A la car­ta

Una pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca que par­te de la sen­ci­llez pa­ra traer pro­duc­tos fres­cos del mar a Bosques de las Lo­mas.

Equestrian Life Style - - Contenido - por Ana Ma. Pra­do

Pie­dra Sal, co­ci­na de mar en un es­pa­cio car­ga­do de di­se­ño y con­fort.

Apo­co más de año y medio de su aper­tu­ra, Pie­dra Sal ha lo­gra­do po­si­cio­nar­se co­mo un hot spot en Bosques de las Lo­mas. Ubi­ca­do en un es­pa­cio pri­vi­le­gia­do, en una de las es­qui­nas más co­di­cia­das de Pa­seo de la Re­for­ma, des­ta­ca en el en­torno por su her­mo­sa fa­cha­da, com­pues­ta por ce­lo­sía de ma­de­ra, ace­ro y vi­drio. Al in­gre­sar, se tie­ne la sen­sa­ción de ha­ber en­tra­do a una enor­me ca­ja de ma­de­ra que en su in­te­rior res­guar­da una gran te­rra­za cu­bier­ta por una pér­go­la de ma­de­ra. El es­pa­cio se abre ha­cia los árboles de la ca­lle, al cie­lo y con una vis­ta pri­vi­le­gia­da ha­cia Re­for­ma.

Lo pri­me­ro que hay que des­ta­car de Pie­dra Sal es su ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño: mu­cha luz na­tu­ral, al­tos te­chos de ma­de­ra, lám­pa­ras col­gan­tes y una ba­rra de la­tón se­mi­cir­cu­lar jus­to en el cen­tro del res­tau­ran­te que jue­ga un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en el es­pa­cio.

La at­mós­fe­ra in­for­mal que se crea al in­te­rior del lu­gar te ha­ce sen­tir co­mo si es­tu­vie­ras al ai­re li­bre. El pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co, pen­sa­do pa­ra com­par­tir y dis­fru­tar de una bue­na co­mi­da, es­tu­vo di­ri­gi­do por Ve­ró­ni­ca Gon­zá­lez Zavala, de la fir­ma de ar­qui­tec­tu­ra VGZ, que, ca­be men­cio­nar, re­ci­bió la men­ción es­pe­cial por su ex­te­rior du­ran­te la edi­ción 2018 de Prix Ver­sai­lles en la ca­te­go­ría de res­tau­ran­tes.

Pie­dra Sal es un lu­gar aco­ge­dor en el que in­me­dia­ta­men­te te sien­tes bien re­ci­bi­do, la par­te del res­tau­ran­te cuen­ta con 200 sillas y la ba­rra con otras 30, eso sin con­tar el roof top con ca­pa­ci­dad pa­ra otras 75 per­so­nas. Es­te es­pa­cio, con una pri­vi­le­gia­da vis­ta a Pa­seo de la Re­for­ma, es ideal pa­ra probar un coc­tel y bo­ta­near mientras se dis­fru­ta de bue­na mú­si­ca.

Por la par­te de los vi­nos, la ofer­ta es­tá equi­li­bra­da con res­pec­to al me­nú, con una bue­na va­rie­dad de eti­que­tas tan­to de blan­cos co­mo de tin­tos. Va­le la pe­na des­ta­car que el res­tau­ran­te

cuen­ta con su pro­pio som­me­lier, Án­gel Isaac Ta­pia, quien es­tá dis­po­ni­ble pa­ra ha­cer una re­co­men­da­ción de ma­ri­da­je de­pen­dien­do de lo que los clien­tes ha­yan or­de­na­do.

EL IN­GRE­DIEN­TE CLA­VE

Pie­dra Sal, co­mo par­te del grupo de res­tau­ran­tes Ur­ban Fork, sur­gió de la in­quie­tud de los so­cios por ha­cer al­go di­fe­ren­te con la ma­te­ria pri­ma con la que ya con­ta­ban pa­ra su res­tau­ran­te más fa­mo­so: To­ri To­ri. La idea era uti­li­zar los re­cur­sos del mar con los que ya con­ta­ban y trans­for­mar­los en un len­gua­je y gas­tro­no­mía di­fe­ren­te que no tu­vie­ra na­da que ver con la co­mi­da ja­po­ne­sa u orien­tal­fu­sión, se­gún nos cuen­ta An­drés An­halt, di­rec­tor ge­ne­ral de Ur­ban Fork.

Uti­li­zan­do co­mo re­fe­ren­cia la co­ci­na mediterránea y te­nien­do muy cla­ro que lo que bus­ca­ban era un con­cep­to gas­tro­nó­mi­co sen­ci­llo, que res­pe­ta­ra la ma­te­ria pri­ma y en don­de se uti­li­za­ran los ingredientes más pri­mor­dia­les, sur­gió el con­cep­to de Pie­dra Sal, que toma su nom­bre de la sal ma­ri­na, un in­gre­dien­te po­co com­pli­ca­do y que por su sen­ci­llez es muy apre­cia­do en el mun­do gas­tro­nó­mi­co, ya que lo­gra ex­traer el má­xi­mo sa­bor de la ma­te­ria pri­ma con la que se co­ci­na.

Así fue que en­con­tra­ron una for­ma, pa­ra na­da com­pli­ca­da, de dar­le sa­li­da a cier­tas pro­teí­nas, co­mo pre­pa­ra­cio­nes a la plan­cha o pro­duc­tos co­ci­na­dos a las bra­sas uti­li­zan­do le­ña.

En el me­nú des­ta­can una gran va­rie­dad en pes­ca­dos y ma­ris­cos. La ba­rra fría, por ejem­plo, per­mi­te a los co­men­sa­les apre­ciar los os­tio­nes en su con­cha, las al­me­jas o can­gre­jo, to­dos pro­duc­tos fres­cos y de la más al­ta calidad.

De las en­tra­das, re­co­men­da­mos los bowls de pes­ca­do; el de atún y el de sal­món se han con­ver­ti­do en los fa­vo­ri­tos de los co­men­sa­les. Vie­nen pre­pa­ra­dos so­bre una ca­ma de arroz, ma­ri­na­dos en sal­sa yu­zu y acei­te de ajon­jo­lí, e in­clu­yen ka­le, za­naho­ria, ce­bo­llín, agua­ca­te, ajon­jo­lí ne­gro y len­te­jas fri­tas.

Pa­ra quie­nes gus­tan de los sa­bo­res fres­cos, las ti­ri­tas de pes­ca­do —ins­pi­ra­das en las fa­mo- sas ti­ras de pes­ca­do de Zihua­ta­ne­jo— cur­ti­do en li­món con ce­bo­lla mo­ra­da y un toque de acei­te de oli­va; o el agua­chi­le de camarón en sal­sa de chi­les ro­jos. Otros pro­ta­go­nis­tas son los sas­hi­mis y las tos­ta­das.

Co­mo en­tra­da ca­lien­te, el pul­po a las bra­sas es una gran op­ción, vie­ne acom­pa­ña­do con pu­ré de pa­pa y alio­li de la ca­sa; ade­más, des­cu­bri­mos unas de­li­cio­sas bo­li­tas de es­qui­te em­pa­ni­za­das; sue­na sim­ple, pe­ro son una gran sor­pre­sa al pa­la­dar. Co­mo una al­ter­na­ti­va fres­ca, la en­sa­la­da de be­ta­bel con que­so de Oco­sin­go in­te­gra un ex­ce­len­te equi­li­brio de sa­bo­res.

Pa­ra el pla­to fuer­te se pue­de ele­gir en­tre cual­quie­ra de los fi­le­tes de pes­ca­do en ado­bo y a las bra­sas, co­mo es el ca­so del filete al pas­tor que vie­ne ba­ña­do en una sal­sa de man­te­qui­lla con pi­ña, o el filete “del Cam­po” que vie­ne so­bre una sal­sa de fri­jol, ba­ña­do con un pi­co de ga­llo de to­ma­te ver­de y no­pa­les.

Pe­ro no to­do son pes­ca­dos y ma­ris­cos, ade­más de los pro­duc­tos del mar, la car­ta ofre­ce una gran va­rie­dad de en­tra­das, so­pas, en­sa­la­das, pas-

tas, arro­ces, car­nes y aves. Es po­si­ble en­con­trar des­de un Mac’n chee­se has­ta una ham­bur­gue­sa Pie­dra Sal, pre­pa­ra­da con que­so azul, to­cino y ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da, pa­san­do por los im­per­di­bles ta­cos de le­chón, pre­pa­ra­do al es­ti­lo car­ni­tas.

Por úl­ti­mo, pa­ra el siem­pre an­he­la­do pos­tre, la de­ci­sión pue­de com­pli­car­se en­tre la tar­ta de plá­tano con ca­ra­me­lo, el he­la­do de plá­tano con ras­pa­du­ra de cho­co­la­te o el pay de li­món ama­ri­llo con coulis de fru­tos ro­jos.

CONS­TAN­TE EVO­LU­CIÓN

Des­pués de su pri­mer aniver­sa­rio, la car­ta evo­lu­cio­nó, con­ser­van­do los pla­ti­llos más so­li­ci­ta­dos e in­te­gran­do al­gu­nas pro­pues­tas nue­vas pa­ra po­der con­ti­nuar sor­pren­dien­do a sus co­men­sa­les. La pre­mi­sa es res­pe­tar la tem­po­ra­li­dad de al­gu­nos ingredientes y pro­cu­rar sa­tis­fa­cer las de­man­das de quie­nes lo vi­si­tan, ofre­cien­do pla­ti­llos ge­ne­ro­sos, pe­ro que no sean pe­sa­dos. To­do es­to re­gi­do por el man­tra de Pie­dra Sal: “De­li­cio­so, bien cui­da­do y bien pre­sen­ta­do”.

El di­se­ño del res­tau­ran­te es­tu­vo a car­go del es­tu­dio ar­qui­tec­tó­ni­co VGZ.

Tár­ta­ra de atún. Agua­chi­le de camarón.

Pie­dra Sal Ti­ri­tas de pes­ca­do. Pa­seo de la Re­for­ma 1101, Lo­mas de Cha­pul­te­pec V Sec­ción. Ciudad de Mé­xi­co.Tel: 5540 4253 pie­dra­sal.com

Bo­li­tas de es­qui­te em­pa­ni­za­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.