—VIA­JES

Esquire (México) - - Checklist -

mo se lla­ma lo­cal­men­te al par­que na­cio­nal que re­fu­gia a las cas­ca­das. La ma­yo­ría de los mi­ra­do­res se en­cuen­tra del la­do de Zim­ba­bue. Y son cuan­do me­nos quin­ce, los ofi­cia­les, los que ofre­cen vis­tas pri­vi­le­gia­das de las cas­ca­das más em­ble­má­ti­cas: Ar­coí­ris, Main Falls y la Ca­ta­ra­ta del Dia­blo. La épo­ca del año jue­ga un pa­pel de­ter­mi­nan­te en las vis­tas. Aun­que el flu­jo del Zam­be­zi nun­ca se de­tie­ne, en los me­ses oto­ña­les del sur es cuan­do se pue­de ver la cor­ti­na cu­bier­ta de agua en su to­ta­li­dad. El es­pec­tácu­lo acuá­ti­co, in­de­pen­dien­te­men­te de la tem­po­ra­da, es só­lo el más evi­den­te de los en­can­tos de Vic­to­ria. Las cas­ca­das se acom­pa­ñan con humedales de­sig­na­dos co­mo zo­na pro­te­gi­da Ram­sar, cau­ces que se pres­tan para rá­pi­dos cla­se cin­co y ár­bo­les de bao­bab tan vie­jos co­mo la era co­mún. Ade­más, la au­sen­cia de gran­des ciu­da­des ha­ce de la pun­ta oc­ci­den­tal de Zim­ba­bue un te­rreno don­de los ani­ma­les se mue­ven con li­ber­tad. Y en­tre ca­ño­nes y va­lles, no es ra­ro en­con­trar ba­bui­nos con­fian­zu­dos, ve­na­dos para los que el es­pa­ñol no tie­ne nom­bre, búhos ca­mu­fla­dos y cá­ma­ras ávi­das de un par de ins­tan­tes de­ci­si­vos. En es­te rincón afri­cano Vic­to­ria no es la úni­ca que ru­ge. El pai­sa­je so­no­ro de las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.