El ar­te de re­tra­tar a la reale­za

El pin­tor se­vi­llano ex­hi­bió su obra en la ga­le­ría Ba­ga 06.

Equestrian Life Style - - Expressions Arte - Por Laura Her­nán­dez

El pin­tor se­vi­llano Chema Rodríguez, re­co­no­ci­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal por ser el re­tra­tis­ta de va­rias ca­sas reales eu­ro­peas, vi­si­tó la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra ex­hi­bir su obra en la ga­le­ría Ba­ga 06, en San Án­gel. Char­ló so­bre su tra­yec­to­ria, su pro­ce­so crea­ti­vo y los en­car­gos ofi­cia­les que ha rea­li­za­do, en­tre ellos el re­tra­to del rey Fe­li­pe VI de Es­pa­ña.

¿Cuá­les son las ca­rac­te­rís­ti­cas de la obra que pre­sen­ta en Mé­xi­co?

Ex­hi­bo los dos gran­des blo­ques que siempre lle­vo con ca­ri­ño en el día a día: los re­tra­tos y la obra de ins­pi­ra­ción tau­ri­na. Pa­ra ser sin­ce­ro, es una obra tau­ri­na sin to­ro por­que me in­tere­sa más lo que su­ce­de al­re­de­dor de las emo­cio­nes del to­re­ro. He traí­do obras de corte tau­rino, re­tra­tos de to­re­ros, el pe­que­ño re­tra­to de una ni­ña, que es mi so­bri­na Lu­cía en el pa­pel de gi­ta­ni­lla.

Mi obra es­tá por to­do el mun­do. Ten­go pie­zas en Eu­ro­pa, EU o Mé­xi­co. Qui­zá el si­tio más le­jano es Aus­tra­lia. Lo que sí ten­go cla­ro es que cuan­do tie­nes un don lo tie­nes que com­par­tir.

¿Cuál es su opi­nión so­bre el mer­ca­do del ar­te?

No me gus­ta el mer­ca­do del ar­te por mi mo­do de tra­ba­jar. Creo que mi obra uti­li­za có­di­gos que no son fá­ci­les de in­cor­po­rar a las fe­rias de ar­te con­tem­po­rá­neo. Tra­ba­jo en mi ca­sa en­ce­rra­di­to. No es­toy den­tro de las cla­ves del ar­te con­tem­po­rá­neo. En cam­bio, hay al­go en es­te equi­po de la ga­le­ría Ba­ga 06 que me ha se­du­ci­do lo su­fi­cien­te pa­ra que es­té aquí. Creo que la ga­le­ría es un pro­yec­to ex­cep­cio­nal. Es la ca­sa del ar­te en Mé­xi­co. Las pa­re­des es­tán cu­bier­tas de obras y no hay en to­da Amé­ri­ca una ca­sa en la que to­das sus es­tan­cias es­tén al ser­vi­cio ge­ne­ro­so del ar­te. Me pa­re­ce un pro­yec­to apa­sio­nan­te.

¿Cuál es su pro­ce­so crea­ti­vo?

Es una ma­ne­ra muy có­mo­da pa­ra mí de tra­ba­jar mi pro­pio ca­mino per­so­nal. Es co­mo una es­pe­cie de psi­coa­ná­li­sis. Me apro­ve­cho del gé­ne­ro del re­tra­to pa­ra tra­ba­jar mi in­te­rior y lo ha­go a gus­to en lu­gar de ir a un psi­coa­na­lis­ta, un psi­quia­tra o un psicólogo. Me de­di­co a re­co­no­cer las lu­ces y las som­bras que le per­te­ne­cen al mo­de­lo que en ese mo­men­to es­tá con­mi­go. Así que pa­ra mí el re­tra­to es un ca­mino de sal­va­ción per­so­nal.

Ha­go esa pin­tu­ra de mo­de­lar con las ma­nos. Pre­pa­ro mis te­las y pig­men­tos. Pinto len­tí­si­mo. No en­tre­go el cua­dro has­ta que con­si­de­ro que es­tá ter­mi­na­do. Pue­de pa­sar un mes o un año has­ta que es­té lis­to.

¿Có­mo eli­ge los te­mas de su obra?

Creo que to­do lo que apa­re­ce en tu vi­da es por al­go es­pe­cial y no es que yo se­lec­cio­ne los te­mas; con­si­de­ro que ellos son los que apa­re­cen por una ra­zón con­cre­ta pa­ra que apren­da. No lo sé. No soy un pin­tor de pai­sa­jes. Lo que me im­por­ta empieza de los ojos de la per­so­na que ten­go en­fren­te ha­cia aden­tro. Ése es el lu­gar o el pai­sa­je que me in­tere­sa.

Soy un ar­tis­ta bas­tan­te clá­si­co. No pue­do pres­cin­dir del di­bu­jo ni de una es­truc­tu­ra. De­ba­jo de un co­lor apa­re­ce siempre una es­truc­tu­ra, un ci­mien­to que es el di­bu­jo que me apa­sio­na, pe­ro lue­go sí sien­to li­ber­tad a la ho­ra de de­jar fon­dos va­cíos, tex­tu­ras, mo­ver el co­lor pa­ra que tam­bién cuen­te, pe­ro en cual­quier ca­so sea más abs­trac­to, fi­gu­ra­ti­vo, aca­dé­mi­co, li­bre, tor­pe o acer­ta­do, la pin­tu­ra de­be te­ner misterio. Si una pin­tu­ra ca­re­ce de misterio, ca­re­ce de al­ma.

¿Có­mo ha si­do su ex­pe­rien­cia de re­tra­tar a la reale­za?

Aca­bo de ter­mi­nar el re­tra­to del rey Fe­li­pe de Es­pa­ña. Es­tán pen­san­do en la rei­na Le­ti­zia. Es­toy ce­rran­do otras pro­pues­tas. Pa­ra mí es in­tere­san­te pin­tar el re­tra­to de cual­quie­ra, to­das las per­so­nas tie­nen un se­cre­to que com­par­tir.

Mu­chas ve­ces ha si­do di­fí­cil por­que esas per­so­nas son muy di­fe­ren­tes a lo que yo he po­di­do tra­ba­jar y con­tro­lar. Otras ve­ces ha si­do com­pli­ca­do por cul­pa mía. Qui­zá por la di­fe­ren­cia de cul­tu­ra con lo que te­nía en­fren­te.

Mi pri­mer re­tra­to real fue pa­ra la ca­sa real de Ho­lan­da, con Má­xi­ma Zo­rre­guie­ta, la ac­tual rei­na de los Paí­ses Ba­jos.

En di­ciem­bre ten­go que ir a Sue­cia a ter­mi­nar dos re­tra­tos de los pri­mos de los re­yes Car­los XVI, Gus­ta­vo de Sue­cia y Sil­via de Sue­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.