Jo­yas

El ex­per­to en ge­mo­lo­gía Jo­sé Dávalos nos ex­pli­ca la jo­ye­ría de al­to ni­vel y lo que hay que con­si­de­rar al com­prar es­tas pie­zas.

Equestrian Life Style - - Contenido - Por Dia­na Sa­la­do

Conoce las ca­rac­te­rís­ti­cas de la jo­ye­ría de al­to ni­vel y haz una com­pra se­gu­ra y cer­ti­fi­ca­da.

Una jo­ya es un ob­je­to va­lio­so no só­lo por su di­se­ño, ex­clu­si­vi­dad o pre­cio, su va­lor tam­bién re­si­de en su sig­ni­fi­ca­do, ya sea que sim­bo­li­ce una pro­me­sa de amor eterno, un re­ga­lo o un mo­men­to con­ge­la­do en el tiem­po.

Pla­ti­ca­mos con Jo­sé Dávalos Huer­ta, ac­tual di­rec­tor ge­ne­ral de JD Jo­ye­ros y ex­per­to ge­mó­lo­go por el Ge­mo­lo­gi­cal Ins­ti­tu­te of Ame­ri­ca, quien nos cuen­ta que la teo­ría dice: “Pa­ra que una pie­za sea con­si­de­ra­da una jo­ya de al­to ni­vel tie­ne que te­ner dia­man­tes. Al fa­bri­car­la, si uti­li­zas es­me­ral­das, ru­bíes o al­gu­na otra ge­ma, si lo que se bus­ca es al­can­zar el gra­do de jo­ye­ría fi­na, tie­nes que acom­pa­ñar­la con dia­man­tes”.

El dia­man­te, la rei­na de las ge­mas, es la pie­dra pre­cio­sa más pu­ra, blan­ca y bri­llan­te, ya que su es­truc­tu­ra cris­ta­li­na —con po­cas im­pu­re­zas—, le otor­ga una gran trans­pa­ren­cia, ade­más de te­ner una in­creí­ble ca­pa­ci­dad pa­ra dis­per­sar luz de di­fe­ren­tes co­lo­res crean­do un bri­llo úni­co, razón por la cual es de las más uti­li­za­das pa­ra los ani­llos de compromiso.

Su va­lor es­tá de­ter­mi­na­do por cua­tro ca­rac­te­rís­ti­cas, tam­bién co­no­ci­das co­mo 4C por su si­gla en in­glés: el cor­te ( cut), el co­lor ( co­lor), la pu­re­za ( cla­rity) y el pe­so ( ca­rat).

Exis­ten, ade­más, otras ge­mas de al­to ni­vel. Pri­me­ro es­tá el ru­bí, una pie­dra lla­ma­da co­rin­dón que se dis­tin­gue por su ca­rac­te­rís­ti­co co­lor ro­jo; cuan­do el co­rin­dón es de otro co­lor, co­mo el azul, se le lla­ma za­fi­ro. Des­pués es­tán las es­me­ral­das, de co­lor ver­de, que en su ma­yo­ría tie­nen in­clu­sio­nes y es ra­ro en­con­trar una com­ple­ta­men­te pu­ra.

En la com­pra de es­tas ge­mas de co­lor no hay cer­ti­fi­ca­do, por lo que se vuel­ve un po­co más ries­go­so; el me­jor tip es que de­be te­ner in­clu­sio­nes. Si se ve ca­si per­fec­ta, se de­be du­dar de su ori­gi­na­li­dad y na­tu­ra­li­dad.

Den­tro del re­per­to­rio de pie­zas que do­mi­nan en JD Jo­ye­ros se apre­cian dia­man­tes en co­lor blan­co, ama­ri­llo, ro­sa­do y ne­gro en com­bi­na­ción con el oro blan­co, ro­sa­do o ama­ri­llo y pla­tino; pe­ro tam­bién hay co­lec­cio­nes que con­tie­nen ru­bíes, za­fi­ros y es­me­ral­das, ade­más de ága­ta, co­ral, per­las y ama­tis­ta, to­das fi­na­men­te di­se­ña­das en clá­si­cos que nunca mueren: gar­gan­ti­llas, are­tes, ani­llos, co­lla­res y pul­se­ras.

La fir­ma re­cien­te­men­te abrió un nue­vo showroom en San­ta Fe, adicional al de Po­lan­co, pa­ra la venta, di­se­ño y fa­bri­ca­ción de pie­zas de jo­ye­ría bajo pe­di­do, he­chas a mano y a la me­di­da, con una aten­ción pri­va­da y per­so­na­li­za­da.

“Yo soy to­da­vía un ro­mán­ti­co ro­má y, al igual que la ma­yo­ría­may de los clien­tes, a quien­quie le gus­ta y pre­fie­re ver,v sen­tir y pro­bar­se una un jo­ya. No hay na­da me­jor­mej que to­car y ver y más si la jo­ya se­rá pa­ra un mo­men­to es­pe­cial, ce­le­bra­ción ce­leb o un re­ga­lo”.

Jo­sé Dávalos,d ge­mó­lo­go.

Are­tes con ge­mas y dia­man­tes.

Are­tes de dia­man­tes

Are­tes de oro y dia­man­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.