MON­TREAL: LA VER­DA­DE­RA TIE­RRA PRO­ME­TI­DA

Por: Pe­dro Mon­ta­ño

Esquire (México) - - Check List -

Ge­ne­ral­men­te, cuan­do los me­xi­ca­nos pen­sa­mos en el nor­te del con­ti­nen­te, vie­ne a nues­tra ca­be­za la (aho­ra) na­ción go­ber­na­da por Trump. Una ver­da­de­ra tra­ge­dia. Eso, jun­to con la im­ple­men­ta­ción de me­di­das an­ti-in­mi­gran­tes y un do­lo­ro­so dó­lar en 20 pe­sos, ha pro­vo­ca­do que los na­ci­dos en tie­rra az­te­ca, po­da­mos le­van­tar un po­co más la mi­ra­da y des­cu­brir una gran na­ción que siem­pre ha abra­za­do a los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros: Ca­na­dá.

Pe­ro es­te nue­vo or­den no vie­ne ais­la­do, el go­bierno ca­na­dien­se eli­mi­nó des­de es­te año el re­que­ri­mien­to de Vi­sa pa­ra los me­xi­ca­nos; no pu­do ha­ber me­jor ti­ming. Se­du­ci­dos por la eli­mi­na­ción de es­te trá­mi­te ( y por su dó­lar de 16 pe­sos), em­pren­di­mos el via­je a Mon­treal, una de sus más be­llas ciu­da­des. “ ( Mi pri­me­ra gran sor­pre­sa, es que Mon­treal es en sí, una is­la. Si­tua­da en­tre el río San Lo­ren­zo y la Ri­viè­re des Prai­ries, es uno de los prin­ci­pa­les cen­tros in­dus­tria­les, co­mer­cia­les y cul­tu­ra­les de Nor­tea­mé­ri­ca, ade­más de ser la más gran­de ciu­dad de la provincia de Que­bec, la se­gun­da más po­bla­da de Ca­na­dá y tam­bién es la se­gun­da ciu­dad del mun­do don­de más se ha­bla fran­cés, só­lo después de Pa­rís, por su­pues­to. Sin em­bar­go, na­da de qué preo­cu­par­se, en to­do es­ta­ble­ci­mien­to, ho­tel, y prác­ti­ca­men­te cual­quier lu­gar, se ha­bla in­glés, y en cier­tos ca­sos, po­drás en­con­trar gen­te que ha­bla es­pa­ñol, ya sea ca­na­dien­ses que lo han es­tu­dia­do (de ma­ne­ra muy bá­si­ca), o que te to­pes con al­gún pai­sano o la­tino. Un dato in­tere­san­te es que es­ta ciu­dad po­see uno de los me­jo­res ser­vi­cios de sa­lud y sis­te­mas edu­ca­ti­vos del mun­do y se ve re­fle­ja­do en que es un cen­tro de in­dus­tria y al­ta tec­no­lo­gía, así co­mo de vi­deo­jue­gos, pues aquí es­tá la se­de de Ubi­soft. Ade­más, Mon­treal es ac­tual­men­te una de las ciu­da­des más se­gu­ras del con­ti­nen­te ame­ri­cano. Lle­gar a es­ta ciu­dad es real­men­te fá­cil, ya que el cen­tro de la mis­ma es­tá a tan só­lo 20 mi­nu­tos del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Pie­rre-Elliott Tru­deau, el cual re­gis­tra apro­xi­ma­da­men­te 600 vue­los dia­ria­men­te. Una vez ahí, el transporte pú­bli­co es sen­ci­lla­men­te prác­ti­co y efi­cien­te, ya sea en me­tro con sus cua­tro lí­neas, o sus nu­me­ro­sas es­ta­cio­nes de au­to­bús o tren que lle­van a la ma­yo­ría de las atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas. Co­mo siem­pre, es re­co­men­da­ble que en cual­quier ciu­dad que vi­si­te­mos, nues­tro alo­ja­mien­to sea igual de es­tra­té­gi­co, pa­ra un fá­cil des­pla­za­mien­to cuan­do sal­ga­mos por la ma­ña­na y de rá­pi­da lle­ga­da por la no­che cuan­do re­gre­sa­mos can­sa­dos. Una gran op­ción es con­se­guir un ho­tel en el co­ra­zón del vie­jo Mon­treal, cer­ca de al­gu­na es­ta­ción de me­tro, pla­za o ca­lle prin­ci­pal. The Clock To­wer y el Puen­te Jac­que­sCar­tier

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.