Nacho Fi­gue­ras, el afa­ma­do po­lis­ta ar­gen­tino y sus de­seos de ju­gar en Mé­xi­co.

Du­ran­te su re­cien­te vi­si­ta a la Ciu­dad de Mé­xi­co, el fa­mo­so po­lis­ta ar­gen­tino nos ha­bló so­bre su pa­pel co­mo St. Re­gis Con­nois­seur y su in­te­rés por ju­gar en Mé­xi­co.

Equestrian Life Style - - Contenido - Por Ana Ma. Pra­do

Ig­na­cio Fi­gue­ras, el fa­mo­so po­lis­ta ar­gen­tino de 41 años, po­si­cio­na­do en­tre los 100 me­jo­res ju­ga­do­res de po­lo en el mun­do e ima­gen de fir­mas co­mo Po­lo Ralph Lau­rent, es­tu­vo de vi­si­ta en nues­tro país.

Nacho, co­mo le di­cen de ca­ri­ño, em­pe­zó a mon­tar a los 9 años y a los 17 tu­vo su pri­mer tra­ba­jo co­mo po­lis­ta pro­fe­sio­nal en Brid­geham­pton, una zo­na de los Ham­ptons de Nue­va York, en don­de co­men­zó a ju­gar con el equi­po lo­cal. Des­de en­ton­ces ha via­ja­do por to­do el mun­do y hoy es uno de los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res del po­lo a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

Jun­to con su fa­mi­lia, tam­bién se de­di­ca a la crian­za de ca­ba­llos. “Ten­go una cría de ca­ba­llos bas­tan­te gran­de en Ar­gen­ti­na, lo ha­go jun­to con mi mu­jer y con mis hi­jos. Lo ha­ce­mos con mu­cho ca­ri­ño. Es al­go que nos gus­ta mu­cho a to­dos, nos man­tie­ne jun­tos y nos en­can­ta. Cuan­do a uno le gus­tan tan­to los ca­ba­llos no te lo­gras des­pren­der, es co­mo un vi­cio”, con­fie­sa Fi­gue­ras.

Ha­ce 10 años el po­lis­ta ini­ció su re­la­ción con los ho­te­les St. Re­gis y des­de el 2010, año en que fue nom­bra­do St. Re­gis Con­nois­seur, ayu­da a con­fi­gu­rar ex­pe­rien­cias pa­ra los hués­pe­des del ho­tel al­re­de­dor del mun­do, ade­más de res­pal­dar la di­fu­sión del po­lo y pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción his­tó­ri­ca de la mar­ca en el mun­do de es­te de­por­te des­de fi­na­les del si­glo pa­sa­do.

“Des­cu­brí que en los años cua­ren­ta se ju­gó el úl­ti­mo par­ti­do de po­lo en Go­ber­nors Is­land, en Nue­va York, y en­cuen­tro, en re­cor­tes de di­fe­ren­tes dia­rios, que la fa­mi­lia As­tor, fun­da­do­res del ho­tel St. Re­gis, par­ti­ci­pa­ba ac­ti­va­men­te en to­das es­tas ac­ti­vi­da­des ecues­tres y de po­lo. La se­ño­ra As­tor y su es­po­so Ja­cob te­nían mu­chos ami­gos que ju­ga­ban al po­lo, y ella par­ti­cu­lar-

men­te ofre­cía unas ce­nas co­no­ci­das co­mo mid­night sup­per en el ho­tel pa­ra to­dos sus ami­gos po­lis­tas des­pués de los par­ti­dos.

“Con es­ta in­for­ma­ción ha­go la apro­xi­ma­ción al ho­tel y em­pe­za­mos con un pri­mer par­ti­do. St. Re­gis ha si­do un gran so­cio pa­ra lo­grar traer­le el po­lo a la gen­te, que era lo que yo pen­sa­ba que es­ta­ba fal­tan­do”, co­men­ta el po­lis­ta. ¿Ac­tual­men­te, cuál con­si­de­ras es la me­jor lo­ca­ción pa­ra ju­gar po­lo? El me­jor lu­gar del mun­do pa­ra ju­gar al po­lo sin du­da es Ar­gen­ti­na. Sin em­bar­go, he de re­co­no­cer que el par­ti­do que más me emo­cio­na es el Veu­ve Clic­quot Po­lo Clas­sic que se jue­ga en el Li­berty Sta­te Park de Nue­va York.

Es­tar pe­gán­do­le a la pelota, le­van­tar la ca­be­za y ver Nue­va York ahí, ver la Es­ta­tua de la Li­ber­tad, la Free­dom To­wer (One World Tra­de Cen­ter), es al­go que, aun­que lle­vo 11 años ha­cién­do­lo, no te de­ja de sor­pren­der. Es im­pre­sio­nan­te, es una sen­sa­ción que hoy mis­mo, ya que uno es más gran­de y le da va­lor a las co­sas más im­por­tan­tes de la vi­da, co­mo los hi­jos y la fa­mi­lia y no tan­to las co­sas ma­te­ria­les, to­da­vía me da ma­ri­po­sas en la pan­za. Ir a ju­gar ese par­ti­do ca­da vez es al­go que me si­gue sor­pren­dien­do. ¿Haz ju­ga­do en Mé­xi­co? No. He es­ta­do mu­chas ve­ces en Mé­xi­co y me en­can­ta, ten­go gran­des ami­gos que jue­gan po­lo y es­toy de­ses­pe­ra­do por ju­gar un par­ti­do en Cam­po Mar­te, es mi ob­se­sión. Lo voy a lo­grar. Me in­tere­sa­ría ha­cer al­go en ho­nor a Car­los Gra­ci­da, que fue un gran ami­go mío y quien creo se me­re­ce un ho­me­na­je, así que es­toy con ese te­ma y oja­lá pron­to sea po­si­ble.

“El po­lis­ta no es una per­so­na de su­per­éli­te que no es­tá co­nec­ta­da con la tie­rra. Al con­tra­rio, pien­so que es­tá co­nec­ta­do con la tie­rra y con la vi­da jus­ta­men­te por el ca­ba­llo. El ca­ba­llo es, creo, uno de los ca­bles a tie­rra más lin­dos que el ser hu­mano co­no­ce”. Nacho Fi­gue­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.