Fun­cio­na­lis­mo me­xi­cano

“No so­mos due­ños del pro­ce­so, so­mos una par­te más, so­mos re­cep­tácu­los”. Pablo Ale­xan­der­son, ar­qui­tec­to.

Equestrian Life Style - - Expressions Arquitectura - Por Anit­zel Díaz

Atra­vés de su ar­qui­tec­tu­ra, Pablo Ale­xan­der­son nos ha­ce par­tí­ci­pes de aque­llo que ha vi­vi­do, lo co­ti­diano que lo ins­pi­ra. Ori­gi­na­rio de Guadalajara, Ale­xan­der­son es­tu­dió Ar­qui­tec­tu­ra en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co y de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Oc­ci­den­te. Pos­te­rior­men­te creó, jun­to con otros com­pa­ñe­ros, el des­pa­cho 16/16, y des­de ha­ce cin­co años fun­dó el des­pa­cho que lle­va su nom­bre

La vi­sión del des­pa­cho es cla­ra: en­glo­bar en un so­lo te­ma lo que es­tá atrás de nues­tros in­tere­ses an­he­los y ob­se­sio­nes. No existe un dis­cur­so es­truc­tu­ra­do.

Des­de su crea­ción, Ale­xan­der­son Ar­qui­tec­tos ha es­ta­do in­vo­lu­cra­do en la cons­truc­ción de va­rias re­si­den­cias en la ciu­dad de Guadalajara. Cons­truc­cio­nes que des­ta­can por sus lí­neas pu­ras de es­pa­cios diá­fa­nos, in­cor­po­ran­do el con­tex­to al am­bien­te pri­va­do de la ca­sa. Ha­cien­do uso de la geo­me­tría en las ce­lo­sías que in­te­gran la tra­ma en las di­vi­sio­nes. El lu­jo en­ten­di­do co­mo el apro­ve­cha­mien­to del es­pa­cio, don­de los materiales que­dan al des­cu­bier­to. El hor­mi­gón, el ace­ro, el la­dri­llo ex­pues­to de­fi­nen el ca­rác­ter de la cons­truc­ción. El es­pa­cio ha­bi­ta­ble co­mo una pie­za de Land Art de Ri­chard Long, en la de­fi­ni­ción del

te­rreno des­de sus cua­li­da­des más sim­ples; amal­ga­mar­se en el pai­sa­je sin apro­piar­se de él.

Cu­brien­do to­dos los as­pec­tos, el des­pa­cho tie­ne cla­ra la re­la­ción con los clien­tes, el di­se­ño y fi­nal­men­te la cons­truc­ción, siem­pre en­fa­ti­zan­do la ac­ti­tud y el pro­ce­so. Unien­do el ofi­cio de ar­qui­tec­to con el de edi­fi­ca­dor, ya que el des­pa­cho cons­tru­ye to­dos sus pro­yec­tos. Del clien­te el ar­qui­tec­to ha lle­ga­do a co­men­tar va­rias ve­ces que: “Sin el clien­te no hay na­da (…) es im­por­tan­te men­cio­nar­lo. La re­la­ción con el clien­te de­be ser ho­nes­ta. Te bus­can ge­ne­ral­men­te por al­go, po­si­ble­men­te por es­té­ti­ca. Hay que apren­der que hay clien­tes que no son pa­ra ti”.

El re­sul­ta­do son pe­que­ños re­man­sos in­mer­sos en el caos ci­ta­dino. Ca­sas que mi­ran a ca­ña­das, bos­ques, jar­di­nes don­de lo pri­va­do con­vi­ve siem­pre con el pai­sa­je. Don­de el uso de la luz y el pa­tio es fun­da­men­tal.

Pablo ha par­ti­ci­pa­do co­mo con­fe­ren­cis­ta en va­rias uni­ver­si­da­des. En el 2016, su tra­ba­jo for­mó par­te de la pu­bli­ca­ción Ar­qui­tec­tu­ras Me­xi­ca­nas, lo me­jor del si­glo XX, vol. 6, Edi­to­rial Ar­qui­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.