J E F F B E ZOS

Esquire (México) - - Esquire En Portada -

grupos de tra­ba­jo más pe­que­ños que a me­nu­do se en­fo­can en tec­no­lo­gía re­uti­li­za­ble con pie­zas dis­po­ni­bles en el mer­ca­do. Pla­ne­tary Re­sour­ces, por ejem­plo, es­tá ac­tual­men­te pro­ban­do un com­po­nen­te pa­ra uno de sus sa­té­li­tes que nor­mal­men­te se usa en hos­pi­ta­les, pa­ra la re­gu­la­ción de lí­qui­dos in­tra­ve­no­sos. “Es fia­ble por­que una vida de­pen­de de ello”, sub­ra­ya Le­wic­ki. “Cuan­do la NASA que­ría al­go así, con­tra­ta­ron a un equi­po de 200 in­ge­nie­ros pa­ra di­se­ñar­lo des­de ce­ro. La in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca ya lo ha he­cho por no­so­tros. Así que no­so­tros só­lo lo to­ma­mos”. Elon Musk fin­có las ba­ses de Ne­wS­pa­ce con Spa­ceX, su com­pa­ñía de cohe­tes, fun­da­da en 2002. La NASA aho­ra con­tra­ta a Spa­ceX pa­ra sus mi­sio­nes de reabas­te­ci­mien­to de car­ga a la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal, y la com­pa­ñía tie­ne una va­lua­ción es­ti­ma­da de 15 mil mi­llo­nes de dó­la­res. “Cuan­to me­jor le va a Elon”, di­ce Mea­gan Craw­ford, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de DSI, “me­jor le va a to­da la in­dus­tria”.

Dick Roc­ket —sí, ese es su ver­da­de­ro nom­bre—, CEO de NSG, una fir­ma de ana­lis­tas de Ne­wS­pa­ce, es­ti­ma que el in­gre­so anual de las em­pre­sas de Ne­wS­pa­ce os­ci­la en­tre 5 mil mi­llo­nes y 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res, y pre­di­ce que se crea­rán 10 mil em­pre­sas de Ne­wS­pa­ce en los pró­xi­mos 10 años.

Y Musk no es­tá so­lo. Jeff Be­zos, fun­da­dor de Ama­zon y due­ño de The Was-

tie­ne pla­nes igual­men­te gran­dio­sos. En el año 2000 fun­dó Blue Ori­gin, su pro­pia com­pa­ñía de cohe­tes Ne­wS­pa­ce. Con­si­de­ra­do el cuar­to hom­bre más ri­co del mun­do, ex­pre­só su de­seo de que “mi­llo­nes de personas vi­van y tra­ba­jen en el es­pa­cio”. Por un la­do, es­tos pio­ne­ros quieren ser vis­tos co­mo hom­bres de ne­go­cios prag­má­ti­cos; por el otro, sus pla­nes em­pre­sa­ria­les es­tán lle­nos de vi­sio­nes apo­ca­líp­ti­cas aso­cia­das al in­fierno. Después de anun­ciar el año pa­sa­do que que­ría en­viar a un mi­llón de personas a Mar­te pa­ra es­ta­ble­cer una ciu­dad au­to­sos­te­ni­ble, Musk tra­tó de tran­qui­li­zar a la mul­ti­tud. “No ten­go una pro­fe­cía in­me­dia­ta del fin del mun­do”, di­jo. Aun­que tam­bién se­ña­ló: “la his­to­ria su­gie­re que ha­brá al­gún even­to del día del jui­cio fi­nal”.

Pa­ra que cual­quie­ra de es­tas vi­sio­nes Ne­wS­pa­ce se con­vier­tan en reali­dad, la mi­ne­ría en as­te­roi­des tie­ne que ser un éxi­to. Pa­re­ce ser la úni­ca ma­ne­ra de sos­te­ner fí­si­ca­men­te y eco­nó­mi­ca­men­te cual­quier ex­plo­ra­ción u ocu­pa­ción pro­lon­ga­da fue­ra de la Tie­rra. El cos­to de trans­por­tar com­bus­ti­ble, agua y ma­te­ria­les de cons­truc­ción al es­pa­cio des­de la Tie­rra (unos 5,000 dó­la­res ca­da me­dio ki­lo en un cohe­te Spa­ceX) es de­ma­sia­do al­to Di­ce que de­be­rías cam­biar­te a Mar­te. ¿Ten­drá Ama­zon en­tre­gas allá? Es­tá apos­tán­do­le fuer­te a los as­te­roi­des. Y se sien­te con suer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.