LARRY PA­GE

Esquire (México) - - Esquire En Portada -

pa­ra ser ren­ta­ble. Una vez que se pue­dan ex­traer re­cur­sos de los as­te­roi­des, és­tos po­drían con­ver­tir­se en el equi­va­len­te de ga­so­li­ne­ras pa­ra las na­ves es­pa­cia­les sa­lien­tes. Un tra­ta­do in­ter­na­cio­nal fir­ma­do en la cri­sis de la ca­rre­ra es­pa­cial prohí­be a las na­cio­nes re­cla­mar la pro­pie­dad de “cuer­pos ce­les­tes”, pe­ro no ha­ce men­ción de in­di­vi­duos o cor­po­ra­cio­nes pri­va­das. Aquí sa­le a co­la­ción la Spa­ce Act de 2015, una ini­cia­ti­va de ley apro­ba­da en Es­ta­dos Uni­dos en ese año, se­gún la cual es le­gal que cual­quier ciu­da­dano con­ser­ve lo que ex­ca­vó en un as­te­roi­de. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria, un go­bierno per­mi­tió ofi­cial­men­te a sus ciu­da­da­nos sa­quear los cie­los. Una ver­sión an­te­rior fue re­dac­ta­da por mi­ne­ros de as­te­roi­des que pre­sio­na­ron fuer­te­men­te pa­ra el pro­yec­to de ley fi­nal, su­gi­rien­do que una com­pa­ñía po­día de­cir “¡mano!” en un as­te­roi­de con tan só­lo de­mos­trar una ac­ti­vi­dad “ra­zo­na­ble”. Es­to po­dría sig­ni­fi­car que una em­pre­sa con una flo­ta de sa­té­li­tes —co­mo los que Pla­ne­tary Re­sour­ces es­tá desa­rro­llan­do— pue­de sim­ple­men­te apun­tar ha­cia cual­quier as­te­roi­de que le gus­te y re­cla­mar de­re­chos le­ga­les. Es­ta redacción fue fi­nal­men­te eli­mi­na­da y, pa­ra que cons­te, Pla­ne­tary Re­sour­ces nie­ga fir­me­men­te que es­to es lo que pla­nea ha­cer. Al­gu­nos abo­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos en el es­pa­cio, sin em­bar­go, es­tán tra­ba­jan­do so­bre la­gu­nas le­ga­les, ar­gu­men­tan­do que si un as­te­roi­de es lo su­fi­cien­te­men­te pe­que­ño co­mo pa­ra ser mo­vi­do por una na­ve es­pa­cial —al­go que re­cuer­da lo que la mi­sión ARM (As­te­roid Re­di­rect Mis­sion) de la NASA pre­ten­de ha­cer— no de­be­ría ser cla­si­fi­ca­do co­mo un “cuer­po ce­les­te”, sino, por lo tan­to, ser ob­je­to de apro­pia­ción en su to­ta­li­dad. Has­ta aquí, sin em­bar­go, es­tas vi­sio­nes han si­do exac­ta­men­te eso: vi­sio­nes. Pla­ne­tary Re­sour­ces ha pues­to só­lo un cu­be­sat de prue­ba en la ór­bi­ta terrestre, después de que uno fue des­trui­do en una ex­plo­sión du­ran­te el lan­za­mien­to. To­da­vía no ha ha­bi­do na­da cer­cano a un ate­rri­za­je pri­va­do en un as­te­roi­de. Lo que sí, un gran des­plie­gue pu­bli­ci­ta­rio. Jim Lo­gan, un ve­te­rano de 22 años en la NASA y co­fun­da­dor del Spa­ce En­ter­pri­se Ins­ti­tu­te, una fir­ma de ana­lis­tas sin fi­nes de lu­cro, ad­vier­te acer­ca de los “ca­de­tes es-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.