Edi­fi­ca­ción del im­pe­rio

Equestrian Life Style - - Desire - Por: It­zel Gon­zá­lez

His­tó­ri­ca­men­te, la firma da­ta de 1920, en To­rino, Ita­lia, don­de su fun­da­dor, Do­me­ni­co Scap­pino, la hi­cie­ra cre­cer des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra. Pos­te­rior­men­te se vol­vió pro­vee­dor de la Ca­sa Real del Prín­ci­pe de Piemonte. A su lle­ga­da a Mé­xi­co en­tre 1938-1948, Scap­pino era una puer­ta abier­ta en im­por­ta­cio­nes de cor­ba­tas en se­da ita­lia­nas. La es­tre­cha re­la­ción de Do­me­ni­co y la fa­mi­lia Ores­tano les per­mi­tió ad­qui­rir la mar­ca de ma­ne­ra di­rec­ta. Sin em­bar­go, el go­bierno hi­zo un cie­rre a las fron­te­ras, lo que ori­lló a una pe­ti­ción de im­por­ta­ción. Ma­te­rias pri­mas que se trans­for­ma­rían en nues­tro país, en­tre ellas, se­da y al­go­dón egip­cio, pa­ra con­fec­cio­nar­se por ma­nos me­xi­ca­nas. Con el pro­pó­si­to de dar­le fuer­te pre­sen­cia a Scap­pino, se ins­ta­la­ron tien­das en las prin­ci­pa­les de­par­ta­men­ta­les de la ciu­dad e in­te­rior de la Re­pú­bli­ca con Li­ver­pool y El Pa­la­cio de Hie­rro.

ES­TRA­TE­GIAS CLA­VES

Con la aper­tu­ra de mer­ca­dos eu­ro­peos, la in­va­sión de mar­cas vol­vió más com­pe­ti­ti­vo a Scap­pino. Por lo tan­to, abrie­ron una ofi­ci­na di­rec­ta en Ita­lia, que da­ría se­gui­mien­to al di­se­ño, com­pras de ma­te­rias pri­mas y di­se­ño de co­lec­cio­nes.

Po­co a po­co se in­te­gra­ron a su por­ta­fo­lio, la ca­mi­se­ra, tra­jes, ac­ce­so­rios de piel y looks com­ple­tos, dis­po­ni­bles en las bou­ti­ques. Es­to exi­gía ac­tua­li­za­ción de nue­vos pro­ce­sos, ma­te­ria­les, la­va­dos y di­se­ño. Una de sus for­ta­le­zas, ra­di­ca en la con­fec­ción ar­te­sa­nal por ma­nos ita­lia­nas traí­das a Mé­xi­co, reite­ran­do su ca­pa­ci­dad pa­ra ofre­cer ex­ce­len­te ca­li­dad y lu­jo.

“He­mos tra­ta­do de equi­li­brar di­se­ño, cons­truc­ción de los te­ji­dos y la fi­ne­sa en los de­ta­lles. Ve­mos có­mo mar­cas que des­cui­da­ron eso han des­apa­re­ci­do del mer­ca­do”, reite­ró An­to­nio Ores­tano. La ma­yo­ría de las fir­mas, con gran­des lo­ca­les, cos­tos ele­va­dí­si­mos en cam­pa­ñas, son fac­to­res que in­flan el gla­mour.

CON­SU­MI­DOR AC­TUAL

El con­su­mi­dor tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra, ya que bus­ca ca­li­dad con di­fe­ren­cia­ción. Scap­pino pue­de jac­tar­se de ofre­cer, des­de su lle­ga­da, un pro­duc­to de al­ta ga­ma. Fue pio­ne­ro al in­dus­tria­li­zar y co­mer­cia­li­zar una ca­mi­sa de al­go­dón en Mé­xi­co.

El clien­te ac­tual es exi­gen­te, ha apren­di­do a dis­tin­guir pro­duc­tos de ca­li­dad y ha evo­lu­cio­na­do. Los jó­ve­nes y las re­des so­cia­les tie­nen al­can­ce a ver lo más trendy pa­ra am­pliar su cri­te­rio.

Nues­tra so­cie­dad cuen­ta con li­de­raz­go, clien­tes ex­per­tos en mo­da, ar­qui­tec­tu­ra y gran ca­pa­ci­dad de con­su­mo. El ojo de Scap­pino es­tá pues­to en el jo­ven em­pre­sa­rio, que gus­ta de bue­nos res­tau­ran­tes, via­jes y ar­qui­tec­tu­ra. Ra­zo­nes que mo­ti­van a Scap­pino a es­tar ac­tua­li­za­do, a tra­vés de las fe­rias de mo­da co­mo El Pit­ti Uo­mo. Un equi­po de ana­lis­tas ha­ce en­tre­ga pun­tual de ten­den­cias mun­dia­les, las cons­tan­tes vi­si­tas de los di­se­ña­do­res ita­lia­nos, que en con­jun­to con Mé­xi­co desa­rro­llan la in­for­ma­ción, que se­rá adap­ta­da a las ten­den­cias in­ter­na­cio­na­les y del clien­te me­xi­cano. El cam­bio cli­má­ti­co dic­ta mu­chas di­rec­tri­ces que la firma apro­ve­cha al con­fec­cio­nar cha­ma­rras li­ge­ras, ca­mi­sas de lino y jer­sey de te­ji­do delgado.

ALIAN­ZAS DE­POR­TI­VAS

A par­tir de los años 90, la ne­ce­si­dad de un sec­tor más jo­ven in­flu­yó en la bús­que­da de alian­zas, por lo que Scap­pino apro­ve­chó as­pec­tos que le per­mi­ten dar­le di­fu­sión al ta­len­to ecues­tres en sal­to y equi­ta­ción.

Pos­te­rior­men­te, sur­ge la Tri­ple Co­pa Scap­pino, an­te la opor­tu­ni­dad de re­fres­car la firma, al pro­mo­ver a ta­len­to­sos de­por­tis­tas del ecues­tre, golf y ma­rino. Un ex­ce­len­te plan de co­la­bo­ra­ción, sien­do ac­tual­men­te una de las co­pas más re­nom­bra­das y es­pe­ra­das del mun­do de­por­ti­vo éli­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.