JA­ME S CA­ME­RON

Esquire (México) - - Esquire En Portada -

la­res. Es­tos as­te­roi­des cer­ca­nos a la Tie­rra (NEAs, por sus si­glas en in­glés) son el pre­mio.

La me­ta de ob­te­ner be­ne­fi­cios en el es­pa­cio es re­la­ti­va­men­te re­cien­te. El Dr. John Le­wis fue uno de los pri­me­ros pro­mo­to­res y li­te­ral­men­te es­cri­bió un li­bro so­bre la mi­ne­ría de los as­te­roi­des. En Mi­ning the Sky, ar­gu­men­tó que ciu­da­des en­te­ras y sis­te­mas de so­por­te vi­tal po­drían cons­truir­se en el es­pa­cio. Cal­cu­ló que el cin­tu­rón de as­te­roi­des lo­ca­li­za­do en­tre Mar­te y Jú­pi­ter tie­ne su­fi­cien­tes re­cur­sos pa­ra sos­te­ner a “va­rias de­ce­nas de cua­tri­llo­nes de personas”. “Yo hi­ce el li­bro pen­san­do en los ado­les­cen­tes”, di­ce Le­wis, aho­ra de 75 años. “En personas que tie­nen men­tes abier­tas”. Uno de sus alum­nos de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na fue Chris Le­wic­ki. Le­wis fue ori­gi­nal­men­te cor­te­ja­do por su exa­lumno pa­ra tra­ba­jar en Pla­ne­tary Re­sour­ces, pe­ro las ne­go­cia­cio­nes se com­pli­ca­ron. “Ellos me pa­ga­rían una mi­se­ria y usa­rían mi nom­bre, y yo les ha­ría el fa­vor de ca­llar­me y no mo­les­tar­los con de­ta­lles”, di­ce Le­wis. Aho­ra, es el cien­tí­fi­co prin­ci­pal de Deep Spa­ce In­dus­tries, el otro jugador im­por­tan­te en es­te cam­po. Un re­pre­sen­tan­te de Pla­ne­tary Re­sour­ces di­ce sim­ple­men­te: “No­so­tros res­pe­ta­mos al Dr. Le­wis y su obra”. “A la NASA no le in­tere­sa ga­nar di­ne­ro, nun­ca”, afir­ma Le­wic­ki. “La gen­te no va a tra­ba­jar a la NASA por­que sea un buen tra­ba­jo, sino por ex­plo­rar la ga­la­xia y am­pliar el co­no­ci­mien­to”. Los mi­llo­na­rios in­ver­sio­nis­tas de la mi­ne­ría de as­te­roi­des y la pro­me­sa de ri­que­zas in­cal­cu­la­bles son par­ti­cu­lar­men­te atrac­ti­vos pa­ra los cien­tí­fi­cos que so­lían pe­lear mi­ga­jas de los fon­dos gu­ber­na­men­ta­les de la NASA. Sa­ra Sea­ger, una as­tro­fí­si­ca de re­nom­bre mun­dial, se unió al con­se­jo ase­sor de Pla­ne­tary Re­sour­ces con la es­pe­ran­za de ga­nar di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra fi­nan­ciar de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te su ex­tre­ma­da­men­te costosa bús­que­da de otra tie­rra. Ta­les ten­den­cias em­pre­sa­ria­les son tí­pi­cas en la flo­re­cien­te in­dus­tria co­no­ci­da co­mo Ne­wS­pa­ce. Me­nos je­rár­qui­ca, me­nos bu­ro­crá­ti­ca y me­nos tra­di­cio­nal­men­te acen­tua­do que Ol­dS­pa­ce, Ne­wS­pa­ce cuen­ta con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.