Del mar a la me­sa

Una ex­pe­rien­cia de lu­jo or­gá­ni­co en la que se con­ju­ga la pes­ca con una cla­se de co­ci­na.

Equestrian Life Style - - Pleasures Sabor Es... - Por Ana Ma. Pra­do

El des­per­ta­dor sue­na a las 6:30 de la ma­ña­na mien­tras los pri­me­ros ra­yos de sol se aso­man por la ven­ta­na de mi ha­bi­ta­ción en Xi­xim, un ho­tel ins­pi­ra­do en una tra­di­cio­nal al­dea ma­ya en­cla­va­da en la Re­ser­va Es­pe­cial de la Biós­fe­ra de Ce­les­tún, que cuen­ta con 32 ha­bi­ta­cio­nes, to­das con te­rra­za y sa­li­da di­rec­ta al mar.

La ci­ta es a las 7:00 de la ma­ña­na en la pla­ya, en don­de nos es­pe­ra una lan­cha pa­ra aden­trar­nos en el mar del Gol­fo de Mé­xi­co con su ca­rac­te­rís­ti­co co­lor ver­de es­me­ral­da. Aquí, de­ja­re­mos atrás los 5 ki­ló­me­tros de pla­ya vir­gen que con­for­man la fran­ja cos­te­ra del ho­tel pa­ra de­te­ner­nos en un buen lu­gar y prac­ti­car la pes­ca co­mo la lle­van a ca­bo los pes­ca­do­res de Ce­les­tún, pue­blo pes­que­ro que se en­cuen­tra a 11 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

Ri­car­do, nues­tro guía, nos ex­pli­ca que uti­li­za­re­mos lí­neas de pes­ca, an­zue­los y car­na­da. Tan só­lo fren­te al Ho­tel Xi­xim es po­si­ble cap­tu­rar a de­ce­nas de es­pe­cies de pe­ces co­mes­ti­bles a una pro­fun­di­dad no ma­yor de 10 me­tros, co­mo el Par­go Co­la Ama­ri­lla, Par­go Mu­la­to, Par­go Ru­bia, Tru­cha de Lu­na­res, Ro­ba­lo, Me­ros e in­clu­so Ca­zón.

El es­ce­na­rio es ce­ro pom­po­so o ex­tra­va­gan­te. Se tra­ta del lu­jo de es­tar en un es­ce­na­rio na­tu­ral de in­des­crip­ti­ble be­lle­za ha­cien­do al­go que, pa­ra mu­chos de los que es­tá­ba­mos en la lan­cha, sig­ni­fi­ca­ba una va­lio­sa pri­me­ra vez; un lu­jo aus­te­ro, na­tu­ral, in­clu­so or­gá­ni­co, ba­sa­do más en la ex­pe­rien­cia y el dis­fru­te.

Ahí, ro­dea­dos ex­clu­si­va­men­te por el mar y con un par de em­bar­ca­cio­nes que se vis­lum­bran en el ho­ri­zon­te, arro­ja­mos nues­tra lí­nea de pes­ca al agua, con un po­co de in­cre­du­li­dad y otro tan­to de ner­vios esperando pes­car al­go.

No pa­sa mu­cho tiem­po an­tes de que cai­ga el pri­mer pez. Ri­car­do nos ex­pli­ca que es un Cha­cChí (nom­bre ma­ya don­de Chac sig­ni­fi­ca ro­jo y Chi bo­ca) ideal pa­ra pre­pa­rar ce­vi­che. La idea es pes­car úni­ca­men­te lo que va­ya­mos a con­su­mir.

Las lí­neas co­mien­zan a mo­ver­se, en al­gu­nos ca­sos los pe­ces nos roban la car­na­da y no cae na­da, pe­ro con un po­co de prác­ti­ca co­mien­zan a pi­car y así va­mos acu­lan­do en la lan­cha Ru­bia, Ca­na­ne, Ju­rel y Me­ro.

TIEM­PO DE CO­CI­NAR

Ho­ra y me­dia des­pués, y con nues­tra pes­ca del día, vol­ve­mos al ho­tel en don­de el chef nos es­pe­ra pa­ra re­ci­bir lo que con­se­gui­mos y alis­tar­lo to­do pa­ra una cla­se par­ti­cu­lar de co­ci­na.

Apren­de­mos des­de có­mo lim­piar los pes­ca­dos, en­ten­der sus di­fe­ren­cias y có­mo ha­cer los cor­tes de ca­da uno. El chef nos ex­pli­ca có­mo pre­pa­rar el ce­vi­che Xi­xim que lle­va epa­zo­te, to­ma­te ver­de, ce­bo­lla mo­ra­da y xta­ben­tún (li­cor de anís y miel de abe­ja) y pa­ra el cual uti­li­za­re­mos el Chac-chí que pes­ca­mos.

Fi­nal­men­te, to­dos a la me­sa com­par­ti­mos lo que vi­vi­mos ca­da uno en el mar. Una ex­pe­rien­cia de lu­jo dig­na de re­cor­dar.

Xi­xim Ca­lle 12, An­ti­gua Ca­rre­te­ra Si­sal s/n, Ran­cho San­ta Cruz de Xi­xim, Ce­les­tún, Yu­ca­tánTel: (01988) 916-2100 ho­tel­xi­xim.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.