Di­se­ño

Lo que co­men­zó co­mo un pa­sa­tiem­po pa­ra su fun­da­dor, Jean Cas­se­grain, hoy se ha con­ver­ti­do en una de las mar­cas más icó­ni­cas de la mo­da fran­ce­sa.

Equestrian Life Style - - Contenido - Por Anit­zel Díaz

De ser un fa­bri­can­te de re­ves­ti­mien­tos de cue­ros a un referente de mo­da: Long­champ cum­ple 70 años.

En 1948, des­pués de he­re­dar de su pa­dre un pe­que­ño ne­go­cio de ta­ba­cos, Jean Cas­se­grain co­men­zó a fa­bri­car re­ves­ti­mien­tos de cue­ro pa­ra pi­pas; así fue de­jan­do atrás la es­tan­que­ría au sul­tan pa­ra po­ner­se al fren­te de Jean Cas­se­grain com­pag­nie, has­ta lle­gar a Long­champ, co­mo un gui­ño al mo­lino ha­ri­ne­ro, ya que el nom­bre Cas­se­grain sig­ni­fi­ca mo­li­ne­ro en fran­cés; desa­rro­llan­do una lí­nea de accesorios en piel con la que con­quis­tó a la so­cie­dad pa­ri­si­na de la épo­ca.

Phi­lip­pe Cas­se­grain, el hoy di­rec­tor e hi­jo del fun­da­dor, te­nía 11 años cuan­do su pa­dre fun­dó Long­champ. “A ve­ces no te­nía es­cue­la los jue­ves y lo ayu­da­ba do­ran­do es­tu­ches de cue­ro. Unos años más tar­de co­men­cé a ha­cer al­gu­nas de las en­tre­gas en Pa­rís, lue­go a via­jar por el mun­do”, re­cuer­da Phi­lip­pe en una pe­que­ña en­tre­vis­ta. A su regreso, se une ofi­cial­men­te a Long­champ y, ba­sán­do­se en su ex­pe­rien­cia, ayu­da a su pa­dre en el manejo del ne­go­cio, des­de la crea­ción, fa­bri­ca­ción y co­mer­cia­li­za­ción, has­ta el desa­rro­llo de ven­tas.

Hoy la fa­mi­lia Cas­se­grain, es­po­sa y tres hi­jos, ma­ne­ja un em­po­rio con más de 1,800 pun­tos de ven­ta en más de 100 paí­ses y ca­si 300 bou­ti­ques. Em­plea a más de 2,200 per­so­nas y ge­ne­ra 400 millones de euros al año, apro­xi­ma­da­men­te.

Sop­hie De­la­fon­tai­ne, hi­ja de Phi­lip­pe y hoy di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca, con­si­de­ra Long­champ co­mo una pe­que­ña em­pre­sa fa­mi­liar y re­cuer­da que cuan­do era ni­ña, “la com­pa­ñía era real­men­te el cen­tro de la fa­mi­lia. Cuan­do eres ni­ño no sien­tes que es una em­pre­sa. La ca­sa de mis abue­los y la ofi­ci­na es­ta­ban en el mis­mo edi­fi­cio”.

Así, Long­champ ha con­quis­ta­do el mun­do de la mo­da con sus di­se­ños clá­si­cos des­ta­can­do los bol­sos, co­no­ci­dos en to­do el mun­do. Des­de el lo­go —un joc­key en un ca­ba­llo de ca­rre­ras al galope, crea­do por Tu­ren­ne Che­va­lle­reau, y alu­si­vo a la pista de ca­rre­ras de Pa­rís—, has­ta la úl­ti­ma co­lec­ción de la mar­ca, con­ser­

va las lí­neas pu­ras y es­ti­li­za­das que des­ta­can so­bre­to­do en Le Plia­ge, el bol­so más ven­di­do que en los 70 re­vo­lu­cio­nó el mer­ca­do uti­li­zan­do el ny­lon co­mo ma­te­rial de fa­bri­ca­ción. Hoy, Le Plia­ge os­ten­ta, ade­más de los co­lo­res más di­ver­sos, im­pre­sio­nes de obras de ar­te de los ar­tis­tas fa­vo­ri­tos de Sop­hie.

“El ar­te siem­pre ha si­do im­por­tan­te pa­ra mí; es al­go que real­men­te amo. Me en­can­ta ir a fe­rias, ex­po­si­cio­nes, ga­le­rías, mu­seos, lo que sea. Me en­can­ta via­jar, por­que creo que via­jar hoy es muy fá­cil y muy ri­co. No ne­ce­si­tas ir a 10,000 ki­ló­me­tros de ca­sa. Via­jar sig­ni­fi­ca co­no­cer gen­te, des­cu­brir nuevos pai­sa­jes, co­mi­da, mú­si­ca, cul­tu­ra, ar­qui­tec­tu­ra (...) to­do eso es ins­pi­ra­dor pa­ra mí”, co­men­ta De­la­fon­tai­ne. Lo que se ha­ce pa­ten­te en las úl­ti­mas co­lec­cio­nes creadas por Sop­hie con piezas muy fe­me­ni­nas lle­nas de ca­rác­ter, vestidos lar­gos de se­da, botas que a ve­ces lle­van fle­cos, tren­za­dos y, en al­gu­nas oca­sio­nes, sin ador­nos.

Pri­me­ra bou­ti­que de Long­champ en el ae­ro­puer­to Orly de Pa­ris.

Ma­de­lei­ne Poi­rier, di­rec­to­ra de los pri­me­ros ta­lle­res de la mar­ca.

Phi­lip­pe Cas­se­grain dis­fru­tan­do de una pi­pa Long­champ en 1957.

Coleccion oto­ño-in­vierno 2018 Pa­ra con­me­mo­rar el 70 aniver­sa­rio de la mar­ca, el 8 de sep­tiem­bre, Long­champ pre­sen­tó su co­lec­ción Spring/sum­mer 19 en un iné­di­to des­fi­le en la Fas­hion Week de Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.