dy­son no son ba­ra­tos, los pre­cios de la Airwrap va­rían de­pen­dien­do del pa­que­te (em­pie­zan en los 12,999) y es­ta­rán a la ven­ta en Mé­xi­co a prin­ci­pios de 2019. Es­to es lo que va­len seis años de tra­ba­jo, 642 pro­to­ti­pos y 31.4 mi­llo­nes de dó­la­res in­ver­ti­dos en in­ves­ti­ga­ción. Ah, y tam­bién pei­nar­te fá­cil sin da­ñar tu pe­lo, cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.