Des­ti­nos

De abril a oc­tu­bre vi­ve una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble a bor­do del Rocky Moun­tai­neer.

Equestrian Life Style - - Contenido - Por Dia­na Sa­la­do

Com­bi­na tu pa­sión por la na­tu­ra­le­za y con­fort en un via­je en tren al co­ra­zón de las Ro­co­sas Ca­na­dien­ses.

Des­pués de ho­ras de vue­lo en don­de lo úni­co que se veía eran nu­bes blan­cas ilu­mi­na­das por el sol, po­co a po­co apa­re­cie­ron pai­sa­jes al aso­mar­me por la ventana del avión: ríos y la­gos co­lor tur­que­sa y mon­ta­ñas cu­bier­tas de nie­ve. Era un preám­bu­lo de las ma­jes­tuo­sas e im­pre­sio­nan­tes vis­tas de la na­tu­ra­le­za que tie­ne Ca­na­dá y por las que via­ja­ría­mos a tra­vés del Rocky Moun­tai­neer.

Ate­rri­za­mos en el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Van­cou­ver, un es­pa­cio lleno de ilu­mi­na­ción con gran­des ventanales y con una de­co­ra­ción muy par­ti­cu­lar: tó­tems y es­cul­tu­ras de ma­de­ra re­pre­sen­ta­ti­vos de sus pue­blos in­dios.

Nues­tro via­je a bor­do del tren Rocky ini­cia­ba el día si­guien­te, así que hi­ci­mos check-in en el Fair­mont Ho­tel Van­cou­ver, el lla­ma­do “Cas­ti­llo de la ciu­dad” —que fue inau­gu­ra­do por la rei­na Isa­bel en 1939—, con te­cho de co­bre co­lor ver­de, su ele­gan­te lobby y sus es­ca­li­na­tas.

Si tie­nes po­co tiem­po en es­ta ciu­dad ca­na­dien­se –ran­kea­da con la me­jor ca­li­dad de vi­da a ni­vel mun­dial– no pier­das la opor­tu­ni­dad de to­mar la ru­ta ver­de del Hop-on Hop-off, un ca­mion­ci­to con te­cho pa­no­rá­mi­co que te lle­va­rá por 22 pun­tos em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad.

De las cua­tro ru­tas que ofre­ce Rocky Moun­tai­neer de abril a oc­tu­bre, vi­vi­mos la ex­pe­rien­cia Jour­ney Th­rough the Clouds en cla­se Gol­den-

Leaf Ser­vi­ce, que nos lle­vó de Van­cou­ver a Jas­per, con una pa­ra­da nocturna en Kam­loops.

En es­te via­je de dos días a bor­do del tren de lu­jo no ten­drás que car­gar tu equi­pa­je del ho­tel al tren o vi­ce­ver­sa; el per­so­nal del Rocky se en­car­ga de re­co­ger­lo den­tro de tu ha­bi­ta­ción y de­jar­lo en tu si­guien­te des­tino an­tes de que tú lle­gues. Así que no ten­drás que preo­cu­par­te por esos de­ta­lles, sino só­lo de lle­var a bor­do tu cá­ma­ra, cha­ma­rras y ar­tícu­los per­so­na­les pa­ra dis­fru­tar al má­xi­mo el via­je.

La re­cep­ción en la es­ta­ción de tren es muy cá­li­da y ama­ble; ca­da miem­bro del equi­po de Rocky Moun­tai­neer tie­ne una son­ri­sa y te apo­ya pa­ra que abor­des en el va­gón co­rrec­to.

Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción de nues­tro va­gón azul y do­ra­do es el te­cho pa­no­rá­mi­co a tra­vés del cual ad­mi­ra­re­mos la vis­ta du­ran­te los 900 km del re­co­rri­do has­ta Jas­per. Ade­más de lo có­mo­dos y am­plios que son los asien­tos.

Des­pués de unos mi­nu­tos de aco­mo­do y la pre­sen­ta­ción del equi­po, el tren co­mien­za a mo­ver­se y las no­tas mu­si­ca­les que sa­len de las gai­tas nos des­pi­den y desean ex­ce­len­te via­je.

Nues­tro pa­que­te in­clu­ye be­bi­das a bor­do y co­mi­das en el co­me­dor de la plan­ta ba­ja.

Po­co a po­co sa­li­mos de Van­cou­ver; los edi­fi­cios, ca­sas y ave­ni­das que­dan atrás y ve­mos por pri­me­ra vez el río Fra­ser (el más lar­go de la pro­vin­cia de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca), que nos acom­pa­ña­rá en la ma­yor par­te de nues­tro ca­mino.

Pi­nos, ár­bo­les, gran­jas y cul­ti­vos do­mi­nan el Va­lle Fra­ser. Nues­tros an­fi­trio­nes cuen­tan his­to­rias de los lu­ga­res por don­de va­mos pa­san­do.

Los chefs del Rocky Moun­tai­neer, Jean Pie­rre Gue­rin y Fré­dé­ric Cou­ton, pre­pa­ran al mo­men­to, en las co­ci­nas de ca­da va­gón, los pla­ti­llos del me­nú de tres tiem­pos. El cual in­clu­ye ve­ge­ta­les y car­nes re­gio­na­les co­mo pa­pas de Yu­kon, to­cino ca­na­dien­se, sal­món fres­co del Pa­cí­fi­co, car­ne de Al­ber­ta; ade­más de vi­nos del Va­lle de Oka­na­gan.

A bor­do del Rocky co­mi­mos ri­quí­si­mo, dis­fru­tan­do y com­bi­nan­do tan­to los sa­bo­res cu­li­na­rios co­mo los pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res jun­to a nues­tras ven­ta­nas.

Un atrac­ti­vo es el Hell’s Ga­te, un ca­ñón en don­de ca­da mi­nu­to flu­yen 750 mi­llo­nes de li­tros de agua y don­de hay mu­chos sal­mo­nes. El Cis­co es el lu­gar don­de se cru­zan las vías de la Ca­na­dian Pa­ci­fic y la Ca­na­dian Na­tio­nal. Y en Lyt­ton

vi­mos la unión de los ríos Fra­ser y Thom­pson; es ahí don­de el agua tur­bia del Thom­pson su­pe­ra el co­lor ver­do­so del Fra­ser.

La zo­na de­sér­ti­ca co­mien­za a aso­mar­se y ve­mos mi­ne­ra­les co­mo hie­rro, azu­fre y co­bre en las pa­re­des de las mon­ta­ñas. A es­ta zo­na se le lla­ma Rain­bow Can­yon.

Si quie­res sen­tir más ve­lo­ci­dad y el vien­to en tu ros­tro; oler el bos­que, sen­tir la bri­sa del agua, o to­mar me­jo­res fo­to­gra­fías, ba­ja al bal­cón en la par­te tra­se­ra de tu va­gón y vi­ve una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te jun­to a la na­tu­ra­le­za.

An­tes de lle­gar a nues­tro nues­tro pri­mer des­tino re­co­rre­mos 40 km jun­to al La­go Kam­loops.

EL MON­TE ROBSON

Nues­tro se­gun­do día en el Rocky es so­lea­do y con luz per­fec­ta pa­ra to­mar fo­tos de las mon­ta­ñas, ríos, pi­nos y pue­blos pin­to­res­cos por los que pa­sa­mos. Es­te día nos aden­tra­mos por com­ple­to en el bos­que y siem­pre jun­to al río North Thom­pson y su agua co­lor azul.

Pre­vio a lle­gar a la zo­na de Blue Ri­ver, las mon­ta­ñas en lo al­to cuen­tan con nie­ve acu­mu­la­da. Es una vis­ta es­pec­ta­cu­lar. Nos di­cen nues­tros an­fi­trio­nes que hay par­tes en es­tas zo­na en don­de la tem­pe­ra­tu­ra en in­vierno lle­ga has­ta los 40 gra­dos ba­jo ce­ro.

A par­tir de aho­ra lo que do­mi­na el pai­sa­je son la­gos con­ge­la­dos y va­lles cu­bier­tos por nie­ve en la par­te al­ta. Aba­jo hay un ver­de bri­llan­te.

El tren ba­ja su ve­lo­ci­dad y es tiem­po de ad­mi­rar las Py­ra­mid Falls, una cascada de 91 me­tros de al­to que só­lo pue­de ver­se si se via­ja en el Rocky Moun­tai­neer. El vien­to es frío y hay llo­viz­na, pe­ro va­le la pe­na sa­lir al bal­cón a sen­tir el ai­re de las Ro­co­sas Ca­na­dien­ses.

Ca­mi­nar por el pa­si­llo del va­gón tam­bién es una opor­tu­ni­dad de pla­ti­car y com­par­tir his­to­rias con los pa­sa­je­ros que aman la na­tu­ra­le­za.

Po­co a po­co va apa­re­cien­do el Mon­te Robson, la mon­ta­ña más al­ta de las Ro­co­sas, con una al­tu­ra de 3,954 me­tros. No la vi­mos en su to­ta­li­dad por­que es­ta­ba cu­bier­ta por las nu­bes; nos cuen­tan que son po­cos los días del año en los que se pue­de apre­ciar por com­ple­to.

El la­go Moo­se, que es­tá con­ge­la­do, y atrás el mon­te Fitz­wi­lliam mar­can el lí­mi­te en­tre Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca y Al­ber­ta.

Es­ta­mos a po­cos ki­ló­me­tros de lle­gar a Jas­per; mi com­pa­ñe­ra de jun­to gri­ta emo­cio­na­da: ¡Oso! ¡Oso! Al aso­mar­nos por el ven­ta­nal ve­mos un oso ne­gro pe­que­ño que jun­to a las vías del tren. Los gri­tos y aplau­sos apa­re­cen. En el ca­mino ha­bía­mos vis­to hue­llas de oso, pe­ro por fin lo­gra­mos ver uno. Ins­tan­tes des­pués apa­re­ce un gru­po de cin­co ve­na­dos. Jas­per nos es­pe­ra en­tre las mon­ta­ñas cu­bier­tas por la nie­ve.

2.46 de pa­sa­je­ros han dis­fru­ta­do des­de 1990 de los pai­sa­jes ca­na­dien­ses a bor­do del tren de lu­jo com­pues­to por 60 va­go­nes; 16 de ellos mi­llo­nes Gol­den­leaf Ser­vi­ce con te­cho pa­no­rá­mi­co y 14 de Sil­ver­leaf Ser­vi­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.