Alia Vir­gen del Mar VI

La men­ta­li­dad y vo­lu­men de un bar­co gran­de, en el em­pa­que y di­se­ño de uno com­pac­to.

Equestrian Life Style - - Luxury On Board Yate - Por Do­min­go Aguilar

La cua­li­dad prin­ci­pal del Alia Vir­gen del Mar VI es su má­xi­mo apro­ve­cha­mien­to de las di­men­sio­nes. Su bue­na ad­mi­nis­tra­ción es­pa­cial op­ti­mi­za su ren­di­mien­to e in­vi­ta a sen­tir que sus ame­ni­da­des son mu­cho más am­plias.

Ome­ga Ar­chi­tects y RWD cons­tru­ye­ron un na­vío de alu­mi­nio y ace­ro ca­paz de mo­ver­se por el mun­do de una ma­ne­ra flui­da y sua­ve. Tie­ne un pe­so de 235 to­ne­la­das, pe­ro su des­li­za­mien­to ha­ce creer que pla­nea so­bre el agua.

Frank Laup­man, en­car­ga­do del di­se­ño ex­te­rior, ase­gu­ró que le die­ron un per­fil dis­tin­gui­do al bo­te, con lí­neas verticales y horizontales muy mar­ca­das que en­fa­ti­zan su lon­gi­tud y re­fle­jan su ca­rác­ter ro­bus­to e im­po­nen­te. Fun­cio­na­li­dad y ele­gan­cia se con­ju­gan de proa a po­pa y de ba­bor a es­tri­bor.

“Tam­bién op­ti­mi­za­mos la lon­gi­tud de la pun­ta del cas­co con un ar­co ver­ti­cal y una en­tra­da más an­gos­ta pa­ra una ma­yor efi­ca­cia a ve­lo­ci­da­des de des­pla­za­mien­to más al­tas”, pre­su­mió.

El Vir­gen del Mar VI cuen­ta con un área per­fec­ta pa­ra dis­fru­tar de los días y atar­de­ce­res ve­ra­nie­gos: su cu­bier­ta en el puen­te al­to. Ahí se ubi­ca un co­me­dor que in­vi­ta a la reunión en­tre pa­sa­je­ros, ade­más de un área de loun­ge con un bar com­ple­to. To­do es­tá aco­mo­da­do de­trás de la zo­na del ti­món, en don­de se en­cuen­tra to­da la tec­no­lo­gía pa­ra una me­jor na­ve­ga­ción.

Cin­co ca­bi­nas pa­ra hués­pe­des en­tre las que se in­clu­ye la mas­ter sui­te; una cu­bier­ta pri­va­da pa­ra el dueño; un sa­lón gran­de con co­me­dor, ade­más de cu­bier­tas gran­des y abier­tas, son los es­pa­cios que lo­gra­ron aco­mo­dar­se a lo lar­go de 30 me­tros de es­lo­ra.

Adrian Chis­nell, hom­bre al man­do del di­se­ño in­te­rior, con­si­de­ró el aco­mo­do co­mo una ha­za­ña muy bien cal­cu­la­da. “El brief del clien­te era crear un ya­te con pro­por­cio­nes más gran­des de las an­ti­ci­pa­das en ca­da es­pa­cio e in­ten­tar uti­li­zar cual­quier ca­mino pa­ra con­se­guir­lo. Es­to sig­ni­fi­có un re­pen­sa­mien­to de los ele­men­tos

Cuen­ta con cin­co ca­bi­nas pa­ra hués­pe­des en las que se in­clu­ye la mas­ter sui­te con una cu­bier­ta pri­va­da pa­ra el dueño.

téc­ni­cos, aten­ción a los de­ta­lles en los pun­tos de unión y apro­ve­char al má­xi­mo las pro­pie­da­des de la luz”, di­jo Chis­nell.

En la po­pa se des­plie­ga un área bas­tan­te am­plia que sir­ve pa­ra dis­fru­tar de los pai­sa­jes ma­rí­ti­mos, ade­más de ba­ños de sol re­vi­ta­li­zan­tes.

Una par­te im­por­tan­te de la fi­lo­so­fía del di­se­ño es pro­vo­car la sen­sa­ción de que exis­te una co­ne­xión en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior, ade­más de per­mi­tir la en­tra­da de luz na­tu­ral y ofre­cer la po­si­bi­li­dad de ver los pai­sa­jes des­de cual­quier pun­to del bar­co. Hay ven­ta­nas de al­tu­ra com­ple­ta en el sa­lón prin­ci­pal, mis­mas que go­zan de cor­tes de cris­tal re­fi­na­do. La opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de las vis­tas ma­ri­nas se con­vier­te en un es­pec­tácu­lo de so­fis­ti­ca­ción y es­ti­lo.

La sui­te del pro­pie­ta­rio es del an­cho de la man­ga y tam­bién os­ten­ta ven­ta­nas co­mo las des­cri­tas pre­via­men­te, con la di­fe­ren­cia de que és­tas tie­nen una par­te di­fu­mi­na­da en me­dio pa­ra man­te­ner la pri­va­ci­dad.

El des­plie­gue del sa­lón man­tie­ne un ni­vel óp­ti­mo de al­ma­ce­na­mien­to y ser­vi­cio, ade­más de ga­ran­ti­zar la con­vi­ven­cia. El he­cho de que el co­me­dor se en­cuen­tre en es­te mis­mo pun­to, lo con­vier­te en uno de los ele­men­tos tras­cen­den­ta­les a bor­do.

El en­tre­te­ni­mien­to, la con­vi­ven­cia y tiem­po de ca­li­dad es­tán ga­ran­ti­za­dos en es­ta pie­za de ar­te so­bre el mar. To­das las ha­bi­ta­cio­nes y es­pa­cios

Su cu­bier­ta en el puen­te al­to per­mi­te dis­fru­tar de los días y atar­de­ce­res; mien­tras que las ven­ta­nas de al­tu­ra com­ple­ta, ofre­cen un am­plio do­mi­nio de la vis­ta.

con­ver­gen de una ma­ne­ra na­tu­ral. Los in­vi­ta­dos y tri­pu­la­ción se­rán ca­pa­ces de dis­fru­tar de una na­ve­ga­ción óp­ti­ma en cual­quier mo­men­to.

“Hay mu­chos ya­tes de 30 me­tros ahí afue­ra, pe­ro mu­chos son bo­tes de pro­duc­ción y nin­guno de ellos ofre­ce el mis­mo vo­lu­men o gra­do de per­so­na­li­za­ción en ele­men­tos de di­se­ño. No hay na­da co­mo ella en su ta­ma­ño en el mer­ca­do.

“Vir­gen del Mar VI em­pe­zó co­mo un pro­yec­to úni­co, pe­ro te­ne­mos un gran in­te­rés en cons­truir uni­da­des nue­vas con in­te­rio­res com­ple­ta­men­te per­so­na­li­za­dos. Tam­bién es­ta­mos desa­rro­llan­do ver­sio­nes de 37 y 50 me­tros, ba­sa­das en la mis­ma pla­ta­for­ma”, di­jo Gök­han Ce­lik, pre­si­den­te de Alia.

Has­ta la fe­cha, Alia Yachts se ha­bía con­cen­tra­do en la pro­duc­ción per­so­na­li­za­da, pe­ro la re­cep­ción en­tu­sias­ta por par­te de due­ños y co­mer­cia­li­za­do­res ha con­ven­ci­do al as­ti­lle­ro de ex­ten­der su pro­duc­ción a series se­mi-per­so­na­li­za­das. Con el cas­co nú­me­ro dos ya en pro­duc­ción, la com­pa­ñía es­pe­ra po­der anun­ciar en­tre­gas pa­ra el fu­tu­ro pró­xi­mo.

Laup­man se unió a la fe­li­ci­dad. Ase­gu­ró que la co­la­bo­ra­ción con Alia fue su­per­gra­ti­fi­can­te pa­ra Ome­ga Ar­chi­tects y es­pe­ran lo­grar mu­chas más co­la­bo­ra­cio­nes en los años ve­ni­de­ros.

¿Es­tán lis­tos pa­ra una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias ma­rí­ti­mas de su vi­da? Alia Vir­gen del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.