A Il­se Sa­las le gus­ta “ha­cer tram­pa”. Es­to es lo que más dis­fru­ta del tea­tro: im­pro­vi­sar, di­ver­tir­se, po­ner una in­ten­ción di­fe­ren­te ca­da día. Pa­ra la ac­triz, la pues­ta en es­ce­na es un jue­go don­de pue­de ex­plo­rar a pro­fun­di­dad su ofi­cio. Uno en el que tam­bi

ELLE (México) - - Stories -

SI AL­GO HA APREN­DI­DO IL­SE EN 12 AÑOS DE CA­RRE­RA ES A ES­PE­RAR POR UN PA­PEL QUE LA RE­TE. “SOY IM­PA­CIEN­TE, QUIE­RO QUE TO­DO EL TIEM­PO ME LLE­GUEN TRA­BA­JOS QUE ME EMOCIONEN, PE­RO SÉ QUE ES IM­PO­SI­BLE”, CON­FIE­SA. Así que, cuan­do Ale­jan­dra Már­quez Abe­lla le ofre­ció el pro­ta­gó­ni­co en Las ni­ñas bien, blo­queó por com­ple­to el can­san­cio de te­ner un re­cién na­ci­do, pues ha­bía lle­ga­do el pa­pel que tan­to pi­dió al uni­ver­so. “Em­pe­cé a fil­mar cuan­do mi be­bé te­nía cin­co me­ses y to­do el tiem­po es­tu­vo con­mi­go en el set. No en­tien­do có­mo hi­ce pa­ra dar pe­cho e ir dia­rio a los lla­ma­dos, pe­ro era lo que que­ría: un pa­pel que me com­pro­me­tie­ra a es­te ni­vel y te­nía que ha­cer­lo”, re­ve­ló Il­se, quien no ti­tu­bea pa­ra in­vo­lu­crar­se fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te con sus per­so­na­jes. Aun­que su tra­ba­jo en ci­ne ya ha si­do re­co­no­ci­do —fue no­mi­na­da co­mo Me­jor Ac­triz al Ariel por Güe­ros—, ase­gu­ra que el tea­tro es su es­pa­cio más per­so­nal. A di­fe­ren­cia del sép­ti­mo ar­te, en es­ta pla­ta­for­ma go­za el tiem­po que tie­ne pa­ra cons­truir un per­so­na­je, ana­li­zar una obra lí­nea por lí­nea y ex­plo­rar nue­vas di­men­sio­nes. De ahí que en sus pla­nes pró­xi­mos es­tá to­mar las rien­das de una pro­duc­ción tea­tral, aho­ra co­mo directora. En ese sen­ti­do, Sa­las sa­be que de­be acom­pa­ñar­se de un gran equi­po que le ayu­de con su tra­ba­jo ar­tís­ti­co, in­clu­so en de­ta­lles co­mo el ves­tua­rio. “Es tan su­til el tra­ba­jo de los es­ti­lis­tas que pa­sa des­aper­ci­bi­do, pe­ro hay gran­des di­se­ña­do­res me­xi­ca­nos de­trás de cá­ma­ras co­mo An­nai Ra­mos y Pe­dro Gui­ja­rro quie­nes me ayu­da­ron en la tran­si­ción de So­fía en Las ni­ñas bien”, cuen­ta. Pa­ra la me­xi­ca­na no se tra­ta de ver­se más gua­pa fren­te a la cá­ma­ra. Pa­ra ella, el ver­da­de­ro tra­ba­jo de es­tos ar­tis­tas, es có­mo a tra­vés del ma­qui­lla­je y el ves­tua­rio pue­den con­se­guir que el per­so­na­je crez­ca fí­si­ca­men­te. Así fue con el más re­cien­te, So­fía, una mu­jer que ve su vi­da de lu­jos y tri­via­li­da­des en de­ca­den­cia, lue­go de la cri­sis eco­nó­mi­ca de 1982. No es una fi­gu­ra lle­na de pre­sun­cio­nes. Des­pués de su ex­pe­rien­cia en ci­ne, tea­tro y te­le­vi­sión, lle­ga a la con­clu­sión de que el ac­tor no es to­da la obra. “Tan­to ego le es­tor­ba a mi tra­ba­jo, hay una his­to­ria, una vi­sión, una fo­to­gra­fía, que de­be­mos ha­cer brillar.” Con esa mis­ma re­fle­xión de su ca­rre­ra, re­cuer­da que po­co a po­co cum­plió los sue­ños con los que em­pe­zó cuan­do es­tu­dia­ba ac­tua­ción, des­de ha­cer Me­di­da por me­di­da de Sha­kes­pea­re, has­ta lle­gar a la Ber­li­na­le con Güe­ros o al Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de To­ron­to con Las ni­ñas bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.