OTO­MÍ GRAND PRIX

En los últimos seis años, el Gran Pre­mio Oto­mí se ha con­so­li­da­do co­mo un even­to im­per­di­ble en el ám­bi­to ecues­tre na­cio­nal.

Equestrian Life Style - - Contenido - Por Ana Ma. Pra­do

La his­to­ria de éxi­to de un con­cur­so que se ha ga­na­do el co­ra­zón de la fa­mi­lia ecues­tre.

Des­de ha­ce seis años, el Oto­mí Grand Prix, en San Mi­guel de Allen­de, se ha con­ver­ti­do en uno de los cin­co even­tos ecues­tres más im­por­tan­tes de Mé­xi­co, ade­más de es­tar ca­ta­lo­ga­do en­tre los 15 me­jo­res de Amé­ri­ca del Nor­te. To­do co­men­zó en sep­tiem­bre del 2012, cuan­do la em­pre­sa que fun­dó Re­si­den­cial Oto­mí, —se­de de la com­pe­ten­cia— de­ci­dió or­ga­ni­zar es­te even­to, no só­lo por su afi­ción a es­te de­por­te, prin­ci­pal­men­te por­que bus­ca­ban que se con­vir­tie­ra en un dis­tin­ti­vo pa­ra el desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio.

El con­cur­so hí­pi­co se es­tre­nó, en su pri­mer año, con la par­ti­ci­pa­ción de 250 bi­no­mios na­cio­na­les. Des­de en­ton­ces, y has­ta la fe­cha, dos prue­bas cen­tra­les al año se han lle­va­do a ca­bo de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da des­de que co­men­zó el con­cur­so: el Clá­si­co Oto­mí y el Gran Pre­mio, sien­do es­te úl­ti­mo el más im­por­tan­te.

Un año des­pués la prue­ba con­se­guía con­ver­tir­se en Con­cur­so de Sal­to In­ter­na­cio­nal, ade­más, ese año se rea­li­za­ron dos con­cur­sos; pa­ra el 2015 la prue­ba se ex­ten­día a cua­tro fi­nes de

se­ma­na y, des­de ha­ce dos años, se su­ma­ron dos fi­nes de se­ma­na más pa­ra un to­tal de seis, en los que participan clu­bes y agru­pa­cio­nes ava­la­dos por Fe­de­ra­ción Ecues­tre Me­xi­ca­na.

Bi­no­mios de dis­tin­tos es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca, así co­mo ji­ne­tes de Co­lom­bia, Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil, Es­pa­ña e Ita­lia, en­tre otros, se han da­do ci­ta en las pis­tas de Oto­mí, dos de ellas de pas­to con una ex­ten­sión de 7,200 m2 (90m x 80m ca­da una), ade­más de la pis­ta de are­na de 70 x 50 m. Con tres pad­docks, 280 ca­ba­lle­ri­zas de mam­pos­te­ría y 350 ca­ba­lle­ri­zas por­tá­ti­les, que­da cla­ro por qué las ins­ta­la­cio­nes son tan atrac­ti­vas pa­ra los com­pe­ti­do­res. In­clu­so, a prin­ci­pios de es­te año, los or­ga­ni­za­do­res re­ci­bie­ron una car­ta por par­te de la Fe­de­ra­ción Ecues­tre In­ter­na­cio­nal que re­co­no­ce y fe­li­ci­ta al equi­po de Oto­mí Club Hí­pi­co por su ex­ce­len­te or­ga­ni­za­ción.

Un cla­ro ejem­plo del gus­to de los asis­ten­tes por es­te con­cur­so se re­fle­ja en el nú­me­ro de in­vi­ta­dos que re­ci­be: en sus ini­cios, con­ta­ba con 20 me­sas VIP y lle­ga­ron cer­ca de 1,500 asis­ten­tes; ac­tual­men­te es tal la afluen­cia de in­vi­ta­dos que el nú­me­ro de me­sas se in­cre­men­tó a 52 y re­ci­be a unas 4,500 per­so­nas en ge­ne­ral du­ran­te to­das las ac­ti­vi­da­des.

Ade­más, el im­pac­to del even­to se re­fle­ja en el des­tino: ho­te­les lle­nos, gran con­cu­rren­cia en res­tau­ran­tes, tien­das y spas, así co­mo un au­men­to en las ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas en la zo­na. Se cal­cu­la que el Oto­mí Grand Prix arro­ja una de­rra­ma eco­nó­mi­ca de al­re­de­dor de 6 mi­llo­nes de dó­la­res por los seis even­tos que se rea­li­zan en San Mi­guel de Allen­de.

Ac­tual­men­te, el Oto­mí Grand Prix es un even­to CSI2*, pe­ro su ob­je­ti­vo es su­bir las es­tre­llas otor­ga­das por la FEI año con año y po­si­cio­nar a San Mi­guel de Allen­de co­mo un des­tino hí­pi­co in­ter­na­cio­nal. Pa­ra el 2019 se pro­po­nen au­men­tar el nú­me­ro de ca­ba­lle­ri­zas de mam­pos­te­ría a 300 y cre­cer la pis­ta 1 con un nue­vo pad­dock.

El con­cur­so se rea­li­za en fe­bre­ro, ma­yo y sep­tiem­bre, du­ran­te dos fi­nes de se­ma­na ca­da uno.

Francisco Te­llo de Me­ne­ses, di­rec­tor de Oto­mí y Pa­tri­cia Gon­za­lez, coor­di­na­do­ra de el Gran Pre­mio

Cuen­ta con tres pis­tas, dos de pas­to y una de are­na.

La com­pe­ten­cia re­ci­be ji­ne­tes tan­to na­cio­na­les co­mo in­ter­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.