Azi­mut Gran­de 35 Metri

Una pie­za maes­tra que re­de­fi­ne el es­ti­lo y ma­xi­mi­za el apro­ve­cha­mien­to del es­pa­cio.

Equestrian Life Style - - Luxury On Board / Yate - por Do­min­go Agui­lar

En as­tro­no­mía, la pa­la­bra azi­mut ha­ce re­fe­ren­cia a un án­gu­lo que se for­ma con res­pec­to al nor­te. En es­ta oca­sión, nos sir­ve pa­ra nom­brar un ya­te que bien po­dría na­ve­gar en­tre las es­tre­llas de­bi­do a su al­ta tec­no­lo­gía, es­ti­lo so­fis­ti­ca­do y uso in­te­li­gen­te de ca­da cen­tí­me­tro que po­see.

El Azi­mut Gran­de 35 Metri es el nue­vo aban­de­ra­do de la lí­nea más ex­clu­si­va del astillero ita­liano. Su pro­ta­go­nis­mo se con­ci­bió gra­cias a la ex­pe­rien­cia y ta­len­to de Ste­fano Rig­hi­ni, ar­qui­tec­to náu­ti­co am­plia­men­te re­co­no­ci­do, quien se en­car­gó de di­se­ñar el ex­te­rior de la em­bar­ca­ción con tec­no­lo­gía de fi­bra de car­bono y con un re­ce­lo par­ti­cu­lar por el cui­da­do del es­pa­cio, sin sa­cri­fi­car la es­té­ti­ca.

La na­ve tie­ne un cuer­po am­plio y un es­pa­cio ele­va­do pa­ra el pi­lo­to. A sus cos­ta­dos des­ta­can ex­te­rio­res li­sos y pul­cros que son acom­pa­ña­dos por ven­ta­nas de al­tu­ra com­ple­ta, tan­to en la proa co­mo en el sa­lón. Exis­te la po­si­bi­li­dad de

aña­dir un so­la­rium de ca­si 30 me­tros cua­dra­dos en el ter­cer ni­vel, con ac­ce­so des­de la cu­bier­ta prin­ci­pal en la po­pa. Es­ta po­si­bi­li­dad no afec­ta el di­na­mis­mo de la cons­truc­ción, pues mantiene un balance en los vo­lú­me­nes de ca­da zo­na.

Es­te na­vío, es­pe­cí­fi­ca­men­te la su­per­es­truc­tu­ra, es­tá he­cho de fi­bra de car­bono pu­ra. Azi­mut la usa pa­ra in­cre­men­tar el vo­lu­men de sus ejem­pla­res y así ofre­cer tan­to con­fort co­mo es­pa­cio, sin agre­gar pe­so al bo­te. Tam­bién se uti­li­za Epoxy, una re­si­na de un su­per­de­sem­pe­ño.

Den­tro de los 7.5 me­tros de es­lo­ra, el Gran­de 35 Metri tie­ne to­dos los be­ne­fi­cios de su­per­ya­tes más gran­des. Un ejem­plo de es­ta par­ti­cu­la­ri­dad es el ga­ra­ge con ca­pa­ci­dad pa­ra al­ma­ce­nar una em­bar­ca­ción au­xi­liar de cin­co me­tros, ade­más de un Jet-ski de 3.25. Es­ta zo­na fa­ci­li­ta que la po­pa ten­ga 12 me­tros cua­dra­dos de área de pla­ya.

Otra sor­pren­den­te área de pla­ya, o beach club, se eri­ge en la proa, la cual con­tem­pla so­fás, un área de loun­ge y una ti­na de hi­dro­ma-

sa­je. Es­ta cu­bier­ta in­clu­so pue­de ser le­van­ta­da gra­cias a un me­ca­nis­mo elec­tro­hi­dráu­li­co. De­ba­jo se en­cuen­tran los bas­ti­do­res del ya­te.

PA­RA­DIG­MA DEL CON­FORT

La obra de Rig­hi­ni fue com­ple­men­ta­da por Achi­lle Sal­vag­ni. Él se en­car­gó de los in­te­rio­res del bar­co, mis­mos que pre­sen­tan una ar­mo­nía con to­do el ex­te­rior, pues im­pe­ran las figuras ae­ro­di­ná­mi­cas y de líneas flui­das. De es­ta ma­ne­ra, Sal­vag­ni plas­ma una fir­ma dis­tin­gui­da y con­tem­po­rá­nea.

To­dos los con­tor­nos ubi­ca­dos den­tro de las ca­bi­nas es­tán he­chos de ma­de­ras con co­lo­res con­tras­tan­tes. Ade­más, una se­rie de de­ta­lles des­ta­can por es­tar he­chos con ma­te­ria­les co­mo la­tón, bron­ce y ace­ro inoxi­da­ble pu­li­do. La aten­ción a es­tos por­me­no­res ha­ce que es­te bu­que ga­ne au­to­ri­dad.

La se­re­ni­dad, la cal­ma y la so­fis­ti­ca­ción son los pi­la­res de la sim­pli­ci­dad y bie­nes­tar que in­ten­tó trans­mi­tir Sal­vagno con sus ideas.

El so­fá cir­cu­lar del sa­lón, ubi­ca­do en la cu­bier­ta prin­ci­pal, de­fi­ne el di­na­mis­mo y ori­gi­na­li­dad de es­ta zo­na co­mún. Las puer­tas y ven­ta­na­les se mez­clan con tal fa­ci­li­dad que dan la sen­sa­ción de ha­bi­tar un es­pa­cio más am­plio.

La sui­te del due­ño se en­cuen­tra en el ni­vel prin­ci­pal. Es­ta ha­bi­ta­ción trans­mi­te una sen­sa­ción de aper­tu­ra, gra­cias a las pa­re­des y ven-

La se­re­ni­dad, la cal­ma y la so­fis­ti­ca­ción son los pi­la­res de la sim­pli­ci­dad y bie­nes­tar que in­ten­tó trans­mi­tir Sal­vagno con sus ideas.

ta­nas que per­mi­ten el pa­so de la luz sin ma­yor problema. Mientras tan­to, en el cen­tro de es­ta al­co­ba, la ca­ma king si­ze se con­vier­te en el per­so­na­je prin­ci­pal, des­de don­de se pue­de apre­ciar la mag­ni­fi­cen­cia de un bal­cón pri­va­do co­mo nunca se ha­bía vis­to en un ya­te de 35 me­tros. És­te se eri­ge gra­cias a un me­ca­nis­mo al­ta­men­te so­fis­ti­ca­do, pe­ro a la vez sen­ci­llo, que per­mi­te ha­blar de un bal­cón ins­tan­tá­neo, sin obs­tácu­los es­tor­bo­sos.

De­ba­jo de la cu­bier­ta hay cua­tro ca­ma­ro­tes: dos VIP con ca­mas do­bles y otro par con dos ca­mas ge­me­las. A és­tos se pue­de ac­ce­der des­de un gran lobby cen­tral. La es­ca­le­ra en es­pi­ral co­nec­ta a to­das las cu­bier­tas, des­de la par­te más ba­ja, has­ta la re­cá­ma­ra del pi­lo­to.

En un es­pa­cio com­ple­ta­men­te se­pa­ra­do de la zo­na de in­vi­ta­dos se en­cuen­tran las re­cá­ma­ras des­ti­na­das a la tri­pu­la­ción.

Los crea­do­res del Gran­de 35 Metri han lle­va­do a ca­bo to­dos los es­fuer­zos po­si­bles pa­ra con­ver­tir­lo en el pa­ra­dig­ma del con­fort. Nin­gún por­me­nor se ha de­ja­do al azar y pa­ra mues­tra só­lo ha­ce fal­ta en­ten­der que se pu­so aten­ción es­pe­cial en la re­duc­ción de rui­do. Los de­ci­be­les del mo­tor se re­du­je­ron cuan­do se per­ca­ta­ron.

El cas­co fue idea­do por Pier­lui­gi Au­so­nio en con­jun­to con el Azi­mut Be­net­ti Re­search & De­ve­lop­ment Cen­ter. Ahí desa­rro­lla­ron la tec­no­lo­gía pa­ra mez­clar co­mo­di­dad y desem­pe­ño en una sola pie­za ca­paz de lucir bien y op­ti­mi­zar la uti­li­za­ción de com­bus­ti­ble.

Es­te ya­te es una de­mos­tra­ción de que la más al­ta tec­no­lo­gía pue­de ser alia­da de los es­tán­da­res es­té­ti­cos más al­tos y así lo­grar una pie­za de ar­te com­ple­ta­men­te fun­cio­nal. El Gran­de 35 Metri es una na­ve sin igual que de­be ser con­si­de­ra­da por to­dos los aman­tes náu­ti­cos.

Technohull tie­ne un nue­vo protagonista co­mo re­pre­sen­tan­te. Se lla­ma Ome­ga 45 y es un bar­co rí­gi­do in­fla­ble (RIB, por sus si­gla en in­glés) de me­ga­lu­jo y desem­pe­ño que es ca­paz de com­bi­nar los con­cep­tos de ver­sa­ti­li­dad, buen ac­tuar y al­ta calidad.

Es­tos va­lo­res han ca­rac­te­ri­za­do al astillero grie­go des­de su fun­da­ción ha­ce 13 años. So­bre ellos re­cae la fa­ma de pro­duc­ción de mo­de­los se­gu­ros y adap­ta­bles. Aho­ra, es­ta fa­ma per­mi­te a Technohull cons­truir có­mo­dos y ele­gan­tes cru­ce­ros de lar­go al­can­ce o so­fis­ti­ca­das em­bar­ca­cio­nes de au­xi­lio pa­ra su­per­ya­tes. Es aquí don­de en­tra el di­se­ño de es­te po­de­ro­so RIB, cu­yo di­se­ño pue­de ser per­so­na­li­za­do.

La al­ta efi­cien­cia ha­ce que és­ta sea la lan­cha ideal pa­ra per­so­nas que se toman el fin de se­ma­na y no se preo­cu­pan por las dis­tan­cias, prin­ci­pal­men­te por­que es­te na­vío pue­de en­fren­tar el cli­ma más di­fí­cil bajo una se­gu­ri­dad com­ple­ta y al­tí­si­mo con­fort (in­clu­so con una tri­pu­la­ción nu­me­ro­sa).

Ome­ga 45 es un cla­ro ejem­plo de la to­tal­men­te nue­va y pa­ten­ta­da tec­no­lo­gía en el cas­co: Technohull Dy­nas­tream, la cual fue desa­rro­lla­da ex­clu­si­va­men­te por la em­pre­sa y na­ció de una eva­lua­ción a la en­vol­tu­ra de ca­da mo­de­lo y a las de­man­das de ran­go

de desem­pe­ño de ca­da uno. A tra­vés de pro­gra­mas compu­tacio­na­les in­no­va­do­res y al­go­rit­mos es­pe­cí­fi­ca­men­te apli­ca­dos a la es­truc­tu­ra del cas­co, es co­mo se ha lle­ga­do a la per­fec­ción de es­te ejem­plar.

To­do lo an­te­rior­men­te men­cio­na­do dio co­mo re­sul­ta­do una na­ve ba­lan­cea­da y efi­cien­te así co­mo ex­tre­ma­da­men­te fá­cil de di­ri­gir. Per­fec­ta pa­ra des­pla­za­mien­tos rá­pi­dos, un tras­la­do se­gu­ro y una ex­pe­rien­cia re­vi­ta­li­zan­te pa­ra ex­per­tos y no­va­tos.

El eje prin­ci­pal de la Ome­ga 45 es­tá en la mo­der­na con­so­la cen­tral, la cual es­tá cu­bier­ta por un pe­que­ño te­cho que al mis­mo tiem­po pro­te­ge los asien­tos an­tis­hock. La ca­bi­na del pi­lo­to cuen­ta con una con­so­la elec­tró­ni­ca úni­ca que se ope­ra con un touchs­creen. Gra­cias a es­te di­se­ño, se ge­ne­ró el es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra in­cluir un ba­ño ce­rra­do.

La par­te fron­tal de la cu­bier­ta in­clu­ye un es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to que se es­con­de de­ba­jo del área de aso­lea­do, mis­ma que in­clu­ye un có­mo­do asien­to pa­ra dis­fru­tar de la vis­ta al mar.

En po­cas pa­la­bras, es­te bar­co ex­hi­be po­der y lu­jo sus­ten­ta­do en una ba­se tec­no­ló­gi­ca. Así se op­ti­mi­za la na­ve­ga­ción y ex­pe­rien­cia de pa­sa­je­ros, tri­pu­lan­tes e in­vi­ta­dos con ganas de re­des­cu­brir el sig­ni­fi­ca­do de sur­car los ma­res.

El Ome­ga 45 pue­de na­ve­gar a una al­ta ve­lo­ci­dad, in­clu­so, en con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas.

En la proa hay un área loun­ge, so­fás y ti­na de hi­dro­ma­sa­je, des­de don­de se dis­fru­ta la ex­ce­len­te vis­ta al ho­ri­zon­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.