Ca­ba­llos que sa­nan el al­ma

El Ran­cho los Sau­ces es el es­ce­na­rio de las cons­te­la­cio­nes con equi­nos; se­sio­nes que bus­can equi­li­brar la men­te, cuer­po y emo­cio­nes de las per­so­nas.

Equestrian Life Style - - Equestrian Coaching - por Ar­ce­lia Lor­tia · fotos Adria­na Her­nán­dez Equi­li­brihum Tel: 5415-8621 equi­li­brihum.com

Su mi­ra­da pro­fun­da me cau­ti­va. Has­ta ese mo­men­to só­lo pien­so que es un her­mo­so ca­ba­llo blan­co tan acos­tum­bra­do a los hu­ma­nos que no pier­de la opor­tu­ni­dad de dar­les la bien­ve­ni­da.

Mien­tras lo sa­lu­do, Ma­ria­na y Fernanda, fun­da­do­ras de Equi­li­brihum, em­pre­sa que a tra­vés de los ca­ba­llos ayu­da a las per­so­nas a equi­li­brar cuer­po, men­te y emo­cio­nes, me dan la bien­ve­ni­da a Ran­cho los Sau­ces, qui­zás me­nos cau­ti­va­do­ra que la que aquel equino me dio mi­nu­tos an­tes.

En la zo­na de tra­ba­jo, un enor­me cam­po cer­ca­do don­de hay dos ca­ba­llos más, uno ni si­quie­ra me mi­ra, co­mo si aún no no­ta­rá mi pre­sen­cia; el otro, un im­po­nen­te ca­ba­llo ne­gro pa­re­ce pre­su­mir­me sus fuer­tes pa­tas an­tes de dar­se la vuel­ta.

La cons­te­la­ción empieza, ca­si sin pa­la­bras, pe­ro con ner­vios, co­mo si tu­vie­ra la cer­te­za de­que ellos, los ca­ba­llos, ya han des­cu­bier­to mis se­cre­tos, esos que ni yo sa­bía que exis­tían.

Ma­ria­na me pi­de que me acer­que a los ca­ba­llos y ten­ga con­tac­to vi­sual con ellos. En el mo­men­to en que me acer­co empieza la co­ne­xión y has­ta en­ton­ces no lo­gro co­nec­tar con to­dos.

Em­pie­zo a en­ten­der lo ex­tre­ma­da­men­te sen­si­bles y per­cep­ti­vos que son es­tos im­po­nen­tes ani­ma­les, tam­bién com­prue­bo que só­lo res­pon­den al li­de­raz­go au­tén­ti­co y con­gruen­te, pues ellos só­lo mi­ran a tra­vés de la ener­gía.

Los mi­ro de­te­ni­da­men­te has­ta re­ci­bir la si­guien­te in­di­ca­ción. Enu­me­rar­los y des­cri­bir­los. Me sor­pren­do al es­cu­char­me ha­blar de ellos, co­mo si las pa­la­bras flu­ye­ran so­las, sin mie­do y con cer­te­za.

Al pri­me­ro lo des­cri­bo co­mo fuer­za; el se­gun­do lo nom­bro se­gu­ri­dad y al úl­ti­mo, re­la­ja­ción. “Ca­mi­na con ellos, en el or­den que tú quie­ras”, me di­ce la coach Fernanda. De­ci­do ini­ciar con re­la­ja­ción y con­clu­yo con fuer­za. Has­ta ese mo­men­to no en­ten­día mu­chas co­sas, pe­ro sa­bía que al­go en mi in­te­rior se es­ta­ba mo­vien­do.

Las coach ob­ser­va­ban to­do el tiem­po. Me pre­gun­ta­ron va­rias ve­ces so­bre la pa­la­bra que ha­bía ele­gi­do pa­ra ca­da equino. Ellos, los ca­ba­llos, les es­ta­ban dan­do más in­for­ma­ción de la que yo ima­gi­na­ba. Sa­lie­ron a flo­te si­tua­cio­nes que no sa­bía que de­bía tra­ba­jar, que ni si­quie­ra pen­sa­ba que afec­ta­ban mi an­dar por la vi­da.

Des­cu­bro la sen­si­bi­li­dad de los ca­ba­llos, que aho­ra, ante mis ojos, se con­ver­tían en gran­des re­ve­la­cio­nes. Só­lo era ne­ce­sa­rio ver su com­por­ta­mien­to pa­ra que ellas des­cu­brie­ran mis mie­dos.

Re­lá­ja­te, re­lá­ja­te y vuel­ve a re­la­jar­te. Ese es el men­sa­je, dis­fru­tar la vi­da, sin pre­sio­nes, sin exi­gir tan­to, sin mie­dos. Só­lo bas­ta que­rer equi­li­brar tu cuer­po, men­te y emo­cio­nes pa­ra que los ca­ba­llos ha­gan su tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.