Sin com­pli­ca­cio­nes

Zee­lan­der Z55: so­fis­ti­ca­ción y lu­jo con un es­ti­lo op­ti­mi­za­do.

Equestrian Life Style - - Luxury - Por Do­min­go Aguilar

La lle­ga­da del Zee­lan­der Z55 fue la cró­ni­ca de un éxi­to anun­cia­do. Des­pués del triun­fo co­mer­cial que re­pre­sen­tó el Z44, se es­pe­ra­ba que el as­ti­lle­ro ho­lan­dés se lu­cie­ra con la fa­bri­ca­ción del her­mano ma­yor y, en efec­to, lo hi­zo. Es­ta nue­va em­bar­ca­ción es 27% más lar­ga y os­ten­ta el do­ble de es­pa­cio.

Es­te mo­de­lo cuen­ta con el ta­ma­ño ideal pa­ra na­ve­gar sin ne­ce­si­dad de un ca­pi­tán y pa­ra lo­grar ama­rres sin com­pli­ca­cio­nes en cual­quier ma­ri­na. Ade­más, el de­ta­lle fe­no­me­nal de los aca­ba­dos, la ex­tra­or­di­na­ria fa­ci­li­dad de ope­ra­ción y la po­si­bi­li­dad de una vis­ta al mar de 360 gra­dos des­de cual­quier pun­to de la ca­bi­na son cua­li­da­des que enal­te­cen a es­te di­se­ño van­guar­dis­ta.

Es cier­to que can­ti­dad nun­ca se­rá me­jor que ca­li­dad, pe­ro en los 10 pies ex­tra del Z55 el in­cre­men­to en el nú­me­ro de al­gu­nos de los ele­men­tos tu­vo re­per­cu­sio­nes es­té­ti­cas agra­da­bles. Es­te bar­co cuen­ta con cua­tro fa­ros, tres ca­ma­ro­tes, una me­sa de to­ca­dor, una sui­te VIP y ca­bi­na de in­vi­ta­dos con un par de li­te­ras. Es­to re­su­me, de ma­ne­ra sim­ple, la efi­cien­cia en el apro­ve­cha­mien­to del es­pa­cio.

La ha­bi­li­dad de aco­mo­dar to­do me­ticu­losa­men­te lo­gró que, in­clu­so, se lo­gra­ra in­cluir un ga­ra­je al cos­ta­do del ya­te. En és­te se pue­den or­ga­ni­zar co­mi­das o pe­que­ñas reunio­nes pa­ra dis­fru­tar del pai­sa­je. Es­ta zo­na del bar­co tam­bién es útil pa­ra cuan­do se na­ve­ga en aguas muy ba­jas co­mo las de Baha­mas. Pa­ra evi­tar el cho­que con al­gún ban­co de are­na, des­de es­te cos­ta­do de la em­bar­ca­ción es po­si­ble ama­rrar­se a una bo­ya y dis­fru­tar de la re­la­ja­ción na­tu­ral del mar.

En­tre los adi­ta­men­tos des­ta­ca­dos, es­tá la pla­ta­for­ma pa­ra na­dar de la po­pa. És­ta fa­ci­li­ta la en­tra­da y la sa­li­da al agua. No ca­be du­da que el má­xi­mo apro­ve­cha­mien­to de los me­tros cua­dra­dos re­sul­ta en una obra de ar­te en mo­vi­mien­to.

Zee­lan­der se ca­rac­te­ri­za por un cons­tan­te in­cre­men­to en la ca­li­dad de sus pro­duc­tos. Du­ran­te el de­sa­rro­llo de Z55, in­clu­so an­tes de que se em­pe­za­ra la fa­bri­ca­ción del mo­de­lo, se lle­va­ron a ca­bo tres sets de cálcu­los compu­tacio­na­les de di­ná­mi­cas de flui­dos con los ex­per­tos na­va­les de Van Oos­sa­nen. Se ne­ce­si­ta­ron apro­xi­ma­da­men­te 67 moldes pa­ra crear la su­per­es­truc­tu­ra in­te­rior y, ade­más, Vol­vo reali­zó prue­bas mi­nu­cio­sas a sus mo­to­res pa­ra que se aco­pla­ran na­tu­ral­men­te a la es­té­ti­ca del ejem­plar.

La di­fe­ren­cia siem­pre es­tá en la aten­ción a los pe­que­ños de­ta­lles. Las em­bar­ca­cio­nes de Zee­lan­der no ha­cen más que com­pro­bar­lo e izan la ban­de­ra de Ho­lan­da cuan­do se ne­ce­si­ta ca­li­dad al zar­par.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.