Co­mo los pro­fe­sio­na­les

MÁS ALLÁ DEL CAM­BIO DE LOOK, CA­DA VEZ QUE CAM­BIAS EL CO­LOR DE LOS MU­ROS EN CA­SA ES­TÁS REA­LI­ZAN­DO UNA IN­VER­SIÓN, QUE VA­LE LA PE­NA CUI­DAR: SI LO HA­RÁS POR TI MIS­MO, ES­TOS PUN­TOS SON CLA­VE PA­RA APLI­CAR LA PIN­TU­RA CO­MO SE DE­BE.

El Imparcial - Espacios GH - - NEWS -

Pa­ra em­pe­zar

De­fi­ne por dón­de em­pe­za­rás; la su­ge­ren­cia es ini­ciar por el es­pa­cio más am­plio y con me­nos ar­tícu­los o mue­bles, pa­ra lue­go li­be­rar el res­to de las ha­bi­ta­cio­nes, mo­vien­do los mue­bles y ob­je­tos de for­ma es­tra­té­gi­ca al es­pa­cio más ex­ten­so, y que no es­tor­ben du­ran­te el tra­ba­jo.

La su­per­fi­cie

El es­ta­do en que se en­cuen­tre el área a pin­tar jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en el re­sul­ta­do fi­nal; es ne­ce­sa­rio que cu­brir de­for­ma­cio­nes al tac­to, pa­ra ello con ma­si­lla o ye­so y una es­pá­tu­la, pu­lien­do pos­te­rior­men­te con una li­ja fina (así tam­bién eli­mi­nas res­tos de pin­tu­ra vie­ja).

El de­li­nea­do

Pa­ra un aca­ba­do per­fec­to en­tre dos co­lo­res, de­li­nea la su­per­fi­cie con cin­ta ad­he­si­va y co­mien­za con el tono de pin­tu­ra más cla­ro, pin­tan­do des­de la cin­ta ha­cia aden­tro de la su­per­fi­cie (lo mis­mo apli­ca en es­qui­nas con te­cho o pa­red); re­ti­ra la cin­ta an­tes de que la pin­tu­ra se­que.

En se­cuen­cia

Cuan­do es una ca­sa o de­par­ta­men­to de gran ta­ma­ño, con­vie­ne ini­ciar pin­tan­do des­de lo más in­terno has­ta lo más ex­terno: es de­cir, ini­cia con los cuar­tos y ba­ños de la vi­vien­da; lue­go pa­sa por el co­me­dor y la co­ci­na; si­gue con pa­si­llos y la sa­la prin­ci­pal, ter­mi­nan­do en ex­te­rior.

Los mue­bles

Mue­ve to­do lo que sea po­si­ble a la ha­bi­ta­ción más li­bre de la ca­sa y lo que no pue­das mo­ver, hay que res­guar­dar­lo ba­jo plás­ti­co o pe­rió­di­co -es­to to­ma tiem­po, pe­ro es ne­ce­sa­rio-; pon es­pe­cial aten­ción a las ven­ta­nas, en­chu­fes, puer­tas, ma­ni­llas, lám­pa­ras fi­jas y al­fom­bras.

¿Ma­te o bri­llo?

Usa pin­tu­ra ma­te en zo­nas co­mo sa­las, cuar­tos, ofi­ci­nas y to­das aque­llas áreas li­bres de hu­me­dad; las pin­tu­ras bri­llan­tes (a ba­se de acei­te) pue­den apli­car­se en zo­nas ex­pues­tas al agua o va­por co­mo la co­ci­na, los ba­ños, la­va­de­ros y cual­quier lu­gar con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

Las he­rra­mien­tas

El uso de ro­di­llos per­mi­te un aca­ba­do per­fec­to en su­per­fi­cies li­sas, pla­nas y am­plias, ya que el pin­ta­do es mu­cho más rá­pi­do y ho­mo­gé­neo; pa­ra es­qui­nas, rin­co­nes y zo­nas que no al­can­za el ro­di­llo, es ideal uti­li­zar bro­cha y pin­ce­les, así pue­des rea­li­zar los remates con ma­yor fa­ci­li­dad.

To­do lim­pio

Con bol­sas plás­ti­cas pue­des fo­rrar las ban­de­jas del ro­di­llo o al­gún en­va­se don­de vier­tas pin­tu­ra y una vez que aca­bes, desechas la bol­sa, pa­ra así guar­dar los en­va­ses to­tal­men­te lim­pios; ten pa­ños a la mano -y sol­ven­tes, de ser el ca­so­pa­ra lim­piar sal­pi­ca­du­ras an­tes de que se­quen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.