“El po­lo es un de­por­te de fa­mi­lia”, Gior­gio Brig­no­ne.

Equestrian Life Style - - Contenido -

Son mu­chas las ra­zo­nes que ha­cen que Ca­re­yes sea un imán pa­ra sus vi­si­tan­tes, pe­ro sin du­da sus cam­pos de po­lo es­tán en la lis­ta de los fa­vo­ri­tos de los más re­co­no­ci­dos ju­ga­do­res de la ac­tua­li­dad. Y es que Ca­re­yes cuen­ta con to­dos los ele­men­tos: el mar, la pla­ya, la cul­tu­ra, el cui­da­do de la sa­lud, la cons­cien­cia eco­ló­gi­ca y, por su­pues­to, el po­lo.

Gior­gio Brig­no­ne, hi­jo de Gian Fran­co Brig­no­ne —fun­da­dor de Ca­re­yes—, creó ha­ce 30 años el Ca­re­yes Po­lo Club. “Cuan­do yo em­pe­cé tu­ve la suer­te de que me ase­so­ra­ron muy bien so­bre las can­chas, me di­je­ron que si ha­cía unas bue­nas can­chas, siem­pre ten­dría bue­nos ju­ga­do­res y bue­nos ca­ba­llos; con una mala can­cha, los ca­ba­llos se van a las­ti­mar y los bue­nos ju­ga­do­res no van a ve­nir”, co­men­ta el tam­bién di­rec­tor de Ca­re­yes.

Si­guien­do el con­se­jo al pie de la le­tra, de­di­có mu­cho tiem­po a que sus can­chas fue­ran las me­jo­res, “¿Qué es una bue­na can­cha? In­de­pen­dien­te­men­te de su co­lor, por­que es muy im­por­tan­te que sea ver­de, es una can­cha don­de la pe­lo­ta no brin­ca y el pas­to no se rom­pe fá­cil­men­te. Ne­ce­si­tas un pas­to que re­sis­ta el ama­rre de los ca­ba­llos y que no es­té du­ro. Tam­bién ne­ce­si­ta de mu­chos cui­da­dos”, ex­pli­ca.

En el 2000, Alberto Ar­dis­so­ne, un em­pre­sa­rio ita­liano del mun­do del ci­ne y pro­pie­ta­rio de una ca­sa en Ca­re­yes, tu­vo la in­quie­tud de ha­cer un tor­neo pa­ra sus ami­gos. “Me di­jo que que­ría in­vi­tar a sus ami­gos en Se­ma­na San­ta a ju­gar po­lo y que que­ría ha­cer fies­tas”, re­cuer­da Brig­no­ne. Así fue co­mo sur­gió la Co­pa Agua Al­ta, que des­de en­ton­ces se rea­li­za año con año y en don­de se con­ju­ga to­do el es­pí­ri­tu del des­tino.

“El po­lo es un jue­go de fa­mi­lia y de tra­di­cio­nes, los po­lis­tas se in­vi­tan y jue­gan en­tre ellos. Tie­ne dos par­tes im­por­tan­tes: el pla­cer y el jue­go, y la com­pe­ten­cia. Mé­xi­co es na­tu­ral­men­te un país de po­lo por­que tie­ne tra­di­ción de ca­ba­llos, por­que la gen­te tie­ne tiem­po, por­que hay un buen cli­ma… pe­ro tam­bién es cier­to que no te­ne­mos tan­tos ju­ga­do­res y nues­tra fe­de­ra­ción es pe­que­ña, ju­gar en di­fe­ren­tes lu­ga­res pue­de ser muy di­fí­cil ya que tras­la­dar los ca­ba­llos es cos­to­so. No­so­tros lo que he­mos he­cho es tra­tar de man­te­ner una bue­na com­bi­na­ción de esas dos par­tes: la tra­di­ción fa­mi­liar, los ami­gos —que son lo más im­por­tan­te en el po­lo— con un ni­vel muy pro­fe­sio­nal”.

En 19 años la Co­pa Agua Al­ta ha vis­to des­fi­lar a gran­des po­lis­tas, na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, co­mo los her­ma­nos Gracida, y ca­da año re­ci­ben ju­ga­do­res nue­vos, mu­chos de ellos eu­ro­peos. “La idea es man­te­ner­nos en seis equipos, se­ría me­jor con ocho y con un buen han­di­cap.

Con es­ta idea en men­te, Ca­re­yes Po­lo Club y La Patrona Po­lo & Equestrian Club, en San Fran­cis­co Na­ya­rit, de­ci­die­ron unir es­fuer­zos y crear el Cir­cui­to de Po­lo del Pa­cí­fi­co que se ce­le­bró por pri­me­ra vez es­te año. “Se nos ocu­rrió ha­cer al­go más gran­de, que no fue­ra só­lo Ca­re­yes y por eso de­ci­di­mos ha­cer­lo con La Patrona, que es­tá a tres ho­ras de dis­tan­cia”, agre­ga el tam­bién ex­ju­ga­dor, con mi­ras a que es­te cir­cui­to se con­vier­ta en tra­di­ción, co­mien­ce a cre­cer y cuen­te con la par­ti­ci­pa­ción de más equipos.

El fun­da­dor del Ca­re­yes Po­lo Club nos cuen­ta las cla­ves pa­ra ser uno de los des­ti­nos na­cio­na­les fa­vo­ri­tos de los po­lis­tas. por Ana Ma. Pra­do

El cui­da­do de los ca­ba­llos es una de las prio­ri­da­des pa­ra Brig­no­ne.

Vis­ta de las can­chas ver­des del Ca­re­yes Po­lo Club.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.