Ha­cien­da Los Picachos, hos­pe­da­je cam­pi­rano de lu­jo con esen­cia ecues­tre.

Lo que al­gu­na vez fue ho­gar de ca­ba­llos pu­ra san­gre de al­ta ca­li­dad, hoy es una jo­ya de hos­pi­ta­li­dad y con­fort en San Mi­guel de Allende.

Equestrian Life Style - - Contenido - Por Ana Ma. Pra­do

Al pie de las co­li­nas de Los Picachos y a tan so­lo unos mi­nu­tos del cen­tro de San Mi­guel de Allende, Gua­na­jua­to, se en­cuen­tra el Ho­tel Ha­cien­da Los Picachos, un ran­cho ecues­tre que fue ho­gar de ca­ba­llos pu­ra san­gre de al­ta ca­li­dad y que hoy, des­pués de ser re­mo­de­la­do, se ha con­ver­ti­do en un com­ple­jo de lu­jo.

Lo que al­gu­na vez fue­ron ca­ba­lle­ri­zas, hoy es­tán adap­ta­das co­mo ele­gan­tes ha­bi­ta­cio­nes, mo­der­nas y bien equi­pa­das, mis­mas que re­ci- ben el nom­bre de las ye­guas y se­men­ta­les que al­gu­na vez ha­bi­ta­ron sus pas­ti­za­les, los cua­les es­tán co­lo­ca­dos en una pla­ca de ma­de­ra por en­ci­ma de la puerta.

To­do es­to sin per­der la esen­cia ecues­tre que al­gu­na vez ca­rac­te­ri­zó al lu­gar y que des­ta­ca en ca­da de­ta­lle de la de­co­ra­ción, co­mo lo son las puer­tas, la he­rre­ría, las vi­gas y los de­ta­lles de ma­de­ra, así co­mo las pin­tu­ras de ca­ba­llos que ador­nan ca­da ha­bi­ta­ción.

Idea­do co­mo un es­pa­cio pa­ra to­do ti­po de even­tos so­cia­les, prin­ci­pal­men­te pa­ra bo­das, la ha­cien­da dis­po­ne de una ex­pla­na­da de can­te­ra de apro­xi­ma­da­men­te 960 m2 con una me­ga­car­pa ro­dea­da por her­mo­sos jar­di­nes y en­mar­ca­da por las ha­bi­ta­cio­nes. Sin em­bar­go, ca­da rin­cón de Los Picachos es­tá pen­san­do pa­ra dis­fru­tar de un me­re­ci­do des­can­so.

Cuen­ta con 52 ha­bi­ta­cio­nes de di­fe­ren­tes ca­te­go­rías, en­tre las cua­les des­ta­can 12 cha­lets a do­ble al­tu­ra, equi­pa­dos con gran­des ven­ta­na­les con vis­ta a las mon­ta­ñas de Los Picachos, de­co­ra­das con una at­mós­fe­ra aco­ge­do­ra y aca­ba­dos en ma­de­ra. Es­tas grand sui­tes cuen­tan con sa­la de es­tar y te­rra­za pri­va­da, ade­más de un am­plio ba­ño ti­po spa equi­pa­do con ba­ñe­ra y du­cha de llu­via. La ca­ma king si­ze se en­cuen­tra en la par­te de arri­ba sin na­da que se in­ter­pon­ga con la vis­ta es­pec­ta­cu­lar de la ca­de­na mon­ta­ño­sa.

La ha­cien­da tam­bién cuen­ta con un te­maz­cal —con ca­pa­ci­dad pa­ra 10 per­so­nas— y su re­cién inau­gu­ra­do sus­hi pool-bar: Ka­so­ku, el cual pro- me­te ser el lu­gar per­fec­to pa­ra re­la­jar­se, dis­fru­tar de bue­na mi­xo­lo­gía y ol­vi­dar­se del es­trés.

El in­te­rio­ris­mo de Ka­so­ku (in­clu­yen­do su gim­na­sio) fue di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Luis Fa­bián Flo­res, con el in­con­fun­di­ble se­llo de Ca­sa Ar­mi­da, una de las fir­mas de in­te­rio­ris­mo y di­se­ño mas re­co­no­ci­das de San Mi­guel de Allende, la cual tam­bién es­tu­vo a car­go de ves­tir di­ver­sos es­pa­cios co­mo la re­cep­ción, el res­tau­ran­te y la mo­der­na y so­fis­ti­ca­da bar­ber shop que se en­cuen­tra en el in­te­rior del ho­tel.

La ofer­ta de gas­tro­no­mía ja­po­ne­sa se su­ma a la del res­tau­ran­te Yo, que sir­ve co­mi­da cam­pes­tre con pro­duc­tos cul­ti­va­dos lo­cal­men­te pa­ra el desa­yuno, co­mi­da y ce­na. Un es­pa­cio en­mar­ca­do con pi­la­res de pie­dra y flan­quea­do por un am­plio bar rús­ti­co.

Dé­ja­te atra­par por la be­lle­za del cam­po y dis­fru­ta de las im­pre­sio­nan­tes pues­tas de sol que ofre­ce Los Picachos pa­ra lue­go dar pa­so a un cie­lo re­ple­to de es­tre­llas. Una vez ahí, no que­rrás ir­te nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.